El diputado porteño Gustavo Vera, amigo del papa Francisco, visitó a Milagro Sala en el penal de Alto Comedero y le entregó un rosario bendecido enviado por el Santo Padre, que ya le había enviado otro el año pasado.

El legislador porteño Gustavo Vera le entregó a Milagro Sala un rosario bendecido por el papa Francisco, durante la visita al penal de Alto Comedero de San Salvador de Jujuy donde la líder de la Túpac Amaru se encuentra detenida desde enero del año pasado. El líder de La Alameda, que es amigo de Jorge Bergoglio desde hace muchos años, visitó a Sala este fin de semana junto a su par kirchnerista en la Legislatura porteña Gabriel Fuks.

Luego del encuentro con la dirigente social, Vera aseguró que el Sumo Pontífice “sigue atentamente” la situación de Sala porque “sabe que es una detención arbitraria”.

“Francisco sabe que es una detención arbitraria y obviamente le alegraría cualquier acción que se haga para que haya justicia y pueda estar en libertad, y se pueda reconstituir esa organización”, indicó, en referencia a la Túpac Amaru, que tras la asunción como gobernador jujeño de Gerardo Morales en diciembre del 2015, perdió recursos y capacidad operativa en la provincia. Según relató Vera en diálogo con el diario La Stampa, Sala se mostró “agradecida” por el gesto de Francisco y muy “esperanzada en que exista justicia”.

Por expresas instrucciones de la Corte Suprema de Justicia, el Cuerpo de Medicina Forense del máximo tribunal evaluaron el viernes el estado de salud y de detención de la jefa de la Túpac Amaru, quien semanas atrás había intentado herirse con una tijera producto de un ataque de nervios.

LEA MÁS: Francisco: para que haya paz en el mundo "faltan oídos que escuchen"

“Milagro me dijo que ella volvió a creer en la Iglesia por Francisco, se puso el rosario inmediatamente, agradeció muchísimo, estaba muy contenta y muy esperanzada en que exista justicia”, afirmó Vera.

Antes de llegar a la cárcel de mujeres, Vera y Fuks realizaron un recorrido por las construcciones desarrolladas por la Túpac Amaru y cuestionaron a Morales por desmontar muchas de esas obras. “Lo primero que siento es una gran bronca e indignación por lo que vi esta mañana. Vi la obra extraordinaria comunitaria que hizo la organización, vi la textil, la metalúrgica, las viviendas, vi el estado de la pileta, vi el centro odontológico cerrado, vi a la policía interviniendo en las escuelas de la Túpac”, lamentó.

Para el legislador, que se encuentra con conversaciones con el PJ porteño para amar un frente electoral común en la Ciudad, “no es sólo una persecución a Milagro Sala”, sino que la diputada electa del Parlasur “es la cara visible de la persecución a toda la organización social y la destrucción de un trabajo comunitario”.

Sobre la detención de Sala, dijo que el objetivo es “quebrarla moralmente”, y comparó su situación con lo que sucedía en “los peores tiempos de la dictadura”.