El comando electoral del oficialismo buscará con las obras y la seguridad tapar los números en rojo que se desprenden de la economía. Es por eso que intentarán reflotar el slogan de los comicios de 2015

Aunque no lo diga a viva voz, el gobierno se metió de lleno a delinear la campaña electoral que se viene: sin la posibilidad de mostrar mejoras en la economía se volcará a confrontar nuevamente ‘con el pasado’, esto es el kirchnerismo, al que asimila a los vicios del populismo en relación a la pérdida de calidad institucional y al auge de la corrupción e inseguridad.

Con reuniones entre funcionarios y el estratega Jaime Durán Barba -que se intensificarán en unos días cuando regrese de sus vacaciones patagónicas Marcos Peña- y movimientos en el búnker PRO de Balcarce 412, donde funciona el equipo diseñado por el jefe de gabinete, ya comenzaron a delinearse los ejes de la campaña.

La decisión de unificar los comicios de Capital y Provincia con el calendario nacional no hizo más que consolidar la estrategia de la Casa Rosada: todos, incluida la estrella de María Eugenia Vidal, deberán traccionar votos que permitan la reelección de Mauricio Macri. Es un contexto de crisis, con números de encuestas no muy amigables pero que le garantizan al oficialismo un tercio del electorado.

Con la economía en recesión y un persistente freno al consumo, Cambiemos intentará aggiornar su discurso de cambio. En Casa Rosada nunca hubo dudas respecto a esa estrategia. En la víspera al homenaje a Raúl Alfonsín, un funcionario cercano a Macri dijo que “la campaña seguirá siendo cambio versus pasado. Aunque llevemos 3 años podemos seguir representando el cambio en la forma de gobernar, con transparencia y sin populismo”.

El Ejecutivo intentará instalar la recuperación de las estadísticas públicas, por ejemplo, las mismas que hoy le indican su fracaso en las metas trazadas por el presidente: la reducción consistente de la inflación y la pobreza. Con todo, hoy en Balcarce 50 persiste un debate por la metodología de medición de la pobreza: la mayoría defiende calcularla por ingreso como la estima el Indec pero en parte del gabinete social gana espacio la multidimensional, aquella que estudia el acceso a servicios básicos como agua, cloacas, salud y educación de la población vulnerable. Con las obras de infraestructura en marcha, como el Sistema Riachuelo que ampliará la red de saneamiento a 1,5 millones de personas en AMBA, el gobierno aspira a reducir este fenómeno.

El eje de la corrupción del kirchnerismo -en Casa Rosada descuentan un mano a mano entre el presidente y Cristina el 27 de octubre con grandes chances de definirse en el balotaje del 22 de noviembre- también será vital para la campaña del oficialismo.

Casualmente el jueves la causa de los ‘cuadernos de las coimas’ nuevamente hizo ruido en Comodoro Py. En una confesión ante el juez Claudio Bonadío, Carolina Pochetti, la viuda del secretario K Daniel Muñoz, acusó al juez Luis Rodríguez de haber recibido coimas para frenar causas contra funcionarios kirchneristas. Al fallecido secretario se le endilga el lavado de dinero en Estados Unidos por 100 millones de dólares. También se acogió como arrepentido el ex contador del otrora matrimonio presidencial, Víctor Manzanares, que ratificó el traslado de valijas con dinero hacia las propiedades de los Kirchner.

Empero, el fiscal que sigue el emblemático expediente recibió una dura imputación. El sitio El Cohete a la luna, de Horacio Verbitsky, difundió que Marcelo D’ Alessio, sobrino de Carlos D’ Alessio, escribano General del Gobierno nacional, extorsionó a un productor agropecuario para que pagara 300 mil dólares a cambio de que Carlos Stornelli no investigara su presunta participación en los cuadernos de las coimas.

Desde sectores afines al kirchnerismo intentan desde hace tiempo anular ese expediente. Con esta denuncia insistirán esa estrategia. No obstante, la ex presidenta deberá afrontar este año otros embates judiciales, como Hotesur, donde se la acusa de lavar dinero de la corrupción a través de hoteles de Calafate.

Con todo, en Cambiemos hay espacio para el debate electoral y también para las internas.

El último viernes el intendente de Vicente López, Jorge Macri, fue anfitrión de un encuentro de jefes comunales PRO en el que pidieron la anulación de las PASO. En Casa Rosada, al igual que con la idea del fallido desdoblamiento, no respaldarían esa movida.

