lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
¿TE ACORDÁS DE...?
11 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Archivo | A 42 años del asesinato del padre Carlos Mugica

Marcelo Pensa
0
Comentarios
Por Marcelo Pensa


El cura fue asesinado por la Triple A después de celebrar una misa en la iglesia de San Francisco Solano. Comulgaba con algunas ideas del Che Guevara y trabajaba para los humildes. Fue uno de los 270 sacerdotes que el 31 de diciembre de 1967 adhirieron al mensaje de los 18 Obispos del Tercer Mundo.

Archivo | A 42 años del asesinato del padre Carlos Mugica
Foto:

El padre Carlos Mugica fue asesinado el 11 de mayo de 1974, cuando, después de celebrar misa en la iglesia de San Francisco Solano –situada en la calle Zelada 4771, en el barrio de Villa Luro–, se disponía a subir a su humilde Renault 4-L. Un oscuro personaje –en el que algunos testigos creyeron reconocer al comisario Rodolfo Eduardo Almirón, el jefe de la "Triple A" lopezrreguista– bajó de un auto y le pegó cinco tiros en el abdomen y en el pulmón, y el tiro de gracia se lo dio en la espalda.

Si bien la violencia era moneda corriente por esos días, nunca se había asesinado a un sacerdote y sabían que su muerte provocaría una conmoción, apostando al caos para  la inmensa mayoría de los argentinos que ya vivían el cotidiano de bombas, secuestros, torturas y asesinatos.

Mugica tenía ángel o carisma, se hacía querer, incluso por sus enemigos, pero en especial por los humildes para quienes trabajaba codo a codo y día a día. Era de temperamento apasionado, calentón como suele decirse en la calle. Pero luchaba con sus ideas, sin más armas que su crucifijo y su manera combativa de entender su sacerdocio. Incluso, él mismo reconoció en más de una oportunidad haber sido arbitrario e injusto. Lo reconoció. Tan rápido para la equivocación como para la rectificación.

      Embed

Pero para quienes lo conocían de cerca seguía siendo Carlitos, el que en lugar de defender a los pobres vivía a su lado, predicando con el ejemplo. Cuando el padre Jorge Vernazza le dio la extremaunción, sus últimas palabras fueron: "Nunca más que ahora debemos estar unidos junto al pueblo". En algún momento tuvo que elegir entre la política y el sacerdocio, pero siempre eligió seguir llevando los hábitos. Por lo que a nadie asombró cuando rechazó la candidatura a diputado que le ofreció el FREJULI. 

Carlos Mugica nació en Buenos Aires el 7 de octubre de 1930, siendo uno de los siete hijos del matrimonio de Adolfo Mugica -fundador del Partido Demócrata Nacional, por el cual fue diputado durante el período 1938-1942, y ministro de Relaciones Exteriores de Frondizi en 1961- y de Carmen Echagüe —hija de terratenientes adinerados de Buenos Aires—. Cursó sus estudios secundarios en el Colegio Nacional de Buenos Aires, del que egresó en 1948 y luego tuvo un paso fugaz por la Facultad de Derecho, estudios universitarios que abandonó para ingresar en el Seminario Metropolitano de Buenos Aires.

Mugica fue ordenado sacerdote por el cardenal Antonio Caggiano el 20 de diciembre de 1959 en la Catedral de Buenos Aires. Junto con Mugica fue ordenado Luis Rivas, más tarde biblista reconocido que lo ayudaría trece años después en la elaboración de un documento de descargo.

      padre carlos mugica.jpg

En 1954 comenzó a trabajar con fervor en la asistencia de familias empobrecidas desde la parroquia porteña de Santa Rosa de Lima, acercándose cada vez más al peronismo y a algunas ideas de Ernesto Che Guevara, Camilo Torres y Hélder Cámara, a quienes mencionaría más tarde como «profetas de nuestro tiempo». 

Fue uno de los 270 sacerdotes que el 31 de diciembre de 1967 adhirieron al mensaje de los 18 Obispos del Tercer Mundo, número que meses después alcanzó 400 que desde abril de 1968 decidieron llamarse Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo  y conformaron un Comité organizador.

 El 12 de julio de 2012 el ahora ex juez Norberto Oyarbide emitió una declaración en la que hizo público que «Rodolfo Eduardo Almirón fue el autor inmediato del homicidio de Carlos Francisco Sergio Mugica, en el marco del accionar delictivo de la Triple A». Justificó su decisión a fin de «declarar la verdad de lo que aconteció, y así brindar una respuesta a los familiares de la víctima y a la sociedad».

      Embed


Comentarios Facebook