La medida se anunciará este miércoles y beneficia a 570.000 inscriptos que, de esta manera, podrán recibir transferencias y solicitar créditos

El gobierno anunciará este miércoles el pase a cuentas sueldo -que permitirá recibir transferencias de terceros o pedir créditos bancarios- de los 570 mil beneficiarios del Potenciar Trabajo, el unificado mega plan social en el que desembocaron los integrantes de cooperativas y demás emprendimientos.

Así lo confirmó a Diario Popular el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, al explicar que hasta el momento las cuentas las administraba la cartera ubicada en 9 de Julio y Moreno, entregando una tarjeta de débito para que los beneficiarios pudieran cobrar los $8500, correspondientes a la mitad del salario mínimo, vital y móvil.

Según informó el funcionario, este miércoles no habrá acto en la sede central del Banco Nación sino que el convenio se rubricará vía Zoom con el titular de la entidad crediticia, Eduardo Hecker. Además del ministro, también participarán de la teleconferencias funcionarios como Emilio Pérsico, secretario de Economía Social y referente del Movimiento Evita, que también viene empujando la iniciativa.

El Potenciar Trabajo, que en parte reemplazará el pago del IFE en la post pandemia, viene siendo ampliado. La semana pasada se incorporaron los jóvenes que están en la última etapa del tratamiento contra la drogadependencia en granjas y centros asistenciales.

Es que hasta entonces sólo se permitían "altas" de beneficiarios que provengan de casos de violencia de género, de empresas recuperadas o sean de la comunidad Trans.

Al respecto, Arroyo explicó que "vamos a firmar este convenio para que los 570 mil beneficiarios tengan una cuenta salarial en el Nación".

Las tres ventajas

Y tendrá tres ventajas: les permitirá incorporar otros ingresos a la misma cuenta ya que podrá depositar cheques o recibir depósitos porque siempre decimos que Potenciar Trabajo es una base que el trabajador después podrá ampliar.

También significa otro paso a la formalización -es la articulación entre lo formal y lo informal- después de lanzar el Renatep y hacer que los trabajadores de la economía popular puedan facturar con 2 años de exención en el pago de impuestos".

Por último, Arroyo detalló el tercer beneficio de la iniciativa: "podrán tomar créditos productivos, para incorporar máquinas o elementos para trabajar". Al trazar una explicación de la misma, sostuvo que es un "un instrumento para ampliar la frontera de la formalidad y, que de esta manera, se vaya extendiendo".

Es que la transformación en cuentas sueldos posibilitará que los integrantes del mega 'plan social puedan "hacer otras changas" o tomar otros empleos y cobrar vía transferencia bancaria, por caso, de parte de agentes del estado en sus tres niveles o de parte de privados. Potenciar Trabajo fue de la unión del plan Hacemos Futuro con quienes cobraban el salario social complementario (SSC).

Con esta herramienta crediticia, los beneficiarios podrán ser contratados también por una firma y cumplir una jornada laboral que al menos se retribuya con el salario mínimo.

El futuro del IFE

Desde hace meses se discute que pasará con el pago del Ingreso Familiar de Emergencia en la denominada post pandemia: si se transformará en una suerte de renta universal o bien será absorbido por otro planes.

Hoy ese monto de $10 mil se paga a casi 9 millones de personas, por lo que se descuenta que a futuro no abarcará a todo ese universo por las limitaciones de las arcas públicas.

Al respecto, Arroyo definió tres ejes sobre lo que ocurrirá con la ayuda estatal destinada a los trabajadores informales cuando termine la emergencia: "Por un lado, una parte será absorbida por Potenciar Trabajo, también habrá un ´ingreso base´ para quien no posea una remuneración formal asociado a una capacitación laboral o la terminalidad de la secundaria. Y por último, otros beneficiarios trabajarán en la urbanización de los 4 mil barrios vulnerables" que el Renabap detectó en el país.

Se trata de un plan ambicioso de contención destinado a los caídos del sistema para cuando finalice la emergencia sanitaria. Habrá que ver cuál será su verdadero alcance. Por lo pronto, en medio de esa declamada fusión entre el empleo formal y el informal, ayer se produjo un evento que reunió a jefes sindicales -como Pablo Moyano (Camioneros) y Gerardo Martínez (Uocra)- con dirigentes sociales.

En la reunión celebrada en la sede de la Uocra, se presentó el "Plan de Desarrollo Humano Integral", publicitado como "un aporte hacia una estrategia nacional post pandemia, inspirado en la consigna de Tierra, Techo y Trabajo que impulsa el Papa Francisco junto a movimientos populares de todo el mundo". Estuvo presente Juan Grabois, del MTE, cercano a Jorge Bergoglio.

La iniciativa busca crear más de 4 millones de puestos de trabajo en la economía popular y 170 mil empleos registrados regulados por convenio colectivo, con una inversión inicial de $750 mil millones anuales. Otra propuesta ambiciosa que, sin el sello de la CGT, por primera vez muestra a sindicalistas y dirigentes sociales en una mesa de de debate con una acción concreta.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados