Fuimos a Tandil, donde brindo una clínica para 400 personas, para mostrar el perfil de un deportista que busca ser reconocido desde su talento y no desde su discapacidad. "Quiero ganar todo", dijo.

Cuando tenía apenas un año y medio, un infarto medular le puso límites de por vida a su capacidad física. Una afección extrañísima, que le tocó a este cordobés de 25 años, a quién muchos van descubriendo a través del tenis sobre silla de ruedas, o tenis adaptado. Lo que el imponderable de salud no pudo fue quitarlo de la pelea por una vida normal enfocada en superar limitaciones.

Gustavo Fernández maneja un concepto: “Quiero ser reconocido por lo que hago y no visto desde mi discapacidad”. Fuimos a verlo en Tandil. La excusa fue una clínica de tenis adaptado para 400 personas en el Hotel Posta Natural, un escenario metido en una maravillosa geografía de relieves diversos en la cuna del tenis en la Argentina. Allí tuvimos un perfil de este número uno ganador de cinco Grand Slams (Roland Garros 2016 y 2019, Australian Open 2017 y 2019 y Wimbledon 2019) y toda su fibra.

Diario Popular-¿Qué te llevás de una jornada como ésta?

Gustavo Fernández-Algo hermoso. Vivo el contacto con la gente de modo especial. Convivo con la discapacidad, la naturalicé, como toda mi familia (Gustavo y Nancy, sus padres. Juan su hermano y Florencia, su novia incondicional, con la que se conoce desde los 15 años), de la que recibo un apoyo total.

DP-¿Qué te proponés?

GF-Quiero ganar todo el año que viene y concretar cosas importantes a nivel personal. Cerré un año soñado, ganar Wimbledon fue impensado, pero me faltó la frutilla del postre, el US Open. Ahí me pasó algo diferente: lloré, porque sentí que no rendí acorde a lo que me había preparado. El tenis es mi pasion. Trabajo para ser el mejor y que se rompan las barreras de la discapacidad. Ese seria mi legado. En lo personal, ser padre. Es mi ilusión y mi objetivo con Flor. Ser padre joven y poder disfrutar de un hijo.

DP-Te gusta mencionar a tu familia. ¿Es tu motor? ¿Qué otro detalle hace a tu empuje, a tu actividad?

GF-Son fundamentales. Mi mamá y mi papá entendieron todo desde un principio. Mi hermano Juan es mi ídolo, nos llevamos cuatro años pero seguirlo me fue marcando el camino. Y Flor, mi novia, me sacó la ficha al toque, el entendimiento entre ambos fue instantáneo, vio en mi lo que había que mirar, no una silla de ruedas. Fuera de ellos, mantengo una disciplina fìsica.

DP-¿Cómo es jugar en una silla de ruedas? ¿Qué superficie te favorece o desfavorece?

GF-Un desafío. Son mis piernas. Yo no siento de la cintura para abajo y tengo que hacer todo con el tren superior. Mi brazo izquierdo es más grande que el derecho (es diestro de empuñadura) por manejar la silla. Mi superficie es donde nací, el polvo de ladrillo, pero me adapto a todas, aunque el césped es molesto.

DP-Hacés “famosos” a tus rivales, gracias a tus juegos. Nombres no conocidos. ¿Quién es tu rival a batir?

GF-Algo así (sonríe)... Mi gran rival en Shingo Kunieda (a quien le ganó Wimbledon). Saca lo mejor de mi. Es un prócer, revolucionó el deporte. Que él diga de mi “no me retiro porque quiero seguir jugando para ganarte a vos”, es muy tocante para mi.

DP-¿Cómo sigue tu camino?

GF-Estoy ocupado en lo inmediato. En dar estas clínicas y en hacer una gran pretemporada. Quiero ganar todo el años que viene.

Conocimos un poco más a Gustavo Fernández. “1” del mundo en tenis adaptado. Argentino.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados