En una extensa charla exclusiva con este diario, el Muñeco explicó cómo va a jugar su equipo, por qué cuestan tanto los refuerzos y las vivencias de ordenar un plan de trabajo en medio de tanta incertidumbre.

Desde la oficina de Marcelo Gallardo en el predio de Ezeiza se ve todo el complejo. El mismo lo pensó con esos ventanales inmensos que permiten observar desde otro lugar las cosas. Es que el Muñeco planifica todo dejando la improvisación circunscripta a los límites de los momentos del juego, de un ensayo y de una acción de partido. Todo ese ordenamiento del trabajo suena casi esquizofrénico en medio de un fútbol que ni siquiera tiene calendarios oficiales. Pero siempre hay otra mirada.

Allí la primera pregunta y allí la primera respuesta. “La verdad que ya decidí poner la energía hacia adentro, tanto hablar y marcar las cosas que están mal, que al final quedás expuesto a una situación que no podés resolver, por eso prefiero mirar para acá adentro y organizarnos en el club, toda la energía está acá, y creo que lo logramos porque hemos conseguido con esta dirigencia, que River no necesite envidiarle nada en gestión deportiva a ninguno de los mejores clubes del mundo, esa es la mejor copa y el mejor título que hemos conseguido”, cuenta el Muñeco.

-No debe ser fácil trabajar sin tener idea de cuando empieza el fútbol.

-Seguro, no podemos ni pensar las vacaciones de los jugadores, no sabemos cuándo empieza, menos aun cuando termina, si hay fechas entresemana, cómo se va a manejar el tema de las fechas de la Libertadores con el nuevo sistema. Pero si me pongo a pensar en eso todo el tiempo, me desgasto y nos desgastamos todos, prefiero ir buscando soluciones para adaptarnos. Pero es todo muy desprolijo. Es raro pero lo ilógico es una costumbre casi que se hace lógica.

Placa Gallardo sobre Rojas.jpg

-¿Es como un aprendizaje de cero en cada inicio de temporada?

-Claro, pero bueno, es lo que hay, es nuestro fútbol que te pone obstáculos todo el tiempo y que hay que resolver, todo este caos, esta desorganización de nuestro fútbol, al final hace que seas mejor técnico y seguramente cuando tengas otra experiencia vas a poder superar las complicaciones. Pero ojalá que todo esto cambie y el fútbol argentino tenga una organización a la altura de la calidad de sus jugadores.

-¿Esta capacidad de la que hablás de superar los obstáculos, hace que cada vez más entrenadores argentinos vayan a Europa y hagan buenos trabajos?

-Creo que eso ayuda mucho, además de la capacidad que tenés que tener te ayuda mucho saberte manejar en medio de situaciones complicadas como las que vivimos acá. El entrenador argentino se adapta más fácil, después de todo lo que vivís acá, allá lo resolvés mejor. De acá te vas preparado para cualquier cosa.

-¿Y en este panorama el equipo para qué se está preparando?

-La idea inicial es recuperar puntos en los primeros 4 partidos del torneo local, tener una buena racha y ahí meternos en la pelea, eso va a ser clave, para eso vamos a tener que ser regulares en el juego y poder jugar mejor más tiempo dentro del partido que es en lo que fallamos el año pasado. Y luego el gran objetivo de la Copa, con este formato que es nuevo, es toda una experiencia nueva a la que debemos acostumbrarnos.

-¿Y tácticamente cómo van a jugar?

-Básicamente vamos a ser siendo protagonistas, eso no cambia. Y luego el equipo debe saber tener todas las facetas del juego. Cuándo atacar, cuándo ser profundo, cuándo tener la pelota para lastimar, cuándo hacer la pausa. Tenemos jugadores y un equipo que lo puede hacer. Manejar los tiempos de los partidos es lo que identifica a los equipos.

Placa Gallardo sobre Auzqui.jpg

Gallardo y la locura del mercado de pases: "No vamos a traer a otro refuerzo sólo por traer"

-¿Habrá intentos por un tercer refuerzo?

-No vamos a traer un refuerzo sólo por traer y el mercado de pases es muy complicado. Sabíamos que iba a ser así y que a todos les iba a costar. Los de jerarquía no van a venir y los que podes traer del fútbol local, los clubes no te los van a dar. Hay una gran locura en todo sentido.

-¿Por qué?

-Está todo desvirtualizado, hay una confusión total que dudo que cambie y que va a ser cada vez peor. En los montos que se piden, en la presión de los dirigentes, el entorno de la gente, los representantes, hay una locura total en este sentido en el fútbol argentino.

-¿Qué pensás cuando la gente, los periodistas y hasta los dirigentes dicen hay que ir a buscar a tal o cual jugador?

-Todo el mundo piensa que es algo fácil, que decís "quiero este jugador" y vas y lo comprás. La ingeniería es muy complicada para traer un jugador, por todo lo que te decía recién y porque hay que ver muchos factores. Primero que no te lo venden y luego, con crisis y todo, piden fortunas que no se pueden pagar. Nosotros en esto también no fuimos adaptando y aprendiendo.

Placa Gallardo sobre Lesionados.jpg

-¿No van a intentar de nuevo por Enzo Pérez?

-Es imposible, lo buscamos, tratamos de ver cómo estaba todo porque es un jugador de categoría que nos interesa mucho, pero no hay ninguna chance. Así que los jugadores de jerarquía internacional para jugar en River, esos que todo el mundo saben que pueden ponerse la camiseta y jugar, ahora no están.

-En esta cuestión de los mercados, ¿cómo tomás este tema de China y los contratos millonarios que ofrecen, y que ahora apuntarían a Alario?

-Antes que nada, Alario no me dijo nada, son rumores, a River no llegó ninguna oferta. Luego el tema de ir a jugar a China es personal, es una decisión de cada uno, esto es un trabajo. No me gusta juzgar, no se puede escupir para arriba, porque te puede pegar en la frente y no me gusta estar preso de las palabras. Si considero que estoy bien, que me pagan bien y soy feliz, no me iría, pero si pensás que deben pagarte más, te podes ir donde quieras, a China o Arabia, porque es tu trabajo.

Aparecen en esta nota: