sábado 1.10.2016 - Actualizado hace
Política
25 | 07 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Fricciones en Cambiemos por incluir la "pata peronista"

0
Comentarios


La búsqueda de la gobernadora Vidal de sumar a dirigentes peronistas al espacio generó reacciones desde el radicalismo bonaerense. También hay fricciones en Santa Fe y Córdoba.

Fricciones en Cambiemos por incluir la pata peronista
Foto:

Las fricciones entre la UCR y el PRO por la inclusión de una "pata peronista" a Cambiemos anticipó la puja en la alianza gobernante por el armado electoral de cara a las legislativas del año próximo.

El epicentro de la pelea tiene como escenario a la provincia de Buenos Aires, donde los radicales hicieron sentir su queja por la decisión de la gobernadora María Eugenia Vidal de sumar a dirigentes con pasado kirchnerista y de otros sectores del peronismo con el objetivo de ampliar su base de sustentación electoral para el 2017, aunque los conflictos entre los principales socios de Cambiemos también se evidenciaron en otros distritos, como Córdoba y Santa Fe.

El Comité Provincia, que preside Ricardo Alfonsín, manifestó su "preocupación" por la decisión "inconsulta" del PRO de sumar a otras fuerzas a la coalición, que también integra la Coalición Cívica-ARI, "sin la debida participación del resto de las fuerzas".

El documento advierte sobre la inclusión de sectores alejados de "la ética republicana" y afirma que "una actitud semejante terminaría debilitando la confianza de la sociedad en Cambiemos, y a la postre, la misma gobernabilidad".

Para eso los radicales reclamaron al macrismo la constitución de una "mesa de diálogo" para debatir distintos temas y que la UCR sea tenida en cuenta a la hora de tomar decisiones.

El documento aprobado en un plenario partidario el martes pasado fue una respuesta directa a la incorporación de los intendentes Hernán Bertellys (Azul) e Ismael Passaglia (San Nicolás), alejados del Frente para la Victoria, así como la del ex massista Joaquín de la Torre, quien desplazó al único ministro radical, Jorge Elustondo, de la cartera de Producción, a una de menor rango. Enseguida el vicegobernador bonaerense, Daniel Salvador, salió a desmarcarse de la declaración del Comité Provincia que -dijo- "no salió por unanimidad" y evaluó como "sumamente positivo" que intendentes del peronismo se sumen a Cambiemos para "fortalecer" la alianza gobernante."Somos gobernantes de Cambiemos y ese es nuestro compromiso principal", resaltó Salvador, en declaraciones a radio Eco, y agregó: "En Buenos Aires hay 65 intendentes de Cambiemos, 40 de ellos son del radicalismo".

Lo cierto es que las fricciones con el PRO quedaron atrapadas en la interna radical por la nueva conducción del Comité Provincia, que deberá resolverse en octubre próximo y que tiene al propio Salvador, al vicepresidente del Senado provincial, Carlos Fernández (impulsado por Alfonsín) y al diputado provincial Maximiliano Abad, un dirigente cercano a Ernesto Sanz, como los candidatos a conducir al partido en suelo bonaerense.

Con todo, en la cumbre partidaria realizada semanas atrás en Tucumán el titular del Comité Nacional de la UCR, José Corral, le hizo saber al macrismo que su partido peleará por tener "protagonismo" en el armado para el decisivo test electoral del año próximo y que no aceptará acuerdos "unilaterales" con gobernadores del PJ o la incorporación de dirigentes peronistas a Cambiemos.

El mensaje de Corral ocurrió pocos días después de las declaraciones del ministro del Interior, Rogelio Frigerio (encargado de las negociaciones con los gobernadores), quien en Córdoba había deslizado la posibilidad de un acuerdo con el peronismo no kirchnerista: "Todos debemos ser muy generosos y amplios en la conformación de la base de sustentación política que apoye esta transformación de la Argentina", disparó Frigerio, tras un encuentro con Schiaretti. En Santa Fe, en cambio, el radicalismo hace equilibrio entre el macrismo y su alianza con el socialismo y anunció que competirá junto al PRO en las legislativas nacionales y dentro del gobernante Frente Progresista para cargos provinciales, aunque los ruidos internos persisten. "El presidente Macri tiene derecho a nombrar a quien considere conveniente para su gestión. Ahora, Cambiemos en términos políticos es otra cosa, esa es una cuestión de consensos, ahí no hay imposiciones", dijeron desde el Comité Nacional y alertaron sobre la desconfianza hacia el peronismo que, sostienen, "tiene dos estadios: o está en el poder o está en la conspiración para volver al poder".

En ese sentido, advirtieron que "la mejor gobernabilidad" para los dos últimos años de gestión del líder del PRO e incluso para una eventual reelección de Macri en el 2019 "la darán quienes desde el inicio estuvimos comprometidos con el destino de Cambiemos, construyendo mayorías propias, no con balconeros que especulan a ver como le va al gobierno y, si le va bien, cambian la camiseta y pretenden candidatearse o subir sus candidatos a nuestro espacio".

Entre los "balconeros" ubicaron al gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti y a la referente del GEN, Margarita Stolbizer, quien mantiene un fluido contacto con Vidal.

Más allá de la cuestión electoral, los radicales ven con preocupación el "costo político" que pueda significar para Cambiemos el fuerte aumento en las tarifas de los servicios públicos y una economía que "aún no muestra signos de recuperación".

"Estamos en una situación muy compleja por la situación de las tarifas. No está claro cuál será la salida económica que a su vez sea compatible con una salida política. Hoy tenemos dos problemas el déficit y el costo político", dijo a esta agencia un encumbrado dirigente radical.

      Embed


Comentarios Facebook