La aclaración quizás tardía pero apreciada de Marcelo Gallardo señalando que fue descartado para dirigir a la Selección nacional, entre otras cosas pone en foco la sospechada y sinuosa naturaleza del poder que emana de la AFA.

No pasó desapercibido lo que declaró en los últimos días Marcelo Gallardo respecto a la oferta que nunca recibió para ser técnico de la Selección nacional. Pero tampoco este episodio se terminó instalando en la agenda del fútbol argentino como un tema que dejaba en evidencia a la primera plana de la dirigencia que maneja AFA.

Gallardo, en una entrevista concedida en Uruguay, después de ser elegido por el diario El País como el mejor técnico de América, afirmó: “Siempre se me ha relativizado para la Selección. Yo no rechacé nada porque no me ofrecieron nada. Nunca nadie me demostró que me quería. Al manifestarme de acuerdo a lo que pensaba sobre lo que veía que se estaba haciendo muy mal, es como que se me descartó”. Y con visión de futuro, agregó: “Dirigir a la Selección es uno de los deseos y desafíos que uno tiene como entrenador”.

ADEMÁS

Menotti será el Director de Selecciones Nacionales de Argentina

AFA confirmó la llegada del VAR a la Argentina

La respuesta de Gallardo sirve para construir una pregunta casi elemental: ¿quiénes fueron los que borraron al Muñeco del mapa de la Selección? Porque luego de la despedida de Jorge Sampaoli desde la AFA se planteó que habían sondeado a varios entrenadores (Simeone, Gallardo, Pochettino y Pekerman entre otros) y que ninguno de ellos se mostró interesado en conducir a la Selección.

Ahora Gallardo sostiene que nadie lo contactó. Que nadie habló con él. Y que se lo descartó, más allá de todas las versiones que circularon interpretando que no quería ser el máximo responsable de la Selección. Interpretaciones interesadas que a esta altura suenan como auténticas operaciones de prensa para desactivar esa posibilidad que finalmente aprovechó Lionel Scaloni.

La pregunta que antes formulamos no admite finales abiertos. Fue el presidente de AFA Claudio Tapia quien señaló que los candidatos mencionados no estuvieron receptivos a ninguna propuesta. Y que dadas las circunstancias continuaría Scaloni hasta no se sabe cuando, más allá del arribo reciente y sorpresivo del Flaco Menotti como director de selecciones nacionales.

¿Por qué Tapia se arriesgó frente a la prensa a recorrer el espinel de los técnicos anticipando negativas sin temor a ser desmentido? Habrá que preguntárselo a Tapia. Lo concreto es que con Gallardo faltó a la verdad. ¿No lo quería? Está claro que no, aunque el pasado viernes se justificó señalando que Gallardo había declarado que no era su tiempo después de renovar su contrato con River y que esas actitudes lo alejaron, revelando que no existió con el Muñeco ni siquiera ni una charla preliminar.

Dejando de lado a Tapia, ¿lo quería a Gallardo ese peso pesado de AFA tan influyente que es Daniel Angelici? Está claro que tampoco lo quería, a pesar de que ahora afirmó que después de la Copa América a disputarse en Brasil desde el 14 de junio hasta el 7 de julio de este año “hay que hacerle una propuesta y ofrecerle formalmente el cargo, porque tengo que reconocer que sacándome la camiseta, el reúne todo”. Sugestivo, ¿no? Reúne todo, pero no lo convocaron ni para tomar un café a las cuatro de la mañana.

¿Y Mauricio Macri? El único dato es que al presidente de Argentina se lo observó en un video en un contexto distendido de un laboratorio de medicamentos calificar a Gallardo como “un culón”, antes de la resolución de la Copa Libertadores.

Gallardo hizo bien en no seguir acompañando una mentira muy extendida en los medios. Y aunque quizás su explicación no la difundió en el momento que correspondía por razones que solo Gallardo debe conocer, haber salido a la cancha para revelar su pensamiento es un aporte valioso que también puso al desnudo la metodología de Tapia y compañía para imponer criterios de muy dudoso origen.

Lo fundamental es que Gallardo expuso en pocas palabras la falsa construcción que se transmitió desde AFA. Y sin dudas dejó en claro que su nombre fue utilizado. ¿Por qué lo bajaron? La primera respuesta deberían brindarla Claudio Tapia en comunión con Daniel Angelici.

¿Pero tienen la respuesta? Porque lo que dijeron luego del fallido dirigencial que Gallardo puso en foco fue apenas una muestra de cómo retroceder en chancletas ante las evidencias

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados