El caso de una joven diagnosticada con cáncer de ovario y un tromboembolismo pulmonar grafica un preocupante presente en los hospitales y clínicas del AMBA

Estudiante del Profesorado de Lengua y Literatura, y de la Licenciatura en Artes Visuales, María Ayelén García de 32 años tuvo un cambio en su vida cuando este año le diagnosticaron cáncer de ovario y un tromboembolismo pulmonar que también llegó a afectarle el corazón.

Un día antes de que se registrara el primer caso de Covid-19 en el Hospital Argerich, ella recibía en ese nosocomio una primera transfusión de sangre. Ahora ya lleva tres; dos de glóbulos rojos y una de plaquetas, la cual requirió de siete donantes. Para esta joven, como para muchos otros pacientes, su vida está “en manos de los donantes”, por lo que solicita a todos a no dejar de donar vida durante la cuarentena.

“Si a mí no me transfundían, me moría”, reconoce, y por eso remarca que “las expectativas de mi vida, como la de muchos otros pacientes, están en manos de un donante”.

Al decretarse el aislamiento social, preventivo y obligatorio, cayó significativamente la cantidad de donantes, en un primer momento por las restricciones de circulación y por los temores a poder contagiarse el coronavirus. En Ciudad como en la Provincia de Buenos Aires la merma llegó al 50 %, mientras que a nivel nacional se sintió una baja promedio del 45%. Con el correr de las semanas, la situación en los bancos de sangre comenzó a equilibrarse, pero no llega a equiparar los niveles habituales.

Para graficar lo ocurrido, la directora del Instituto de Hemoterapia bonaerense, Nora Etchenique, detalló que “en marzo de 2019 hubo 1.670 donantes en una semana, y en esa mismo período de este año apenas llegamos a 750 donantes”.

Durante abril esta situación se equilibró “al incentivar junto con organizaciones intermedias como iglesias y clubes de fútbol la donación extrahospitalaria, o sea colectas externas, para que la gente no circule y esté más cerca del lugar donde realizarla”, aclaró la profesional.

Oriundos de Remedios de Escalada, la familia García, tiene una historia marcada por esta enfermedad. Ayelén cuenta que por ella fallecieron su papá y su tía, y que también su mamá, Susana, afrontó un cáncer de mama. Sabedoras ambas de la importancia de la entrega de los médicos y del funcionamiento del sistema de salud, son conscientes que una donación de sangre hace la diferencia.

Al respecto, Ayelén anhela que “llegue el día que no haya que pedir más dadores de sangre”, “es durísimo estar enfermo en este nuevo mundo. Es por eso que me interesa transmitir que mi vida y la de muchos que nos encontramos en este contexto de cuarentena, depende de la conciencia y solidaridad del otro”.

ADEMÁS:

Tratamiento a Insaurralde: cerca de 150 pacientes con coronavirus mejoraron con aplicación de plasma

Brazos solidarios

El Aislamiento Social Obligatorio y el miedo a un posible contagio de coronavirus fueron las causas principales que produjo este descenso, pero la organización, la solidaridad y el compromiso revirtieron una situación que podría haber llegado a peligrar la vida de muchos enfermos de diferentes patologías en el país.

Así fue que “no llegamos a niveles críticos” porque con “alrededor de 50 colectas obtuvimos en toda la provincia 5.000 donantes responsables socialmente,” aclaró la Directora del Instituto de Hemoterapia bonaerense, luego de haberse tomado las precauciones necesarias para el preservar la salud de los donantes de sangre y del personal que los asiste.

En CABA instalando fuera de los hospitales postas fijas de donación, ubicadas en distintos barrios y desactivando la atención en varios de los hospitales, para facilitar la concurrencia.

A nivel nacional el director de Sangre y Medicina Transfusional del Ministerio de Salud, Daniel Fontana, explicó que se realizaron algunas medidas previas como “flexibilizar el aislamiento a partir de una resolución del Ministerio para que los donantes con turno puedan movilizarse y realizar un protocolo orientado por la OPS” y la experiencia local.

“Para que a principio de abril se revierta la situación fue muy importante la movilización de la Red de hemoterapia y bancos de sangres de las provincias y la ayuda de los gobernadores e intendentes, sumado a la reprogramación de cirugías, la disminución de accidentes de tránsito, o sea una menor demanda de sangre y sus componentes”, comentó Fontana.

Para el funcionario nacional, “es un desafío consolidar el cambio cultural con el fin de lograr el 100% de las donaciones voluntarias y habituales Estamos enfrentados a un cambio de paradigma lo que trae aparejado una profunda transformación de las reglas del juego creando una nueva identidad social”.

Algunos datos

Es comprensible que durante la cuarentena aparezcan dudas sobre la donación de sangre en esta situación especialmente compleja. Donar sigue siendo seguro al seguir todas las indicaciones de seguridad del personal sanitario.

En CABA se puede donar, solicitando turno previamente en DonARG (www.donarg.com.ar) en las postas que se ubicaron en la Escuela de Comercio Nº 7 “Manuel Belgrano”, de Belgrano; en el Instituto Súyay, de Caballito; Instituto Parroquial “Santa Lucía” de Barracas; o en el Salón Salamanca, de Monserrat. Mientras que en http://www.ms.gba.gov.ar/sitios/hemoterapia/donde-donar/puede consultarse los lugares habilitados en la Provincia de Buenos Aires.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados