Los obligaban a trabajar con agroquímicos y padecían peligrosas enfermedades. Eran cinco familias que trajeron engañadas desde Bolivia, en las que había 18 menores de edad. Apenas comenzaban a caminar ya cumplían alguna tarea y los más grandes realizaban jornadas de entre 12 y 14 horas.

Un grupo de 18 niños “esclavos” intoxicados con agroquímicos, que fueron traídos engañados desde Bolivia junto a sus padres para ser explotados laboralmente y reducidos a la servidumbre en una quinta del Parque Pereyra Iraola, fueron liberados por la Policía durante 4 allanamientos realizados en Berazategui, que dejaron como saldo, además, tres sujetos detenidos a los que intentarán imputarles cargos por trata de personas.

La investigación comenzó cuando una maestra de una escuela rural de esa zona descubrió que una alumna tenía las manos quemadas, al parecer tras tener contacto con sustancias muy peligrosas. La docente hizo la denuncia y comenzó una investigación en la que se descubrió una red de explotación de personas con conexiones en el país del altiplano.

El fiscal Daniel Ichazo, quien llevó a cabo la pesquisa y el posterior operativo de rescate, se mostró espantado por lo descubierto durante los allanamiento y aseguró que los menores vivían en “condiciones infrahumanas”.

“Depende de la edad de cada chico, cumplían diferentes tareas. Los recién nacidos estaban en carretillas improvisadas como cunas. Cuando ya podían caminar comenzaban a colaborar. A partir de los 6 y hasta los 10 años ya tenían tareas asignadas, como el desmalezamiento de los cultivos. Y lo que tenían más edad ya cumplían jornadas de entre 12 y 14 horas”, detalló el funcionario judicial a POPULAR.

Asimismo, expresó que “lo más peligroso era el uso que realizaban de los agroquímicos”. “Ni siquiera tenían la ropa adecuada para manipular sustancias tan peligrosas, por eso algunos de ellos tenían erupciones en la piel. Nunca vi una situación igual”, exclamó y, luego, agregó: “En total, entre menores y adultos, había unas 40 personas que vivían en situaciones paupérrimas. Los alojaban en casillas totalmente destruidas, con letrinas afuera y el piso de tierra”.

Imputación

En los operativos se detuvieron a los tres dueños de la quinta, todos argentinos e integrantes de una misma familia, que eran los encargados de la producción de los terrenos y de la explotación de sus trabajadores. Para Ichazo, la imputación por “explotación laboral y reducción a la servidumbre” debería cambiar a “trata de personas”, ya que hubo “captación y engaño”. En ese caso, la causa debería pasar a la órbita de la Justicia Federal.

“Los traían de Bolivia bajo la figura de ‘medianeros’, es decir que se recibirían el 50 por ciento de las ganancias por parte de los dueños de las tierras. Pero en realidad no cobraban esa ganancia, les descontaban el pasaje, la comida, los agroquímicos y el flete. Era un sistema de explotación perverso”, enfatizó Ichazo.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados