sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
Sureño
10 | 11 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Humilde asentamiento está olvidado y oxidado en Gerli

0
Comentarios


En vagones entre los puentes De la Serna y Agüero creció hace cuatro años pero comenzó en 2001. Hay muchas familias y chicos, el año pasado un incendio fue fatal. Nunca hubo ayuda ni control oficial.

Humilde asentamiento está olvidado y oxidado en Gerli
Foto:

El llamado barrio Vagón, el más joven y vulnerable de Gerli-Avellaneda, donde viven una docena de familias con numerosos hijos, es la muestra de la falta de atención oficial desde todos los estamentos para esos vecinos abandonados a su suerte en cajas oxidadas sobre rieles.

Sin embargo, un dato más relevante de las carencias de habitantes de Avellaneda, fue un relevamiento de la Organización Social de Techo que precisó que hay en Avellaneda 10.635 familias que viven en 23 asentamientos informales.

En relación al acceso a los servicios básicos en Avellaneda, el estudio agregó que en el 82.6 por ciento de los asentamientos informales la mayoría de las familias no cuentan con acceso directo a la red de energía ni la de agua, mientras que el 91.3 por ciento no cuenta con sistema cloacal.

Tal vez, el ejemplo testigo sea el mismo barrio Vagón, conformado del todo hace 4 años dentro de viejos trenes abandonados y oxidados en terrenos del ferrocarril Roca, kilómetro 4, a la altura de la calle General Paz y Lafuente, entre la playa de cargas del Kilometro 5 a la altura del Puente De la Serna y los llamados Siete Puentes de Crisólogo Larralde, también conocido como Puente Agüero.

Hace poco, vecinos gerlianos solidarios acercaron verduras y frutas al barrio Vagón y, pese a la satisfacción de colaborar, la impresión fue difícil de digerir. Tanto como hace un año, cuando un incendio de un vagón dejó sin vida al menor de una familia de 13 niños.

Acompañando a la Asociación Civil Popularte -que lucha, además, por recuperar la plazoleta que había en Lacarra y Campichuelo- , concurrió el autonomista de Gerli Aníbal López Guerra quien dijo: "Son familias en el único asentamiento rural que hay en Gerli, no tienen trabajo y faltan muchas cosas. Los primeros que fueron a vivir allí en el 2001 fueron dos grupos, luego se fueron sumando. Nunca los desalojaron, están abandonado, hay muchos chicos y una de las familias tiene 12 chicos".

López Guerra, aseguró que el "estado nacional, el provincial y el municipal nunca les prestaron atención al tema, pero allí vimos necesidades. No tienen agua, van a buscar bidones al barrio Agüero".

Otros casos, aunque no en tierras o vagones, son los del conglomerado de Pavón y Mitre donde esperan la regularización tras haberse organizado en predios cercanos al Puente Pueyrredón. Del otro lado, están las familias asentadas en barracas abandonadas.

Comentarios Facebook