El actor afirma que siempre va al frente, pese a que a veces sale lastimado. Lo fortalece el hecho de haber empezado a disfrutar como padre y lo preocupa su economía. "Hoy laburas para tratar de llegar a fin de mes".

El paso de los años lo fue curtiendo. Es apasionado y, a pesar de los golpes que recibió, sigue yendo al frente. Sorteó con éxito la mayoría de los obstáculos que se le presentaron. Le gustaría tener resuelto el tema económico. Varias veces pensó en tirar todo por la borda y, en algunas ocasiones, se sintió a la deriva en lo profesional. Hoy, Alejandro Fiore, -quien protagoniza junto a Alejo García Pinto y Verónica Varano la comedia “¿Qué tenés en la cabeza”, que debutó el 4 de enero en el Teatro La Campana de Mar del Plata- deja ver, entre otras cosas, las razones por las que siente fuerte y bien plantado en la vida.

En su mundo personal, ¿es más cauteloso?

-No. Soy muy pasional. Me pego golpes a lo loco, pero voy al frente.

¿Se siente de vuelta de algo?

-No. Si bien he gastado mucha suela, sigo yendo porque siento que me falta bastante por aprender.

¿Cómo se siente hoy?

-Me siento fuerte, porque empecé a disfrutar como padre.

¿Alguna vez quiso tirar todo por la borda y empezar en otra actividad?

-Sí. Varias veces dije: “Basta, esto se terminó”, porque uno no puede esperar eternamente vivir de algo. Si para sobrevivir tuviese que hacer otra cosa, no dejaría nunca de actuar, aunque sea gratis, ni de hacer algo vinculado a mi vocación.

ADEMÁS:

Fede Bal va contra todas con carta documento

Dolor por la muerte del hijo mayor de Pinky y Raúl Lavié

Su concepción, ¿cambió desde que formó una familia?

-No, pero todo tiene que ver con lo que le tocó a cada uno en esta profesión. Cuando fui padre, tenía bastante laburo. Tiempo después, vinieron momentos en los que mermó el trabajo y empecé a ver las cosas distintas. Entendí que necesitaba trabajar para darles a mis hijos una educación y que lo que realmente importaba era tener una entrada mensual y comencé a gestionar mi propio trabajo.

Por alguna circunstancia, ¿sentía que iba a la deriva?

-Mil veces no supe para qué lado agarrar, pero en lo profesional. Fueron momentos en los que decidí dejar de probar, porque no podía seguir jugando al chico que quería actuar. De hecho, siempre tuve cosas paralelas, como un bar, un restaurante o una caballeriza.

¿Qué tema la gustaría tener resuelto?

-El económico. Si supiera que gano cinco y con esos cinco vivo tranquilo, el 80 por ciento de mis quilombos desaparecerían.

La falta de dinero, ¿limita?

-Sí, A pocos le debe pasar lo contrario. Hoy laburás para llegar a fin de mes. Te alcanza para la diaria. Si uno tuviera guita, tendría menos bolonquis y disfrutaría más de la vida. Me gustaría erradicar de mi mente el pensamiento de estar haciendo algo por necesidad.

En su caso, ¿lo urgente le quitó preponderancia a lo importante?

-No tanto, pero disfrutaría más si tuviese estabilidad económica.

Emprender cada nuevo día, ¿se le hace cuesta arriba?

-No, pero ahí entran a jugar mucho mis hijos.

El tiempo, ¿cura todas las heridas?

-El tiempo te va curtiendo y te va haciendo más resistente a los dolores. Las heridas duelen menos porque, quizás, con los años uno, les da menos importancia a cosas que antes eran cosa de vida o muerte.

¿Cómo por ejemplo?

-Estar o no estar, pertenecer o no pertenecer. Hoy sé que esas cosas son insignificantes y que lo único verdadero son la familia y los amigos.

Sus seres queridos, ¿ayudaron a construir su ser?

-Sin duda. La educación que me dieron mis viejos y el cariño de mis hijos me ayudaron. No es fácil para mis hijos tener un papá que hace un trabajo distinto al de los demás padres del colegio, con horarios diferente, que desaparece los fines de semana porque se va de gira y que, a veces, no está en sus cumpleaños. Por eso, puse el pie en el freno y trato de estar presente, cosa que no hacía cuando tenía mucho trabajo.

En su rompecabezas, ¿qué piezas le falta encontrar?

-La de la estabilidad laboral y la de algunas cosas que no he hecho y que, a veces, no llevo a cabo por cuestión de cansancio.

¿Pudo sacarle todo el jugo a su existencia?

-La exprimí al máximo, pero aún no le saqué todo el jugo que quiero.

Por último, ¿le encontró la vuelta a la vida?

-No, prefiero seguir improvisando.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados