Jorge Macri, intendente de Vicente López, cuestionó medidas adoptadas por la gobernación en medio del coronavirus como la negativa a las clases presenciales y el cierre de pequeños comercios.

Jorge Macri, intendente de Vicente López y titular del PRO a nivel provincial, critica el manejo de la pandemia por parte del gobierno bonaerense porque benefició a las grandes cadenas de hipermercados en detrimento de los pequeños comerciantes, a los que encerró durante 4 meses sin darles oportunidad de pelear.

También objeta la decisión de impedir que se retomen las clases presenciales, aún observando estrictos protocolos de seguridad. "¿A quién se le ocurrió que la educación no es esencial?", preguntó al explicar que el cierre masivo de jardines de infantes y maternales además de producir un daño a los chicos atenta contra políticas de género ya que muchas madres -a veces único sostén de hogar- se ven impedidas de ir a trabajar.

Y señaló las graves contradicciones que exhibe el oficialismo tanto nacional como provincial frente al conflicto por la toma ilegal de tierras. "Dicen que no es delito y apañan a un dirigente que impulsa las tomas como Juan Grabois y por otro lado el ministro de Seguridad Sergio Berni sostiene todo lo contrario. Pero lo peor es el mensaje que le llega al laburante que alquila su vivienda o el lugar donde trabaja y ve que con lo que paga de impuestos se subsidia a los okupas", consideró.

La carrera hacia la candidatura, sus competidores, su relación con María Eugenia Vidal y el peso del apellido fueron motivo de análisis en este reportaje.

- ¿Cómo ve la gestión de la pandemia en la provincia?

- Regular. Le faltó (a Axel Kicillof, gobernador bonaerense) mucha confianza e interacción con los intendentes, quisieron abarcar mucho y les faltó flexibilidad para ir encontrando equilibrios entre actividad y salud. Se cometieron grandes injusticias, la más notoria fue prohibir durante casi 4 meses la actividad a los pequeños comercios mientras que los hipermercados vendían todos los rubros. Y no hablo de alimentos (almacenes, verdulerías, carnicerías que sí pudieron abrir), hablo de mercerías, negocio de ropa, de tecnología, librería, mueblería, electrónica. Todos estuvieron 4 meses sin poder dar la batalla. Los grandes acapararon todas las ventas destruyendo un tejido social y económico central que constituyen los pymes y los comercios barriales en el Conurbano. Esa decisión fue política y no tiene que ver con la enfermedad.

- ¿Y en cuanto a la negativa a autorizar las clases presenciales?

- Cometen un gran error no permitiendo la vuelta a las clases de alguna manera, con mucho cuidado. No sé a quién se le ocurrió que la educación no es esencial. En nuestro distrito a las escuelas parroquiales y maternales los estamos subsidiando, no sólo eximiéndolas de tasas sino con dinero. A cada escuela parroquial le estamos dando un millón de pesos, cien mil pesos por mes. A los maternales, 50 mil pesos. Hay que entender que ese mundo es esencial para la clase media y si cierra no hay manera de que lo absorba el Estado. La provincia está cometiendo un error grave porque en el caso de los maternales y los jardines de infantes se afecta una política de género, porque esas instituciones permiten que las mujeres puedan salir a trabajar. Muchas de ellas son sostén de hogar. Además de pérdida de empleo, de chicos que no están estimulados, hay una mamá que no va a poder volver a su trabajo. Y eso es una gran injusticia.

- ¿Qué opinión tiene sobre el manejo de la crisis desatada alrededor de las tomas de tierras?

- Se han manejado mal con un discurso poco claro, con una ministra de Nación que dice que no es delito y un ministro de provincia que dice que sí. No pueden tener un miembro de su espacio político, apañado y protegido, como Grabois, casi impulsando las tomas y a Berni diciendo que en la provincia se cumple la ley. El gobernador y el presidente en esto no han sido lo suficientemente claros. Esa política tiene dos efectos: primero es avalar un hecho ilegal y el segundo es el mensaje que le damos al laburante. Al que levanta su persiana todos los días, la viene peleando, paga su impuesto provincial y siente que su impuesto va a ir a subsidiar al que ocupa. Y el que está alquilando el lugar para laburar y para vivir?. Pongámonos en su lugar. Es un muy mal mensaje.

- ¿Qué políticas públicas propondría?

- Hay que generar vivienda. Nosotros como municipio hemos creado un banco de tierras que permita fomentar la creación de vivienda, no solo para los sectores más vulnerables, también para la clase media que vive de alquiler en alquiler, en medio de un problema grave. Allí los municipios podemos tener un rol relevante, poniendo tierras y fomentando la construcción de viviendas. tierras habitables, con servicios y no inundables.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados