Hace más de un año que venimos enfrentando la pandemia. En este difícil momento es imprescindible cuidar nuestra integridad mental, emocional y socioafectiva.

Hace más de un año que venimos enfrentando la pandemiay todavía no sabemos cuánto tiempo más vamos a tener que seguir haciéndolo.

En este difícil momento es imprescindible cuidar nuestra integridad mental, emocional y socioafectiva. Si no abordamos el bienestar emocional de nuestra ciudadanía, se generarán costos humanos, sociales y económicos a largo plazo con enormes consecuencias.

Es fundamental que desde el Estado se tomen todas las medidas para garantizar que esta situación sea lo más tolerable posible para las personas. Uno de los

aspectos que contribuyen a morigerar la incertidumbre general es contar siempre con una comunicación clara y transparente que permita a las personas saber qué está sucediendo y por qué se decide lo que se decide, y cuál es la estrategia que se llevará adelante, paso por paso.

Incluso es muy importante que se reconozca aquello que no se sabe. Confiar en un horizonte de mediano plazo claro es indispensable para aceptar las indicaciones más adversas; necesitamos saber adónde vamos para afrontar el camino.

La salud es un todo. Por eso, debemos reforzar el sistema de salud incluyendo, en esto, el sistema de salud mental y de contención psicológica de la población. Esto abarca una amplia psicoeducación masiva de la población, para promover pautas de prevención básicas, desarrollar habilidades de regulación emocional en tiempos de crisis, favorecer la detección temprana de dificultades y facilitar el acceso a la ayuda profesional especializada.

Es urgente desplegar estas acciones y para esto podría involucrarse, por ejemplo, a los sistemas formales de educación, de comunicación y a la publicidad oficial. Se deben dedicar recursos materiales y humanos y potenciar el sistema de salud mental en sus diferentes niveles.

Las necesidades de salud mental deben tratarse como un elemento central de nuestra respuesta a la pandemia del COVID-19. Es clave que la sociedad tenga un horizonte en el que haya una discusión sobre cuestiones sanitarias, sociales y económicas que se lleve adelante sin luchas estériles y contraproducentes de facciones, y que nos permita reducir la incertidumbre.

Estamos enfrentando una pandemia global que también tiene un inmenso impacto en la salud mental de las personas.

En el altruismo y la solidaridad nacen las conductas que nos ayudarán a salir adelante.

Facundo Manes es neurólogo y neurocientífico. Presidente de la Fundación INECO .

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados