Para reducir los hechos delictivos, la Provincia incorporará los dispositivos en los ingresos al nosocomio de Quilmes, en el marco de un plan de obras para mejorar no sólo la seguridad sino también la infraestructura edilicia, que está previsto que comience en los próximos 20 días.

El director del Hospital, Juan Fragomeno, se refirió a la puesta en valor del centro de salud y reconoció que muchas veces ocurren hechos de violencia, tanto por parte de algunos pacientes como por delincuentes.

Hay un plan integral diseñado hace unos 6 meses, y que en breve comenzará a funcionar, en donde la Policía Bonaerense se hará cargo de toda la seguridad en forma integral, se pondrán barreras para detectar metales, mayor cantidad de cámaras y rejas donde tenga que estar cerrado”, detalló.

No obstante, remarcó que, actualmente, el hospital cuenta con “vigiladores puestos por la Provincia de Buenos Aires y, a la vez, con la Policía, que cubren todo el hospital”.

Asimismo, Fragomeno señaló que “la salud pública está atravesando una serie de problemas importantes, pero se han visualizado y hemos comenzado a trabajar”. “Hay cosas que se harán de forma inmediata y otras más tardíamente, pero ya visualizamos donde está el grueso de los problemas”, agregó y, luego, reflexionó: “El hospital somos todos y necesitamos de todos para seguir creciendo y manteniéndonos. Seguimos siendo un lugar seguro de atención, es uno de los pocos lugares donde se cuenta con una guardia de 16 médicos de todas las especialidades”.

Ambicioso proyecto

El antiguo edificio del Hospital Iriarte presenta un deterioro general por la gran cantidad de años que lleva funcionando y debido al poco mantenimiento que se le hizo. Por este motivo, las autoridades sanitarias de Nación y Provincia planean construir un nuevo hospital en Quilmes.

“Se ha pensado en hacer un nuevo hospital. En un plazo de 3 o 4 años la ciudad tendrá un nuevo centro de salud de referencia, que estará ubicado en Quilmes Oeste”, enfatizó Fragomeno.