Segunda en la lista de Cambiemos a senadores en la Provincia de Buenos Aires, reveló: "La gente ya no nos tiene miedo; nos tiene confianza". Y criticó a los candidatos del kirchnerismo por "esconderse" en la campaña.

Gladys González, segunda en la lista de Cambiemos a candidatos a senadores por la Provincia, se refirió a los desafíos del oficialismo para generar “confianza” en algunos distritos del Conurbano a los que el Estado llega con obras que mejoran la calidad de vida de la gente, y cuestionó a los candidatos del kirchnerismo por “esconderse” en plena campaña.

-A pocos días de las elecciones, ¿cómo describiría la campaña en la Provincia teniendo en cuenta que los sondeos dan una leve ventaja de Cristina Kirchner?

-La expectativa que tenemos es muy positiva y ese optimismo nos lo expresa la gente cuando caminamos o hacemos un timbreo. La gente nos dice ‘fuerza. No aflojen’, esa expectativa es la que tenemos para estas PASO y aprovecho para pedir que la gente vaya a votar el domingo.

-¿Ese pedido que hace el gobierno se vincula con cierto desencanto de la ciudadanía al no haber internas?

-La verdad es que hubo un debate muy liviano acerca de las PASO y hemos dicho que deberá darse después de las elecciones porque la mayoría de los partidos va sin internas entonces la gente se ha planteado si sirven o no y puede que tenga cierta apatía a la hora de ir a votar sabiendo que la elección se define en octubre. De los datos que tenemos hay una parte de la población que aún no decidió su voto, así que no sólo trabajamos para que todos vayan a votar sino también para llegar con nuestro mensaje a aquellos indecisos. Por eso esta es una semana importante para aquellos que aún tienen dudas, que nos votaron en 2015 pero que hoy tal vez sea el sector de la población que más esfuerzo le pone porque el crecimiento no les llega a todos.

-Las reformas económicas del gobierno quitaron poder adquisitivo a muchos sectores que hoy no la pasan bien.

-Uno ve toda la realidad y es la gran diferencia entre nosotros y los que gobernaron antes o con quienes son adversarios, que es ver el 100% de la realidad. Eso es ver una Argentina que está creciendo, las cifras de la suba del 17% en la construcción, 6,6% en industria, una baja de la inflación, créditos hipotecarios que permiten a aquel que alquila por primera vez comprar una casa, son logros importantes. Pero también vemos que hay una parte de la población que le cuesta más: cuando entrás a un almacén, a un kiosco o una PyME que recién comienza, ves que hacen un esfuerzo mayor por la presión impositiva o las tarifas. Quienes dudan son los que quieren que el cambio sea más rápido, algo que esperan desde hace 30 años cuando uno ve un Conurbano que no tiene cloacas, agua o asfalto.

-Han llegado con distintas obras al Conurbano. ¿Qué les faltó para hacerse fuertes en distritos de la Tercera Sección?

-Tiene que ver con los años en los que hubo tanto abandono en que la gente se resignó a decir ‘el progreso no es para nosotros’. Y se generó una expectativa de cambio pero lo que pasa es que hay gente con las que nos va a costar construir esa confianza que le perdieron al progreso o a la esperanza. Tiene que ver con lo que representamos, en creer que gracias al esfuerzo de todos vamos a poder salir adelante. Como presidenta de la ACUMAR he visto todas esas carencias en los barrios más pobres de La Matanza, Almirante Brown o Lomas de Zamora, donde a todo esto que falta se le suma la contaminación. La construcción de la confianza no tienen que ver con si uno se llama Gladys o Cristina sino con qué representamos. Y somos un equipo preocupado para que los vecinos vivan mejor.

-¿Y de acá a octubre cómo podrán hacer para ganar esa confianza teniendo en cuenta que en algunos distritos les falta estructura política?

-La confianza tiene que ver con llegar a toda la gente y de ahí construir. Estamos entrando a barrios en donde antes sólo entraba el puntero, como con ‘El Estado en tu Barrio’, que ha sido muy eficiente en ese sentido, a lugares en donde la gente a veces no tiene ningún servicio y hemos ido a llevar el DNI, a incluirlos en programas sociales. Y el crecimiento va a llegar más cerca porque hay una rueda que empezó a funcionar, el sector automotriz empezó a tomar gente, la obra pública también demanda, eso va generando empleo genuino y mayor consumo. Dieciocho meses son pocos para que la gente pueda creer que puede llegar el progreso: pero ahora ya no nos tienen miedo.

-¿En qué sentido lo dice?

Porque en 2015 hicieron una campaña de miedo diciendo que a los sectores más pobres le íbamos a sacar la AUH. No sólo no sacamos nada sino que los monotributistas la pueden cobrar, tenemos un programa Más Vida, en la Provincia, para alimentar a las mamás y los bebés, reforzamos los comedores escolares. La tarifa social para estar cerca del que menos tiene. Ahora tenemos que seguir transmitiéndole esperanza para que sepan que puede cambiar el lugar donde viven.

LEA MÁS:

La mirada sobre el silencio de Cristina

“Cada uno tiene su estrategia. La de ellos es la de esconderse. Uno se pregunta por qué. La diferencia es que nosotros salimos a la calle, miramos a los ojos y estamos gobernando”, sostuvo González al preguntarle sobre el silencio de Cristina Fernández.

-Por su intervención en el SOMU recibió ataques de sindicalistas y denuncias por supuestos manejos turbios que la involucrarían.

-Ningún sindicalista salió a defender al “Caballo” Suárez. Era hasta público lo que hacía después de 27 años de manejar el SOMU. Dirigentes, sindicalistas y empresarios se pusieron contentos cuando lo vieron preso. Jefe de una asociación ilícita, lo que hacía no era solo estafar a los trabajadores sino que hacía que el flete marítimo saliera más caro, había una extorsión en complicidad con el estado por eso denuncie al ex ministro De Vido por sobreprecios por gasoil y fueloil. Y durante el año que fui interventora no sólo me amenazaron de muerte sino que hicieron una campaña sucia.