La Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES) dictó una Resolución que permite la defensa

ANSES dictó hace ya algunos meses una Resolución que permite a los Jubilados defenderse de algunos descuentos que se les efectúan de manera abusiva en sus haberes, en varias ocasiones por la previa solicitud de un préstamo que implicó la incorporación a una mutual o institución (sin saberlo o sin quererlo).

Para poder brindar herramientas de defensa a los interesados o bien a los allegados de los jubilados o pensionados que estén en esta situación citaremos un muy buen artículo del Dr. Alejandro Pérez Hazaña del sitio Justicia Colectiva, en este caso en la segunda parte

ADEMÁS:

Neuquén: votaron los candidatos y hay problemas con la boleta electrónica

Como ya habíamos adelantado el domingo pasado, quedaron afuera de la Resolución las deudas crediticias y los descuentos bancarios.

Lo primero no es explicado por la resolución, simplemente quedan afuera los créditos. Esto es difícil de justificar, dado que las fallas del sistema son las mismas en ambos casos. Hay que hacer una aclaración obvia en este sentido: una cosa es la deuda que el jubilado o consumidor contrae y otra es el medio por el cuál se paga dicha deuda. La baja del medio, no libera de la deuda. Si la administración ha detectado el cobro de montos por créditos, sin justificación alguna y de forma sistemática y repetida (cosa que ha sucedido y se conoce sobradamente en cualquier oficina de defensa del consumidor), entonces esta distinción no se puede explicar: debió darse de baja la forma de descuento para ambos conceptos. En caso de que la deuda sea real, podrán establecerse otros mecanismos de revalidación o ejecución del crédito, pero si el administrador del sistema no toma medida drásticas, los abusos van a continuar.

Sumado a esto, se ve constantemente una disminución de los abusos por medio de estos mecanismos (códigos de descuento), pasando a consolidarse los abusos por medio de los bancos que pagan los haberes. Hoy en día aumentan constantemente los reclamos por servicios impuestos a los jubilados en la caja de los bancos, o descuentos en sus cuentas. Este tipo de sistemas de descuentos bancarios están cada vez menos regulados (hoy en día se han habilitado los descuentos directos en cuentas bancarias por terceros casi sin control, para favorecer el surgimiento de las financieras digitales por ejemplo), siendo más fácil lograr extraer fondos ilícitamente de los consumidores. Sobre esto, la ANSES no parece estar tomando medida alguna, ni tampoco lo está haciendo el BCRA.

En este sentido, es de esperar todavía menos reclamos por este tipo de descuentos, pero simplemente por la migración y aumento de la operatoria a otros sistemas menos regulados (el bancario).

Si no se intentan tapar todos los agujeros, el abuso únicamente se corre de lugar.

Qué hay que hacer ahora

Lo primero que hay que hacer, es decidir qué servicios se desea pagar mediante este medio, si no hay ninguno, no es necesario hacer nada. Pasados los 2 meses, se van a dar de baja solos. Si pasados los dos meses, los descuentos continúan, hay que evaluar si estos descuentos son realmente de un préstamo o no, y solicitar más información a la ANSES, o hacer el reclamo en la oficina de defensa del consumidor.

Si tenemos servicios que deseamos seguir pagando con el descuento entonces debemos actuar en los próximos 2 meses o se darán de baja. De ahora en más, este descuento durará 2 años, teniendo luego que ser renovado.

Con el dictado de la resolución, la ANSES informó los medios para confirmar los servicios que se desea continuar pagando, en este sentido se informó que era posible hacerlo:

A través de la web, ingresando a “Mi ANSES” con la clave de la seguridad social.

En una delegación de ANSES, sin turno.

A través del 130 (opción 5 y luego 6).

Conclusiones

Esta es una deuda de la ANSES de hace muchos años, y el paso dado es positivo, aunque medido en favor de los proveedores que se han abusado durante años de los jubilados. Sin embargo, esperamos que las medidas tomadas para identificar adecuadamente el origen de los descuentos, permitan lograr a futuro un control mucho más estricto, y detener los abusos.

Aun así, la omisión de tomar medidas adecuadas para evitar los abusos en el sistema bancario (medio obligado de cobro hoy en día, por imposición del propio ANSES), hace que mucho del esfuerzo, tardía y controlado, parezca insuficiente. Hoy en día, y cada vez más, los abusos vienen por el lado bancario y no por los códigos de descuentos. Si no se pone el ojo en la mecánica emergente, la situación sólo va a empeorar.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados