Un artículo reveló que una gran proporción de muertes podrían evitarse si se redujera la contaminación aérea a los límites dispuestos por la Organización Mundial de la Salud.

Un estudio publicado el martes por la revista The Lancet Planetary Health reveló que una proporción considerable de muertes prematuras en las ciudades europeas podrían evitarse anualmente, a través de la reducción de la contaminacióndel aire, especialmente, por debajo de las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El grupo de investigadores hizo una evaluación cuantitativa del impacto que genera en la salud la exposición al aire contaminado en adultos de 20 años o más. Para eso, se estudiaron 969 ciudades y otras 47 metrópolis de 31 países europeos.

El estudio descubrió que si las ciudades mantuvieran los niveles de contaminación en lo sugerido por la OMS, se podrían prevenir 51.213 muertes por año, por exposición a partículas contaminantes de 2.5 micrones de diámetro (PM2.5) y otras 900 muertes, por exposición al dióxido de nitrógeno (NO2). Además, si se redujera la contaminación a las concentraciones más bajas registradas, podrían prevenirse hasta más de 200 mil fallecimientos por año.

La contaminación ambiental es una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en todo el mundo. La exposición a largo plazo al material particulado ambiental (con un diámetro menor a 2.5 µm o igual) fue calificado como el quinto mayor factor de riesgo para la mortalidad global en 2015, según la Carga Global de Enfermedad, Estudio de Lesiones y Factores de Riesgo (GBD), luego de que causara entre 4 y 9 millones de muertes prematuras en ese mismo año.

El encargado de la investigación, Mark Nieuwenhuijsen, aseguró en diálogo con El Popular que el principal objetivo del estudio fue estimar la cantidad de muertes que son causadas por la contaminación del aire en las ciudades de Europa y hacer un ranking de las más afectadas. A través de esto, buscan promover políticas de planificación de transporte, para favorecer la sostenibilidad, el desarrollo de comunidades habitables y saludables en las ciudades europeas.

Embed

Este estudio es la primera investigación que calcula las consecuencias en la mortalidad por la contaminación del aire a nivel de ciudad en Europa. “Anteriormente había estimaciones de la carga de mortalidad a nivel de país, pero no muchas a nivel de ciudad; ahora los tenemos para 1000 ciudades”, aseguró Nieuwenhuijsen al Popular.

Al preguntarle al investigador sobre las recomendaciones para evitar las concentraciones de contaminación en el aire, Nieuwenhuijsen sugirió :

  • Reemplazar los combustibles fósiles con energía renovable y, más concretamente, reemplazar los viajes en auto privado por el transporte público y activo

  • Cambiar la calefacción y la cocina doméstica por electricidad

  • Prohibir la quema de carbón y leña

  • Reducir las emisiones contaminantes del aire de la industria, de los barcos en los puertos o cerca de ellos y de los aeropuertos

  • Limitar las emisiones de contaminación atmosférica de la agricultura

La investigación concluyó que la carga de mortalidad más alta por exposición a PM2.5 se encuentra en las ciudades del norte de Italia, sur de Polonia y este de la República Checa. Las partículas contaminantes de 2.5 micrones de diámetro (PM2.5) se originan de diversas fuentes, incluida la combustión de fósiles y la quema de biomasa. Por un lado, en el norte de Italia, el valle Po es una zona muy urbanizada que se caracteriza por las altas emisiones de las industrias, del tráfico y de condiciones meteorológicas frecuentemente estancadas que favorecen el aumento de las concentraciones de PM2.5 en la región. Por otro lado, el sur de Polonia y el este de la República Checa cuentan con la industria minera del carbón, y, además, la quema de carbón doméstica es usual durante todo el invierno. Todo colabora a la concentración de aire contaminado.

En cuanto a la emisión de NO2, el estudio calcula la mortalidad más alta para las grandes ciudades y capitales del oeste y sur de Europa. Las concentraciones dependen en gran medida del diseño de la ciudad, la densidad del tráfico y del tipo de vehículos conducidos. En general, las ciudades densamente pobladas y con grandes volúmenes de tránsito tienden a tener altos niveles de NO2.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados