El estupendo rendimiento que tuvo el jugador argentino en la semifinal de la Champions, le abrió paso a una reivindicación pública de sus cualidades, reclamando el ambiente del fútbol su presencia en la Selección, en una lógica binaria de rechazo rotundo o adhesión fulminante.  

Las simplificaciones o reduccionismos galopantes que expresa el ambiente del fútbol argentino a partir de la formidable producción de Angel Di María en el 3-0 del París Saint Germain sobre el Leipzig por una de las semifinales de la Champions League (en la otra semifinal se impuso el Bayern Munich 3-0 al Lyon), aceleró las pulsaciones de aquellos que ahora desean el regreso del zurdo de 32 años a la Selección nacional.

Di María nunca dejó de ser un buen jugador, que supo alternar actuaciones estupendas y rendimientos muy discretos, como si le costara demasiado encontrar cierta regularidad en los equipos que integró y por supuesto en la Selección. Ese perfil errático y tumultuoso que siempre lo acompañó fue precisamente un rasgo que por supuesto debilitó su potencialidad. O por lo menos generó algunas dudas respecto a su verdadera dimensión de futbolista con recursos técnicos infrecuentes.

Es cierto, no es Di María un puntero o un extremo brillante. Pero en algunas oportunidades juega en esa sintonía. Y cuando juega abrazando esa plenitud, como lo hizo en el PSG en la última presentación que le permitió al equipo francés disputar este domingo en Lisboa la final de la Champions contra el Bayern, sus acciones crecen a una velocidad notable. Y en la misma proporción se multiplican y crecen las adhesiones del mercado periodístico proponiendo que el entrenador de la Selección, Lionel Scaloni, vuelva a llamarlo (ya estuvo en el plantel durante la Copa América realizada el año pasado en Brasil), después de una breve etapa alejado del conjunto nacional.

¿Es un jugador imprescindible Di María para la Selección? Claramente no lo es. ¿Es un jugador convocable, teniendo en cuenta que en la primera quincena de octubre arrancarán las Eliminatorias para Qatar 2022, enfrentando Argentina en la primera doble jornada a Ecuador y Bolivia? Sí, pero en el caso que Scaloni no lo convoque de ninguna manera podría afirmarse que cometió un error conceptual o estratégico.

Di María ya jugó en tres mundiales: Sudáfrica 2010, Brasil 2014 y Rusia 2018. Disputó cuatro Copas América: Argentina 2011, Chile 2015, Estados Unidos 2016 y Brasil 2019. Y formó parte de los planteles que jugaron las Eliminatorias para los mundiales de Sudáfrica, Brasil y Rusia.

¿Qué significan estos episodios que registra la historia? Que Di María ya dispuso de numerosas posibilidades vistiendo la camiseta de la Selección. Y si se hace un repaso de lo que dejó como saldo, salta a la vista de cualquiera con una memoria futbolística apreciable que su aporte no fue muy destacado ni muy influyente, más allá de algunos partidos y goles (el más importante y decisivo que conquistó fue ante Suiza en tiempo suplementario por los octavos de final en Brasil 2014) recordados.

Que Di María quiera regresar a la Selección después de ser una fija en la Selección durante una docena de años, está bien y es razonable. Quizás lo que no parece tan razonable es que por haber jugado en un muy buen nivel frente al Lepzig el último martes, Scaloni considere seriamente que tiene que ser incluido en la próxima lista. Un partido excelente o un partido pésimo no deberían ser testimonios suficientes e irreprochables para medir las respuestas y los alcances de un jugador. Aunque ese jugador acredite un prolongado recorrido.

El fútbol de Di María está claro que nunca dejó de ser valioso. Pero como ocurre en todos los escenarios de la vida, hay etapas que se abren y etapas que se cierran. Los nuevos pedidos por el retorno de Di María a la Selección son espasmódicos. Como también eran espasmódicos los reclamos exigiendo que nunca más fuera convocado.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados