La primera futbolista trans de Argentina confesó que intentó suicidarse en varias ocasiones pero que el fútbol "le salvó la vida" al brindarle una contención social y servirle como "escape" a la discriminación, mientras espera por la habilitación de la Asociación del Fútbol Argentino

El fútbol, muchas veces, puede ser epicentro del machismo más brutal. Sin embargo, hay ocasiones que se demuestra que sus raíces, relacionadas a la lucha de clases, el desarrollo social y la inclusión, aún siguen vigentes.

Y uno de esos casos es el de Mara Gómez, futbolista trans de Villa San Carlos, que confesó que intentó suicidarse en varias ocasiones pero que el fútbol le salvó la vida, al brindarle una contención social y servirle como "escape" a la discriminación. Hoy, aún espera la habilitación de la AFA para hacer lo que más le gusta: entrar a una cancha y jugar.

Mara descubrió el fútbol a los 15 años por medio de una vecina del barrio, la misma que la frenó ante su decisión de suicidarse, algo que pensó más de una vez porque, desde chica, fue víctima de una "gran exclusión" al autopercibirse mujer y darse cuenta que le gustaban los varones.

"En ese tiempo me invitaron mis vecinas a jugar al fútbol. No era algo que me llamaba la atención y lo tomé como una diversión pero con el fútbol encontré un medio de contención social y me ayudaba a olvidar todo lo malo. Me salvó la vida", contó Mara a Télam.

"Las personas trans no tenemos opciones prácticamente. La expectativa de vida es de entre 30 y 40 años, nadie nos da trabajo, nos excluyen desde nuestras familias y hasta en el sistema de salud cuando te atienden mal en un hospital. El mismo hombre cis-género que te bloquea la posibilidad laboral es el mismo que después te consume en la prostitución, que es una salida que muches encuentran. Se trata de vivir o de morir simplemente, es muy complicado", describió.

Frente a esa cruda realidad que tienen que atravesar las personas travestis-trans a diario, Gómez reclamó "una sociedad con oportunidades y que se entienda que la capacidad viene de la cabeza, no de los genitales".

Este domingo se conmemorará el Día Internacional del Orgullo, en recuerdo a los disturbios de Stonewall, Estados Unidos, de 1969 que marcaron el inicio del movimiento de liberación y lucha por los derechos LGBTI+. Y, en este marco, Mara aguarda una resolución por parte de la AFA para poder jugar el campeonato femenino con Villa San Carlos.

Con el respaldo de la Ley de Identidad de Género, Mara aseguró que su idea fue "evitar el conflicto en un principio" y apostó a un entendimiento con la dirigencia de la AFA, ya que en la normativa de la FIFA no hay ningún artículo que le impida jugar al fútbol como al resto de sus compañeras. Es que, entre muchas cosas, la ley establece la obligatoriedad de que las personas trans sean tratadas de acuerdo a su identidad de género autopercibida.

Sin embargo, su lucha es difícil por los prejuicios culturales y sociales arraigados en la sociedad y, cuando la chicanearon con el tema de la "ventaja física", ejemplificó con Lionel Messi, que tiene siete Balones de Oro y mide menos de 1.70. "Es el mejor de todos pero sin ser físicamente imponente. Tuvo que irse de chico a tratarse para crecer de altura. No es física, es una cuestión de habilidades, por eso me llamaron desde el club", sostuvo.

Igualmente, el apoyo no faltó desde el fútbol femenino: "Tuve muchos mensajes de jugadoras de Primera División, del Ascenso y de afuera pero ninguno del fútbol masculino. Me mandó un mensaje Ruth Bravo, una de las figuras de Argentina. Todas ellas me están apoyando. Entienden mi situación porque ellas lo atravesaron por el simple hecho de ser mujer. Ellas pelearon por un reconocimiento para tener un torneo hasta ahora semi profesional".

"El fútbol es la mitad de mi vida, cuanto menos juego es mayor la incentivación de hacerlo. Mi deseo como persona y como jugadora es no tener un techo, ni limitaciones de poder jugar. Quiero ser jugadora de AFA para evolucionar", concluyó.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados