El ministro de Deportes de Colombia, solicitó a Conmebol el cambio de fecha de la Copa América. Es difícil que esto pase y se haría íntegramente en Argentina.

El Ministerio de Deportes de Colombia, a través de su titular, Ernesto Lucena, solicitó hoy a la Conmebol que la Copa América que debe organizar en forma conjunta con Argentina a partir del 13 de junio próximo sea aplazada hasta diciembre de este año, con el objetivo de que en los estadios del país pueda haber presencia de público.

Lucena desvirtuó de esta manera las versiones circulantes en la jornada respecto de que Colombia desistiría de organizar el 50 por ciento de la competencia, al tiempo que también aclaró que el agitado clima sociopolítico que atraviesa su país no está ligado con este pedido de postergación.

El ministro del gobierno colombiano anticipó que en las últimas horas le fue enviada una carta a la Conmebol para solicitar el aplazamiento de la Copa América "con la intención de que el torneo se celebre en diciembre de este año en conjunto con Argentina", y ahora están aguardando una respuesta del ente rector del fútbol sudamericano a tal efecto.

Lucena, que también desmintió que vaya a renunciar a su cargo, algo que arrastraba la versión anterior, sostuvo días atrás, en declaraciones que reprodujo el diario El Espectador, que existe "una tendencia de gente que no quiere la Copa América, pero hay mucha otra que sí. La razón es el aforo", remarcó.

El funcionario reveló que el gobierno de Colombia hizo una inversión de más de 12.000 millones de pesos para acondicionar los estadios de Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla, que serán las cuatro sedes donde se jugará el Grupo B, del que tomarán parte el seleccionado local, Brasil, Ecuador, Venezuela y Perú.

Las sedes argentinas son el estadio de River Plate, el Mario Alberto Kempes, de Córdoba, el Malvinas Argentinas, de Mendoza y el Único-Madre de Ciudades, de Santiago del Estero.

"Pero acá estamos trabajando para que se puedan desarrollar no solo la reactivación emocional de los colombianos a través del deporte, sino también la económica. Por eso hemos dispuesto de más de 12.500 millones de pesos en cada uno de estos cuatro estadios para dejarlos a tono con iluminación y comunicaciones, generando más de 5.600 empleos directos y 16.600 indirectos", le amplió a la Revista Semana.

El pedido de aplazamiento llega apenas una semana después de que el gobierno de Iván Duque y la Conmebol ratificaran a Colombia como sede del torneo, a pesar de los disturbios que obligaron a desplazar del país algunos partidos de Copa Libertadores en los últimos días.

Pero la voluntad del gobierno y la Federación Colombiana de Fútbol, a excepción de Álvaro González, presidente de la Difutbol, el único dirigente que se manifestó en contra de la organización del evento, era la de continuar con la realización de un torneo que, según pudo apreciarse en las últimas semanas, tampoco ofrecía garantías de seguridad a las delegaciones, más allá de la afectación sanitaria por la pandemia de coronavirus.

La decisión de pedir la postergación fue adoptada tras una reunión llevada a cabo hoy en el Palacio de Nariño entre el presidente Duque; la vicepresidenta y canciller Martha Lucía Ramírez; el ministro de Salud, Fernando Ruíz y el ministro del Deporte, Lucena, quien fue el vocero de lo resuelto.

"El Gobierno de Colombia solicita formalmente a la Conmebol, a través de la Federación Colombiana de Fútbol, el aplazamiento de la Copa América. Lo más importante es el aforo del público, y la imposibilidad de tenerlo hace que la Copa no sea un evento como el que todos soñamos. Solicitamos una nueva fecha donde el Ministerio de Salud mostrará un anexo de cuándo podríamos tener el aforo del 50 por ciento de público", dijo Lucena.

Según aclaró Lucena, en declaraciones que se hicieron públicas a través de videos y redes sociales, y que inmediatamente reprodujo también Radio Caracol, entre otros medios del país, la decisión adoptada por el gobierno colombiano no fue consensuada con el de Argentina.

Si la Copa América pasa para diciembre, además de tener una duración de un mes, lo que afectaría las fiestas de Navidad y Fin de Año, tendría la complicación de que la Conmebol ya planificó triples ventanas de eliminatorias mundialistas para los meses de septiembre, octubre y noviembre, por lo que esto afectaría directamente las competiciones de las ligas europeas, principales proveedoras de futbolistas a las selecciones sudamericanas.

Esto entre el 13 de junio y el 10 de julio próximos, como está programada ahora la competencia, no afectaría los calendarios interclubes del Viejo Continente porque se va a jugar simultáneamente con la Eurocopa.

Y por si esto fuera poco, la séptima y octava fechas de eliminatorias se van a jugar el 3 y el 8 de junio, y Argentina deberá enfrentar a Chile en la primera de esas jornadas en Santiago del Estero, pero en la siguiente tendrá que trasladarse justamente a Barranquilla para visitar a Colombia.

Siempre en tono futbolero, Colombia acaba de lanzarle una "pelota envenenada" a la Conmebol, y en este caso no podrá sacarla al córner, sino que tendrá que atajarla y resolver cuanto antes, porque para el 13 de junio solamente faltan 24 días.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados