Aunque con angustia, pasó de ronda en la Copa Argentina. Ahora piensa en lo que le viene en el torneo, y en la revancha de fin de mes frente a Alianza Lima por la Sudamericana. En todos los frentes, se entusiasma.

En el formulario de que recibió Ariel Holan con materias pendientes para tildar, quedaba vacío el casillero sobre los partidos en los que el equipo jugaba mal y se quedaba con las manos vacías. En su debut en la Copa Argentina, cumplió con su costumbre de pasar la ronda inicial, pero lo hizo desde los doce pasos, tras un empate sin goles ante Camioneros (cuatro categorías inferior) y, lo que es peor, jugando mal, con pocas ideas y casi sin profundidad.

En las alforjas de las excusas se encuentran la rotación de apellidos que dispuso el DT debido a la exigente competencia del equipo (además de la necesidad de ver en acción a varios de los que considera primera alternativa para la alineación titular), la buena respuesta anímica y física del rival y a una merma habitual que experimentan los equipos después de un clásico en el que se entrega todo. Pero Holan mantuvo en la alineación a uno de los titulares: Martín Campaña, y fue clave para que el Rojo siga adelante en este torneo, donde deberá jugar ante el vencedor de la llave entre Atlético Tucumán y All Boys.

Ahora, la hoja de ruta del torneo local tiene como destino inmediato el partido de mañana (desde las 20, con arbitraje de Fernando Echenique). Para esta ocasión, el DT dio a conocer la lista de citados, con Walter Erviti y sin Sánchez Miño (suspendido). El equipo se confirmará hoy sobre esta base: Campaña; Toledo o Martínez, Franco, Tagliafico y Bustos; Rigoni, Nery Domínguez, Diego Rodríguez y Barco; Benítez y Gigliotti. Siete días después, deberá visitar a Aldosivi en Mar del Plata; luego, el miércoles 31 tendrá la revancha ante Alianza Lima en Perú, vermut de su visita a Boca en La Bombonera en una semana en la que quedará bien definido su escenario deportivo.