sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
28 | 04 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Policía mató a su mujer y se pegó un tiro en la boca

0
Comentarios


La mujer fue identificada como Natalia Liva, de 25 años, y su esposo como Axel Riquelme, de 35. Una discusión de pareja derivó en la fatal agresión del hombre, quien baleó a su mujer en la cabeza y luego intentó suicidarse.

Policía mató a su mujer y se pegó un tiro en la boca
Una imagen de la pareja. El asesinato seguido de intento de suicidio ocurrió en Isidro Casanova.
Foto:

Un oficial de la Policía bonaerense mató de un balazo en la cabeza a su esposa, también efectivo de la fuerza, en una vivienda de la localidad de Isidro Casanova, para dispararse luego en la boca con la intención de suicidarse, utilizando el arma reglamentaria. El femicida sobrevivió, aunque permanece internado en estado de coma y su estado de salud es crítico, informaron fuentes judiciales.

De acuerdo a los datos aportados por familiares del matrimonio, compuesto por el acusado Axel Riquelme (de 35 años) y Natalia Liva (25), las peleas entre ellos eran frecuentes, por cuestiones de 'celos' de parte de ambos.

El trágico episodio se registró en horas de la noche del martes pasado, en el interior de una de las tres viviendas construidas en un terreno situado en las calles Bogotá y París del barrio Atalaya de Isidro Casanova. En la casa del fondo, residía la pareja y en las dos de adelante, familiares de ambos.

Según el testimonio posterior brindado por el cuñado de Riquelme, en principio, se escucharon una serie de golpes, luego un 'portazo' y gritos, hasta que, finalmente, los tres disparos de arma de fuego. Este testigo llegó a escuchar antes de los tiros, que el marido le decía a su esposa '¡no me podés hacer eso!' y '¡no me boludees más!'. De inmediato, tras los estampidos, oyó que golpearon a su puerta y al abrir observó a Riquelme con el rostro ensangrentado, fuera de sí y que casi en el acto se desvaneció delante suyo. Ante esa situación, los familiares presentes llamaron a una ambulancia, cuyo personal médico constató al arribar al lugar del hecho que Natalia Liva yacía muerta en la cocina de su casa, con un disparo en la cabeza, mientras que Riquelme se encontraba malherido de un tiro en la boca, que él mismo se había efectuado luego de haber baleado a su esposa.

Tras recibir los primeros auxilios, el policía baleado fue trasladado al Hospital Simplemente Evita de González Catán, donde permanece internado en coma inducido, en la sala de terapia intensiva y con grave riesgo de vida, ya que el proyectil le atravesó el maxilar y le fracturó la base del cráneo, donde quedó alojado. Ante el "estado crítico" del paciente, aumentado por problemas de salud preexistentes, los médicos no pudieron intervenirlo quirúrgicamente para extraerle la bala. En tanto, los peritos que trabajaron en la escena del crimen constataron que Riquelme empleó en el hecho su pistola reglamentaria, una Bersa calibre 9 milímetros, la cual fue hallada junto a los pies del cuerpo de Liva. El informe preliminar apunta que el hombre efectuó dos disparos contra la mujer, uno impactó en la cabeza de ésta y el otro dio contra una pared que con la misma pistola después intentó suicidarse.

Además, Natalia Liva estaba uniformada al momento del hecho (al parecer acababa de regresar de prestar servicio) y que su pistola reglamentaria se hallaba intacta en su cinturón, por lo que no alcanzó a defenderse con ella.

Según la Policía, tanto Riquelme como Liva se desempeñaban en el Comando de Patrullas de La Matanza, convivían hacía tres años, se habían casado en diciembre último y no tenían hijos.

En el lugar del hecho, estuvo presente el fiscal Jorge Yametti, de la Unidad Funcional de Instrucción de Homicidios del Departamento Judicial La Matanza, quien junto a su personal se entrevistó con algunos de los testigos.

'Los familiares cuentan que víctima y victimario mantenía una relación de 'amor-odioº en la que se peleaban mucho pero también se querían, y que las discusiones generalmente se debían a los celos de parte de ambos', se indicó.

En tal sentido, el cuñado de Riquelme que escuchó lo sucedido, detalló que en las habituales discusiones se solía oír más la voz del marido que de la esposa y que Liva 'lo celaba' a su esposo cuando éste se iba a trabajar. Por último, se analiza si la víctima había efectuado alguna denuncia previa por violencia de género, aunque, de acuerdo a los primeros informes, no constaba en los registros.

      Embed


Comentarios Facebook