‘La Provincia se ahorraría $5.800 millones con lo que cuesta organizar las primarias, lo que equivale a solventar 2 puntos en la paritaria docente”, dijo el diputado provincial César Torres, armador del primo presidencial y presente en el encuentro.

Los jefes comunales aseguran que, tras la caída del adelantamiento de las elecciones bonaerenses, los números de los votos en Diputados podrían cambiar. ‘El presidente dijo que no alcanzan los votos pero ese poroteo es previo a la unificación’, sostuvo una fuente gubernamental consultada. Lo que se busca, al igual que con el desenganche del calendario nacional, es incomodar al peronismo para asegurar una victoria en octubre.

De hecho, el titular del PJ, José Luis Gioja, ya avisó que está en contra de la derogación de las primarias nacionales y encomendó al gobernador Sergio Uñac a que los diputados sanjuaninos rechacen un eventual proyecto parlamentario.

En el oficialismo quienes respaldan las PASO dicen que, en caso de una derrota como ocurrió en 2017, tendrían la posibilidad de dar vuelta la elección en las generales de octubre. Parece difícil, no obstante, que Cambiemos logre imponer el proyecto en un año electoral en un Congreso con muy pocas sesiones programadas. Tampoco está claro lo que ocurrirá con el proyecto de financiación de los partidos políticos ante la virtual caída de la convocatoria a sesiones extraordinarias. En pos de la transparencia y para alejar las denuncias por los aportes truchos en los comicios de 2017, el Ejecutivo no descarta hacer uso de un decreto simple para bancarizar los aportes, tal como publicó Clarín.

Un factor de discordia dentro de Cambiemos resultó la confirmación, tras las dudas de los últimos meses, de la candidatura del ministro de Educación Alejandro Finocchiaro a intendente de La Matanza. La postulación puso de manifestó la interna con el histórico referente del PRO en el distrito, Miguel Saredi, que resiste a resignar sus chances a gobernar el partido más populoso de la Provincia y dice ser el dirigente opositor con mejor imagen.

Saredi, un peronista que jugó con Sergio Massa en 2013 y entre 2017 y 2017 logró alcanzar los 32 puntos para Cambiemos en el distrito, sostiene que con el único dirigente que mantiene diálogo es con Federico Salvai, el jefe de gabinete bonaerense. Aunque Finocciario llega con el status del ‘caballo del comisario’, no cayó bien su anticipada postulación como tampoco las denuncias del entorno de Saredi de ‘caranchear’ cargos en el distrito para poder bancar la campaña que se viene.

A comienzos de febrero fueron separados de sus cargos Sabrina, la mujer del concejal que revestía en el programa El Estado en Tu Barrio, y dirigentes cercanos a Saredi en el Pami de Tapiales, en el Renaper de La Tablada.

Con este mar de fondo, la meta de repetir la performance electoral de 2017 en el partido gobernado por Verónica Magario resulta de difícil concreción. Conservar intendencias propias y votos en distritos adversos es el objetivo ‘realista’ que se impusieron los estrategas de los comicios bonaerenses al calor de la crisis.

Otra ‘peroncheada’, tal como bautizó a la maniobra un operador sindical, fue la decisión del ministro Dante Sica de cambiar al interventor del gremio Soeme: desplazó a Conrado Reinke, designado por Jorge Triaca, sin consultar al juez del caso, Ernesto Kreplak, cuando hay elecciones programadas el 30 de mayo para normalizar al ex sindicato de los Balcedo. La sombra del detenido gremialista, a cuya mano derecho la justicia le incautó esta semana un arsenal, asoma detrás de esta sorpresiva medida.

La relación con la Iglesia tampoco muestra mejoras luego de un año en que el debate por el aborto rompió puentes en medio de la emergencia económica. Mientras el cardenal inglés Vicent Nichols, enviado del Papa para encabezar un congreso contra la Trata de Personas, daba misa en la Catedral porteña, los obispos del Noroeste argentino emitieron un comunicado en el que advirtieron sobre ‘la lógica economicista que impone el paradigma tecnocrático, cuya finalidad es consumir y producir, desplazando la justa distribución de los bienes’.

Los prelados, que habitan zonas donde el gobierno promueve la minería de litio por ejemplo, remarcaron que ‘es importante resaltar la conexión entre el modelo económico extractivista y el clima, el agua y el modo de vida de las comunidades. Esto genera nuevas formas de pobreza’.

ADEMÁS:

Bullrich sigue sin saber si será candidata: "Nadie me lo comentó"

"La inflación tiene que ver con la falta de programa y los beneficios a empresas amigas"

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados