La situación empezó a darse en barrios porteños como Palermo y Recoleta. Panaderos advierten que "faltan controles" por parte del gobierno y aseguran que, de seguir así, se van a seguir cerrando comercios

Lo que parecía impensado se convirtió en realidad: el precio del pan, un alimento tan básico como necesario, sobrepasó los 100 pesos en algunos barrios porteños y preocupa cada vez más tanto a panaderos como a consumidores. Si bien en zonas más populares de Capital Federal su precio oscila entre 70 y 90 pesos, en barrios como Recoleta y Palermo el costo sobrepasó la barrera de los 100 pesos, llegando a alcanzar un máximo de 110.

Para colmo, esto se da en un contexto altamente negativo, ya que desde algunos sectores hablan del cierre de unas mil panaderías en todo el país desde 2015. Según denunció el presidente del Centro de Industriales Panaderos de Buenos Aires, José Álvarez, en declaraciones exclusivas a Diario Popular, "no hay controles" en torno a un mercado que se encuentra "liberado".

El preocupante panorama se debe a varios motivos: uno de ellos es el alto costo de los servicios como la luz y el gas, aunque la noticia más reciente -y que impactó en el valor del pan en las últimas horas- consiste en que la bolsa de harina subió un 10%.

En este contexto, la delicada situación conllevó a que, además, 140 panaderías de la Ciudad de Buenos Aires cerraran sus persianas en lo que va del 2019.

Por este motivo, desde el Centro de Industriales Panaderos de Buenos Aires expresaron a través de un comunicado oficial su "preocupación ante la suba del precio de la harina, principal materia prima en nuestra industria".

"Hoy aumentó un 10% la harina y en los lugares de reventa hasta un 25%. Necesitamos ya controles a toda la cadena, desde el trigo a la panadería, como así también la baja de tarifas de gas para la industria, ya que se avecina el invierno", indicaron en el documento.

Controles

Por eso, le pasaron la pelota al gobierno para intentar no perjudicar a los consumidores: "Si no empiezan a controlar los precios de la cadena del trigo al pan se avecinan fuertes aumentos que perjudicarán la mesa familiar de todos los argentinos". En sintonía, desde la entidad panadera advirtieron que "de no controlar la cadena de precios, es inminente el aumento en los costos y el cierre de industrias".

"No queremos que nuestro pueblo siga pagando la falta de control. No podemos seguir teniendo el trigo y la harina más cara que en Estados Unidos y encima con tarifas y combustible dolarizados", continuó el comunicado.

Por último, el texto de los panaderos finalizó: "Cuidemos a nuestros niños, a nuestros viejos, cuidemos a nuestro pueblo y a nuestra Argentina".

A todo esto, Álvarez le agregó que en nuestro país cuesta más la tonelada de trigo que el que se exporta a los Estados Unidos y precisó que en Chicago el valor del mismo "está en 180 dólares", en tanto que en tierras argentinas el valor ronda los 210.

ADEMÁS:

Explotación sexual 2.0: la prostitución y el proxenetismo en Internet

Fue a un hotel con su amante, su pareja la descubrió y ella le hizo juicio al alojamiento

De esta manera, destacó que, mientras "las 100 bolsas de harina se pagan entre 90 y 100 mil pesos de 50 kilos cada una", ahora dicho valor "tendrá un 10 por ciento más" y se sumará al "bajo de consumo del 40%", lo cual golpeará "fuertemente" a las panaderías. Este cóctel explosivo conllevó a que "140 panaderías cerraran en 2019 en Capital Federal".

Mientras tanto, la panaderías que siguen en pie sobreviven como pueden. "Compran de 5 a 10 bolsas en el revendedor donde vale 1.200 pesos la bolsa de 50 kilos, entonces cada vez el costo es mayor y no lo pueden reponer", sentenció el dirigente.

"La Secretaría de Comercio y la de Agricultura tienen que estar presentes y llamar a los productores de trigo, a los exportadores, a los panaderos y a los molineros, y en una mesa sentarnos todos y tratar de hacer lo mejor con el Estado para la gente", concluyó.

A su turno, el presidente de la Cámara Argentina de Panaderos, Miguel Di Betta, informó que desde el sector se está viviendo "una situación difícil y muy critica que se vive desde hace 3 años".

Cierres

En diálogo con este medio, dejó en claro que desde 2015, "más de 1.000 panaderías cerraron en toda la Argentina", producto del aumento de los impuestos y el incremento de las tarifas.

Sin embargo, a pesar de buscar ser escuchados, la ayuda nunca llega. "Le enviamos dos cartas al Presidente de la Nación y no recibimos respuesta nunca", puntualizó Di Betta, quien manifestó que hay puestos laborales que corren peligro en el sector panadero.

Es menester rememorar que, a principios de año, la Federación Argentina de Industrias de Pan (FAIPA) advirtió sobre el cierre de más de 200 locales a lo largo del año pasado y por eso decretó una emergencia nacional de las panaderías.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados