El autocuidado parte vital de la gestión médica y ayuda a fomentar la responsabilidad personal y a tomar decisiones respecto a la salud.

Construir nuestra inmunidad a diario es una de las claves para tener salud y fomentar el autocuidado. Cada individuo, dependiendo de sus genes, pero especialmente de factores ambientales y de estilo de vida, irá moldeando su sistema inmunológico. Aunque somos conscientes de la importancia de una buena alimentación, la rutina diaria hace que por distintas razones no nos alimentemos de la forma que nuestro organismo lo necesita.

El autocuidado responsable es el resultado de las acciones diarias en favor de la salud de cada uno de nosotros, de nuestra familia y de la comunidad en la que vivimos. El estado de salud puede verse afectado por condiciones leves o no tan graves cuyos síntomas pueden ser prevenidos o autogestionados de manera segura y eficaz con el apoyo de productos de autocuidado.

En este sentido, el consumo de alimentos ricos en nutrientes, la incorporación de vitaminas, contar con un buen descanso, realizar actividad física y reducir los niveles de estrés, son acciones de autocuidado que debemos atender todo el año, para prevenir y protegernos de agentes externos (virus, contaminación ambiental, y mantenernos saludables.

Alimentos con nutrientes y vitaminas.png

Para quienes desean reforzar el consumo de algunas vitaminas y minerales, también está la opción de complementar la dieta con suplementos nutricionales con vitaminas C, D y zinc, cuyo consumo regular y adecuado contribuye a fortalecer las defensas del organismo”, explica la Dra. Luciana Armengol, Médica Especialista en Medicina Farmacéutica y Gerenta Médica en Bayer Cono Sur (MN 112.756).

Existen suplementos que pueden ayudar a que nuestro cuerpo obtenga los requerimientos nutricionales necesarios para fortalecer el sistema inmune y así tener una buena respuesta frente a la exposición viral o la vacunación.

La Vitamina C, por ejemplo, es un nutriente esencial utilizado para reparar tejidos dañados y para la formación de neurotransmisores y enzimas. Esta vitamina, ayuda a regular el metabolismo, sistema inmune y presión arterial.

Se puede encontrar en frutas como la naranja, frutilla, kiwi, limón, y verduras como las arvejas, brócoli, tomate, kale, zucchini, entre otras fuentes naturales. Es posible también, que sea necesario reforzar la ingesta de vitamina C a través de la suplementación para asegurarnos de tener la cantidad necesaria todo el año y no solo en invierno.

Algunos beneficios adicionales de esta vitamina son: protección de la salud de la piel, colaborando en la generación de colágeno, la recuperación de heridas y previniendo el envejecimiento causado por rayos UV; tiene un efecto antioxidante, logrando neutralizar sustancias perjudiciales para la salud como el humo del cigarrillo y polución, entre otras.

Además, ayuda a reducir los síntomas del resfrío común y la gripe, ya que tiene acción antiinflamatoria, disminuye la intensidad y la duración de síntomas, reduce el número de episodios en niños con infecciones respiratorias recurrentes y tiene efecto antihistamínico.

También favorece la absorción de hierro y la eliminación de colesterol, es indispensable para el adecuado crecimiento, desarrollo y funcionamiento de todos los órganos, ayuda a mejorar la salud bucal, y favorece la generación de anticuerpos.

M Vitamina C.jpeg

Por otro lado, la Vitamina D es uno de los más poderosos nutrientes, ya que modula y coordina el sistema inmune. Favorece la integridad de la piel y tejidos, promueve la producción de nuevos componentes celulares inmunológicos, estimula el movimiento celular hacia el sitio de infección y disminuye el riesgo de infección respiratoria aguda. Algunas fuentes naturales de vitamina D son el sol (rayos UVB), pescado, leche y huevos.

Por su parte, el Zinc es un mineral que ayuda a controlar la inflamación provocada por las infecciones, posee acción antiviral y alivia los síntomas del resfrío común en adultos. Asimismo, contribuye a la correcta producción de la hormona tiroidea y aumenta la conversión de T4 y T3.

Al igual que la vitamina C, favorece la producción de anticuerpos y también tiene efectos beneficiosos en la función inmune del intestino. El zinc no está tan disponible en vegetales y frutas como sí en fuentes animales. Es por esto, que es difícil encontrarlo en dietas bajas en proteínas, lo que hace aún más necesario reforzar este mineral a través de suplementos nutricionales.

Los suplementos multivitamínicos son importantes aliados para el autocuidado del sistema inmune y son parte fundamental de la estrategia de autogestión y bienestar en salud. se encuentran disponibles numerosos formatos y presentaciones de suplementos multivitamínicos.

M Vitamina B 12 y alimentos.jpg

"Hay comprimidos recubiertos, comprimidos efervescentes, pastillas masticables, entre otros. Estos suplementos nutricionales, contienen las dosis diarias suficientes para suplementar o reforzar dietas deficientes y, siempre que se tomen según la recomendación del médico o la indicación del envase/prospecto, son bien tolerados por la población general”, concluye la Dra. Armengol.

En esta línea, las deficiencias de micronutrientes pueden ocasionar que nuestro cuerpo se vea afectado. La piel, por ejemplo, puede presentar signos como: edemas, palidez, dermatitis seborreica o incluso heridas sin curar, por falta de proteínas, vitaminas B1, ácido fólico, hierro, biotina entre otros.

Las uñas, por su parte, pueden evidenciar como signo de deficiencia de micronutrientes: palidez o coloración blanca, surcos o sequedad excesiva. Esto se debe a una posible deficiencia de hierro, proteína y vitamina B12,

A nivel ocular, los ojos pueden presentar signos vinculados con: palidez conjuntiva, deterioro de la visión nocturna y fotofobia. Estos signos están vinculados a una deficiencia de vitamina B12, ácido fólico, hierro, vitamina A y zinc.

Nuestro sistema nervioso, también puede verse afectado y manifestar signos como: confusión mental, depresión, debilidad, parálisis de las piernas, calambres musculares o fatiga. Esto se debe a deficiencia: vitaminas (B1, B2, B12), agua, biotina, ácido fólico, vitamina C, hierro, proteína, niacina. entre otras.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: Nº: RL-2021-110619619-APN-DNDA#MJ - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - [email protected]

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados