Cada país ostenta su propia versión: Jocho, hot dogs, perritos calientes. Con mostaza o con una lluvia de papas. El pancho es una de las comidas más clásicas.

Si de comidas populares hablamos, el pancho es una de las opciones que encabeza el podio y este domingo se conmemora su día internacional. Por su practicidad para comerlo "de parado" en una esquina, apoyado en una barra en la calle o también ir degustándolo mientras caminamos unas cuadras durante el apuro cotidiano, hasta su versatilidad para combinarlo con diferentes condimientos para realzar su sabor.

Sus versiones son tan infinitas como ocurrencias existan. En Argentina, por ejemplo, el tradicional "pancho" siempre supo combinarse con un clásico: la mostaza. Sin embargo, la expansión culinaria contemporánea hizo que otras opciones también entren en juego para disputarle a este dúo el privilegiado podio.

En los modernos bares del centro porteño existe el podio de los más pedidos: uno de ellos es el pancho con cheddar y panceta (salchicha alemana en pan vienés con cheddar, panceta, dip de pepinillos y cebollitas con mostaza arytza y papas pay), pancho con guacamole y salsa picante (salchicha alemana en pan vienés con guacamole, salsa picante de Narda, dip de pepinillos, cebollitas y nachos), y pancho con queso brie, morrón asado y rúcula.

El origen de esta simpática y práctica comida surgió en Estados Unidos, cuando este país comenzó en la reunificación posterior a la Guerra Civil de la década de 1860.

La casa emblemática del hot dog "Nathan's Famous" está en el paseo marítimo de Coney Island, en Nueva York y en su cartel anuncian las salchichas estilo Frankfurt conocidas desde 1916. Sin embargo, a solo dos cuadras de distancia se encuentra un local cuyo cartel dice: "Feltman's de Coney Island: el hot dog original de 1867".

ADEMÁS: Hamburguesas ricas, jugosas y rendidoras

En medio de este boom de principios del siglo XX, la familia Feltman contrató a un inmigrante polaco llamado Nathan Handwerker, cuyo trabajo era cortar los panes. Feltman llegó a Estados Unidos en 1856 y como muchos inmigrantes alemanes de la época trajo consigo una afición por las salchichas estilo Frankfurt comunes en su tierra natal.

Fue así como en 1867, Feltman pidió que le adaptaran un brasero a la medida para cocinar salchichas y una caja de metal para calentar el pan en su carrito. Ese verano, cuando gran parte de la nación se estaba recuperando de la Guerra Civil, Feltman vendió casi 4.000 salchichas "Coney Island red hots" montadas en su exclusivo pan largo (pan para panchos).

Con ese pan -una modificación de la forma en que se servían las salchichas en Alemania-, se hizo que la carne fuera fácil de comer en la calle. Con el éxito llegó la expansión y, para el 1900 el humilde carrito de de Feltman se había convertido en un imperio completo.

El pancho y sus nombres

Debido a la practicidad y versatilidad de la comida, cada país supo desarrollar su propia versión de la comida, que en cada lugar es llamada de forma distinta.

En México, por ejemplo, le dicen "Jocho", y la forma más tradicional de comerlo es, además del aderezo clásico, con múltiples verduras asadas por encima de la salchicha. O el Shuco, en Guatemala, donde se disfruta con una gran cantidad de palta y morrones asados.

En Chile, por su parte, le dicen "completo", un sandwich que respeta el clásico dúo entre la salchicha y aderezo pero que suma a la combinación una gran cantidad de palta con cebolla y tomate.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2021-110619619 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados