Mantener la calma, establecer rutinas diarias, cognitivas y físicas, iluminar los ambientes, no confrontar, planificar una red de contención y estar atento a algún cambio de conducta son algunas de las claves.

La pandemia mundial de coronavirus genera múltiples desafíos en todos los ámbitos y uno de ellos es el cuidado de personas con Alzheimer durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio. “Los comportamientos relacionados con la demencia, la edad y los problemas de salud pueden aumentar el riesgo de la infección por Covid-19”, señaló la neuróloga Cecilia Serrano, por lo que brindó una serie de recomendaciones para los cuidadores.

En declaraciones a este diario, Serrano, quien está a cargo del sector de Neurología Cognitiva del Centro de Promoción, Prevención y Rehabilitación (CPPR) Unidad Asistencial “César Milstein”, destacó que “el impacto global del Covid-19 no tiene precedente y, particularmente en grupos vulnerables como las personas que viven con demencia, sus cuidadores y familiares, lo que ha hecho que tengamos que cambiar la manera en que se aborda a los pacientes, ya sea en la consulta como en el tratamiento”.

“La situación va cambiando día a día, se necesitan compartir recursos y orientación sobre mejores prácticas a medida que estén disponibles y es importante tener en cuenta algunas recomendaciones”, indicó la especialista, quien es miembro del Comité Científico de la Asociación de Lucha contra el Mal de Alzheimer y Alteraciones Semejantes de la República Argentina (ALMA) y del Consorcio Latinoamericano y del Caribe sobre Demencia (LAC-CD).

En este sentido destacó que “la experiencia en China, reportada por la Dra. Huali Wang, de la Universidad de Pekín, muestra que durante la pandemia las personas con demencias, incluso con demencias leves, han tenido dificultades para adaptarse a los cambios de rutina causados por el aislamiento social”.

“Esta situación les provocó más desorientación, cambios en el sueño y en la conducta, mayor ansiedad y agitación”, indicó.

Asimismo agregó que las personas cuidadoras “se sintieron más sobrecargadas, con mayor estrés”.

Para atenuar esos efectos se aconsejó a los cuidadores y cuidadoras instaurar nuevas rutinas con las personas a cuidar, proponer actividades, acompañarlas en su realización e incentivar la actividad física.

De igual forma, a los cuidadores se recomendó usar métodos psicológicos de autoayuda, por ejemplo meditación.

También destacó que se brindaron “consejos, manuales de educación, grupos de ayuda virtuales y se facilitó el acceso a atenciones de salud remotas por teléfono o Internet para limitar las salidas del hogar y disminuir el riesgo de contagio”.

Ante este panorama, la especialista remarcó que “en Argentina estamos en una etapa de aprendizaje y de cambio hacia nuevas formas de abordar el Alzheimer y la pandemia, aprendiendo de las recomendaciones de los países con mayor experiencia”.

Y sostuvo que “el bienestar de muchos pacientes durante esta pandemia dependerá, por un lado, de la capacidad de los cuidadores para buscar información que les ayude a enfrentar la cuarentena con sus propios medios y, por el otro, de que existan iniciativas para facilitar el acceso a dicha información y a otro tipo de apoyo desde los diferentes centros de atención, ONG’s o el Estado”.

Las recomendaciones son las siguientes:

1: Mantener la calma y la tranquilidad como persona cuidadora.

2: Cumplir el aislamiento social preventivo y las medidas de higiene.

3: Si es difícil el lavado de manos por problemas de conducta o de memoria, la solución es usar alcohol en gel.

4: Limitar la sobreexposición propia y de la persona a cuidar a las noticias sobre el coronavirus. “Esta es una consulta habitual porque en las casas de los pacientes están todo el día las noticias y eso excita a las personas. Es importante ver qué pasa en la hogar. Uno puede estar informado de manera apropiada, justa, pero no sobreinformado, con tanta información todo el día”, remarcó.

5: Mantener rutinas diarias, cognitivas y físicas. Respecto a las rutinas cognitivas destacó que “se pueden establecer pautas para hacer tres veces por semana o todos los días juegos de cartas, palabras cruzadas, crucigramas, imprimir actividades que se bajan de Internet, ver y acomodar fotos viejas, leer un cuento y luego charlar, ver una película y luego comentarla”.

6: Iluminar los ambientes durante el día para facilitar el ciclo vigilia-sueño. “Hay que abrir las ventanas para facilitar el ingreso de la luz solar en la vivienda y luego cerrarlas cuando cae el sol porque es importante para la orientación” del día, señaló.

7: No confrontar, explicar las veces que sea posible, con tranquilidad, y si no mejora, inventar una excusa.

8: Mantenerlo conectado con sus familiares. Puede ser necesario el uso de la tecnología, teléfono, videollamada, tablet, computadora.

9: Planificar los medicamentos y una red de contención en caso que la persona cuidadora se enferme. “Hay que tener un plan A y un plan B”, afirmó.

10: Si se nota un cambio de conducta en la persona cuidada asegurarse que no tenga fiebre ni síntomas respiratorios. Sobre este punto explicó que “un cambio de conducta puede ser señal de fiebre” en la persona con Alzheimer. Es importante consultar al médico de cabecera o especialista por teléfono o Internet para evitar las salidas del hogar para ir la guardia. El profesional indicará si es necesario otro tipo de asistencia.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados