sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Política
16 | 08 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Una semana decisiva para el destino del plan económico

José Di Mauro
0
Comentarios
Por José Di Mauro


Mientras el gobierno pone todas las fichas a lo que resuelva la Corte posiblemente el jueves, hoy se presentará el ministro Aranguren ante los diputados. El oficialismo quiere hacer hincapié en la figura de De Vido.

Una semana decisiva para el destino del plan económico
Cambiemos sueña con que De Vido termine siendo el interpelado.
Foto:

Existe consenso respecto a que esta semana marcará un punto de inflexión para el gobierno de Cambiemos. Tan es así, que donde más fuerza tiene esa idea es precisamente entre los propios funcionarios, que admiten que estos serán días decisivos para el tema que ha concitado la mayor anterior de los últimos meses y esperan que esta semana pueda empezar a desenrollarse la complicada madeja en la que se encuentra inmersa esta administración desde que la cuestión tarifaria se empantanó.

Ya al iniciarse la segunda quincena posterior a la feria judicial que impuso un impasse en la resolución judicial del conflicto que ha frenado la implementación del "sinceramiento" de los servicios públicos -tal la definición que por el lado de la oposición se define como "ajuste", o tarifazo a secas-, en la administración macrista aguardan con ansiedad que la Corte Suprema resuelva de una buena vez la cuestión de fondo. La semana pasada había expectativas favorables respecto a que en la acordada del martes el Tribunal Superior se pronunciara, pero eso no sucedió.

Si bien el hermetismo es grande, desde el gobierno no dejan de dar señales respecto a que la cuestión no pasará de esta semana. No será este martes, sino el jueves -si en verdad así sucede-, pues para entonces se postergó la reunión de los miembros de la Corte Suprema que a juzgar por las expectativas y las urgencias oficiales, ahora sí se definiría hacia un lado u otro. Aunque hay un tercer camino intermedio, que muchos sostienen que sería el más lógico que podría recorrer. Porque por un lado están los optimistas del gobierno que esperan que el tribunal falle diciendo que es potestad del Poder Ejecutivo fijar las tarifas de los servicios públicos. No hay ninguna duda de que así lo ratificará la Corte, pero el nudo gordiano parece estar en la cuestión de las audiencias públicas, que el gobierno insiste en que no necesitaba convocar, y que fue el argumento que encontraron los jueces para frenar los aumentos.

La cuestión en la que todavía los jueces no han logrado ponerse de acuerdo es en si la obligación de hacer audiencias públicas corría respecto del precio del gas en boca de pozo, y en el de la electricidad en su generación. El gobierno dice que no, basándose en una ley de 1991, que establece tal menester solo para traslado y distribución. Pero la reforma constitucional de 1994 amplió los derechos de los usuarios alcanzando a la cuestión tarifaria y dejó el tema sujeto a interpretación.

No es un dato menor a tener en cuenta que dos de los cuatro miembros que hoy tiene la Corte Suprema participaron de aquella reforma de la Constitución: los peronistas Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti.


LEA MÁS:

      Embed


Volvamos a los optimistas del gobierno. Aquellos desean que la Corte falle avalando lo actuado por esta administración, en todo caso reclamando la implementación de las audiencias públicas correspondientes, pero admitiendo la vigencia de los aumentos; o bien y a lo sumo recomendando una implementación gradual, que puede ser un tema a discutir.

El infierno tan temido es que termine considerando imperioso realizar audiencias públicas antes de definir los aumentos y retrotrayendo los mismos, sin dejar la posibilidad del cobro retroactivo. Sería una catástrofe para el plan económico del gobierno -sostienen los funcionarios-, que daría de lleno en la política inflacionaria. Quedarían dos caminos para compensar los miles de millones de pesos que debería utilizar el gobierno para restituir subsidios: emisión o endeudamiento. Una cosa peor que la otra, pero el ministro Alfonso Prat-Gay auguró una tercera opción el domingo, en diálogo con Alejandro Fantino: frenar la obra pública. Mensaje para los gobernadores.

Eso se definiría entonces este jueves, o bien el martes siguiente. Para el 22 se espera que jure Carlos Rosenkrantz, el otro integrante de la Corte votado junto a Rosatti, que todavía no asumió. ¿Debutará votando tan controvertido tema?

Así como las audiencias públicas no son vinculantes en la cuestión tarifaria, tampoco lo será respecto de lo que decida la Corte lo que suceda hoy en la presentación del ministro de Energía en la Cámara de Diputados, pero está claro que tampoco será inocuo. Por eso es que hay mucha expectativa en el gobierno respecto del papel que vaya a cumplir Juan José Aranguren durante el plenario de diputados ante el que se presentará este martes.

Una alta fuente legislativa del oficialismo garantizó a este medio que el ministro "nunca dudó en concurrir" al Parlamento. De hecho, recuerdan que así lo hizo y sin mayores contratiempos cuando el 22 de junio pasado se presentó en el Senado, un cuerpo claramente dominado por la oposición. En esa oportunidad los medios hicieron hincapié en la expresión del ministro respecto a que "estamos aprendiendo sobre la marcha", cosa que luego fue aclarada por Aranguren -sin mayor repercusión-, que dijo haber respondido así a una pregunta del senador Juan Manuel Abal Medina en referencia a la implementación de la tarifa social, y no de "una política de prueba y error en la readecuación de los cuadros tarifarios". Pero lo cierto es que en ese plenario de dos comisiones del Senado, al ministro Aranguren no le fue mal.

Por el clima que antecedió su visita a la Cámara baja este martes a partir de las 14 no se espera un debate tranquilo, sino más bien todo lo contrario. La misma alta fuente consultada adelantó que el ministro pondrá énfasis en la situación energética heredada, y en tal sentido admitió que encienden velas para que esté presente en el plenario el presidente de la Comisión de Energía, Julio De Vido. Se descuenta que así será, pues sería muy evidente su ausencia, pero está claro que el deseo oficialista será transformar el debate en una suerte de interpelación al ex ministro de Planificación Federal.

"Al sentar a De Vido al lado de Aranguren, preparan una farsa en lugar de la interpelación por la que estamos luchando. El muerto se reirá del degollado, pero el gran perdedor será el pueblo argentino", se quejó el diputado del PO Néstor Pitrola, integrante de la Comisión de Presupuesto, otra de las que tomará parte del plenario y la única presidida por un oficialista, Luciano Laspina, que conducirá el plenario.

Un prolegómeno de lo que se vivirá este martes fue el que se vio el miércoles pasado en la sesión de Diputados. Al respecto, un encumbrado miembro de la Cámara baja perteneciente al oficialismo adelantó que ellos ya saben que "la oposición unida va a ser una constante" en los próximos meses. "A medida que se acerca el año electoral, se va polarizando cada vez más el recinto", reconoció la fuente, que advirtió que "vamos hacia una cámara mucho más complicada".

Así las cosas, si bien consideró que va a haber margen para Cambiemos al menos hasta diciembre, "ahora la agenda legislativa va a ser compartida". Y resignado, nuestra fuente admitió que aunque Cambiemos haga en 2017 una elección brillante, "va a tener una Cámara en minoría de acá a 2019".

Pero para esos desvelos todavía falta. Por lo pronto, las urgencias esperan que comiencen a resolverse a lo largo de la presente semana.

      Embed


Comentarios Facebook