En el día de ayer desfilaron varios gobernadores por la Casa de Gobierno, donde se entrevistaron con quienes están a cargo de llevar adelante las negociaciones por el consenso fiscal.

"Estamos frente a una negociación compleja. Pero, no obstante, todo va a desembocar en el recinto del Congreso’.

Esa fue la cautelosa frase utilizada por una calificada fuente gubernamental al ser consultada sobre si las negociaciones por el ‘consenso fiscal’, entre el Poder Ejecutivo y los gobernadores provinciales, finalmente desembocarán en la firma de mentado documento mañana en Casa Rosada, durante un acto en los principales salones.

El pacto fiscal anunciado durante el cónclave del último jueves entre el presidente Mauricio Macri y los representantes de las 24 provincias contiene además de la reforma tributaria -que Hacienda envío a la Cámara de Diputados en las últimas horas-, la ley de Responsabilidad Fiscal, el Presupuesto 2018 y la estratagema urdida para compensar a la provincia de Buenos Aires a cambio de que esta jurisdicción retire la demanda ante la Corte Suprema, que haría peligrar las cajas provinciales.

Desde entonces se escucharon quejas de parte de algunos gobernadores y en Casa Rosada han decidido negociar ‘mano a mano’ con cada uno de los representantes provinciales.

Es que, más allá que el gobierno se compromete a no tocar los fondos que cobraban las provincias por el Fondo del Conurbano, hay otros reclamos específicos como el de Santa Fe, que pide a las arcas de la Nación el pago de 51 mil millones de pesos a causa de la retención ilegal que ANSeS hizo de una parte de la Coparticipación Federal desde 1992.

De hecho, uno de los puntos del entendimiento que genera mayor resistencia es que las provincias deben renunciar a las demandas iniciadas ante la Corte por la distribución de fondos.

También muchas jurisdicciones se oponen a la baja gradual hasta su eliminación del impuesto a los Ingresos Brutos para sectores productivos, algo en lo que la administración federal podría admitir cambios. Se trata de un tributo fundamental para muchas economías regionales.

Lo cierto es que en la Casa Rosada continúan con las negociaciones. Ayer, bien temprano, un funcionario del Ministerio de Interior resumía el panorama de agenda de la fecha: ‘Hoy hay reuniones con los ministros de Economía. Mañana se juntan los gobernadores y el jueves vienen todos acá’, indicó.

Lo cierto es que no está claro si todos los gobernadores mañana van a firmar el pacto fiscal para luego posar en la foto con el presidente Macri.

LEA MÁS:

Ayer por la tarde estuvieron en las oficinas del ministerio del Interior los funcionarios de hacienda provinciales de Misiones, Santa Fe, Chaco, Formosa y Río Negro. Se entrevistaron, por separado, con los ministros Rogelio Frigerio y Nicolás Dujovne para tratar temas particulares.

Un poco antes pasó por el despacho de la planta baja del palacio gubernamental el electo gobernador santiagueño, el senador Gerardo Zamora, que también dialogó sobre el tema con los ministros. Los representantes del resto de las jurisdicciones serán citados en las próximas horas, para reuniones personales y así tratar de llegar a un entendimiento por separado y no en conjunto.

Hay muchas cosas por negociar. En Santa Fe estamos dispuestos a hacer cambios pero hay que negociar. Y la posibilidad de llegar a un acuerdo el jueves es la capacidad de ceder en las dos partes siempre que se tengan en cuenta aspectos como la deuda que Nación tiene con la provincia que hasta ahora no ha hecho ningún movimiento (de fondos)’, explicó un colaborador del gobernador santafesino Miguel Lifschitz.

Hoy a las 11 los gobernadores de provincias opositoras y oficialistas se reunirán en el Consejo Federal de Inversiones (CFI), en pleno corazón del microcentro porteño, donde escucharán los argumentos esbozados por cada uno de los ministros de Economía. Con posterioridad a este encuentro, los mandatarios intentarán debatir una postura para llegar a la cumbre de mañana con una posición común.

Con todo, en dependencias de la Casa Rosada confirmaron la reunión con los gobernadores de mañana. En principio la encabezaría el propio Frigerio y si finalmente las negociaciones culminaran con la firma de un documento, haría su aparición Macri para la clásica foto. Por ahora esa imagen no está garantizada.

Aparecen en esta nota: