El presidente Alberto Fernández tendrá un encuentro con la mesa chica de la CGT y estarán también los empresarios con los que se reunió el miércoles pasado en Olivos.

Mientras el gobierno prepara una nueva convocatoria conjunta de empresarios y sindicalistas para la semana próxima, se suman algunos cuestionamientos gremiales, por lo bajo, para que haya asistencia estatal para hacer frente a los contagios de covid-19 en los frigoríficos o bien para evitar los maltratos que sufren los camioneros en los cruces interprovinciales.

Se destrabó, con todo, el conflicto con los estatales y llegaron a buen puerto las negociaciones con los aeronáuticos de Aerolíneas Argentinas.

El presidente Alberto Fernández adelantó el último jueves, en ocasión de la conferencia de prensa para anunciar una nueva extensión de la cuarentena, que la semana entrante se reunirá con la mesa chica de la CGT. Según pudo averiguar este medio en las últimas horas, la reunión, que aún no tiene fecha, incluiría a los empresarios con los que el Jefe de Estado se había encontrado el miércoles pasado en Olivos.

De hecho, ayer la CGT y la UIA pidieron al ministerio de Trabajo que homologue la prórroga por 2 meses del acuerdo de suspensiones con rebaja salarial de hasta el 25%, conocido en las últimas horas. La cartera de Claudio Moroni había rubricado el acuerdo original al poco tiempo, despertando críticas del kirchnerismo duro, como fue el caso del diputado Máximo Kirchner y del laboralista Héctor Recalde. "La próxima reunión es por la foto, para mostrarse activos frente a los problemas que surgen. Pero la CGT, más allá de ese acuerdo provisorio, no puede decidir nada porque no hay consejo directivo", apuntó una fuente gremial consultada.

ADEMÁS:

Fernández insistió con la necesidad de un contrato social postpandemia

Sí en las últimas horas hubo un acercamiento del gobierno con los estatales de UPCN. Andrés Rodríguez, titular del gremio que el lunes había sacado un inusual duro comunicado ante la decisión del Ejecutivo de postergar la discusión salarial, fue parte de la reunión del jueves de mesa chica cegetista con Wado de Pedro, ministro del Interior.

Ayer los gremios aeronáuticos llegaron a un acuerdo con los directivos de AR tras la decisión de la empresa de suspender a cientos de trabajadores y aplicar el artículo 223 bis de la ley de Contrato de Trabajo. Finalmente los afectados gozarán de igual salario de bolsillo en junio y julio pero la empresa no pagará aportes patronales. Con todo, una vez transcurrido el plazo, las partes se volverán a juntar para "evaluar conjuntamente la situación y las variantes de continuidad que sean posibles", informó, por caso, el gremio de Aeronavegantes.

El otro conglomerado gremial enfrentando a la central de calle Azopardo es el que lidera Hugo Moyano. Su hijo Pablo también estuvo con De Pedro en Casa Rosada, un día antes, luego que se viralizaran videos de camioneros denunciando distintos aprietes en los ingresos y límites interprovinciales. El malhumor de los trabajadores había despertado la posibilidad de "un paro disfrazado" -con la excusa de disponerse en cuarentena preventiva una vez regresados a sus casas- desde este fin de semana.

Tras la reunión del último miércoles, ayer Camioneros emitió un comunicado en el que "denuncia públicamente el maltrato que vienen sufriendo los trabajadores en los ingresos de ciertas provincias y ciudades de nuestro país, donde son sometidos a controles abusivos por parte de las autoridades, al demorarlos durante largas horas, incluso jornadas enteras, mientras se los mantiene imposibilitados de acceder a sus necesidades básicas de alimentos, sanitarios y aseo personal. En muchos casos se ha utilizado a la Policía para ejercer mediante la violencia el sometimiento de los choferes".

Más allá de las negociaciones con los funcionarios, el gremio facultó a sus abogados a formular las denuncias penales "que correspondan ante tan grave atropello". Es decir, los Moyano ahora optan por las denuncias en la justicia y no en una eventual amenaza de paro, tal como ocurrió con anteriores conflictos. Curiosamente esta semana la patronal Fadeaac amenazó con "desabastecimiento" si continuaban las medidas que dificultaban la descarga de los rodados en provincias como Jujuy, Chaco o Mendoza.

De hecho, en las últimas horas se produjeron protestas en Desaguadero, límite entre San Luis y Mendoza, y en la localidad cordillerana de Uspallata. En Formosa los trabajadores denunciaron que al ingresar, las autoridades los han obligado a hacer una cuarentena en habitaciones con "colchones tirados en el piso y sólo con 2 horas diarias de uso del celular".

Otro sector que ayer se hizo escuchar fue el de los trabajadores de la carne, que pide ayuda del estado para proteger y aislar a los empleados de frigoríficos enfermos con coronavirus.

Según se pudo averiguar, en establecimientos de la provincia de Chaco se registraron 14 contagios y en plantas del resto del país, otros 20. "El gremio está cerca de los trabajadores, a veces las empresas detectan un caso, lo aislan y quieren seguir como si nada. Pero el sindicato consigue que aislen no solo al contagiado sino a los compañeros", consignó una fuente sindical. El pedido de asistencia estatal sería para aplicar protocolos que impidan, por ejemplo, que asintómaticos luego propaguen el virus por los barrios.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados