Si algo queda claro en la Argentina es que cada cual atiende su juego, en una especie de "Antón Pirulero" en el que siempre pierde el Estado o, lo que es lo mismo, los argentinos que trabajan y pagan sus impuestos.

Tierras para todos, menos para los que trabajan

En los revolucionarios años ´70, un eslogan comunista estaba presente en cada manifestación y discurso de la izquierda: "La tierra debe ser para quien la trabaja" . Pasó medio siglo y el eslogan se actualizó: "Tierras para todos, menos para los que trabajan". Bajo la premisa de crear derechos y reconocer cualquier reclamo, los políticos reparten con alegría los bienes del Estado que no les pertenecen y son propiedad de todos los argentinos incluidos los de las próximas generaciones.

Los "ocupas" quieren una vivienda digna

Es que hay tres grupos de argentinos que, con argumentaciones diversas, exigen que el Estado les de tierras. En primer lugar, se encuentran los "ocupas" que requieren de terrenos para levantar sus viviendas y fundamentan la legitimidad de las ocupaciones que realizan en el estado de necesidad: no tienen donde ir a vivir, ni dinero para comprar el "terrenito". El dirigente social Juan Grabois les dió un gran argumento para que se queden con bienes ajenos, públicos o privados. Según él, "usurpar es ingresar en un inmueble con clandestinidad, violencia o abuso de confianza. Si hay un pastizal abandonado, sin alambrar, y la gente entra, les guste o no señores, no hay delito. Ningún delito. El que dice que ocupar es delito, miente", concluyó.

Por eso, tenga el pasto bien cortadito, porque si lo dejó crecer y le meten una casilla en el jardín de su casa, no es delito.

Por eso, los pobres (o algunos dirigentes detrás de ellos) que ocupan terrenos, lo justifican por su estado necesidad, para poder tener una vivienda digna que el Estado no les da vulnerando así su derecho constitucional al techo. Asì que usted ahorró, se sacrificó, y pudo comprarse un dos ambientes o un terrenito y construir su casa ladrillo a ladrillo, es un boludo que no conoce sus derechos.

Los mapuches quieren sus tierras ancestrales

Otros que tienen derecho a tierras fiscales o privadas sin pagarlas, son los mapuches. Ellos reclaman sus territorios ancestrales que el "hombre blanco" les usurpó a ellos, sus legítimos dueños, durante la colonización.

No importa quien ganó la guerra. Ni que hayan pasado siglos. Quieren las tierras de sus ancestros aunque no sean mapuches al 100% y haya mezcla de origen con españoles y hasta ingleses.

En una nueva embestida, una familia Mapuche quiere unas 700 hectáreas de San Carlos de Bariloche, donde funciona desde hace décadas, la Escuela de Montaña del Ejército Argentino. Tanta fue la presión de los "hombres blancos" de esa ciudad y de todo el país, que la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, tuvo que salir a aclarar que no está previsto entregar ese predio de las fuerzas armadas a los pueblos originarios (en realidad a una familia que dice ser descendiente de los pueblos originarios que, incluso podrían ser originarios de Chile)

Los empresarios quieren tierras para promover el progreso (propio)

Entre los que quieren tierras gratis o muy baratas, están los empresarios desarrolladores. ¿Y qué mejor lugar para conseguir ofertas que en Estado?

La iniciativa pública/ privada es una fuente extraordinaria de ofertas. Es que para un desarrollador, nada mejor que un facilitador.

Entre los que promueven el progreso a bajo costo para los constructores y altísimo para los ciudadanos, está el macrismo (aunque Mauricio Macri ya no participe).

"Juntos por las Tierras" (sin el cacique Mauri)

El oficialismo porteño en la Legislatura aprobó el jueves 8 de octubre pasado una ley que permite la construcción de un barrio náutico en el los terrenos de la ex Costa Salguero, con edificios de hasta 30 metros de altura como si fuera necesario poner una pared entre los porteños y el Río de la Plata.

Obviamente, miles y miles de "hombres y mujeres blancos" criticaron esta iniciativa por las redes sociales pero la tribu de los CEOS porteños solo escucha el llamado de su ancestro Mauri "CalabriaPuche" que les enseñó cómo avanzar haciéndose el indio distraído (o boludo)

"Cara de Roca Ancestral" Larreta y "Carancho Rojo" Santilli

Detrás de cada iniciativa público/ privada que genere negocios están siempre los dos caciques de las tierras ancestrales del Río de la Plata: "Cara de Roca Ancestral" Larreta y "Carancho Rojo" Santilli.

El jefe indio calvo opera desde su toldo ubicado en Libertador y Tagle. Por su parte, el cacique colorado tiene su choza en Barrio Parque (pero es prestada porque es un indio pobre).

Los dos están detrás del progreso del territorio ancestral que vienen recuperando desde hace más de 13 años, cuando los "Calabriapuches" ganaron las elecciones de la Ciudad Sagrada de los Buenos Aires. Son indios, pero no boludos. Y están convencidos que los "hombres y mujeres blancos" de la ciudad que los votaron tienen que bancarse que las tierras ancestrales de "Costa Salguero", donde estarían enterrados varios de sus antepasados, sirvan de base para una reservación náutica que levantarán miembros amigos de la tribu de los CEOS. Es el derecho de los pueblos originarios.

ResponderReenviar

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados