El ministro de Seguridad bonaerense aseguró que nunca se rompió la cadena de mandos, que sabía que los efectivos irían a la Quinta de Olivos y que no utilizó a la Infantería para evitar muertes.

El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, dio una entrevista ayer a la periodista Romina Manguel para referirse a la reciente protesta de la policía bonaerense.

Según Berni “nunca se puso en riesgo la institucionalidad” y reveló que no presentó su renuncia ni tampoco se la pidieron.

También dijo que nunca negoció con los policías que se movilizaron y advirtió que si bien “con la infantería se solucionaba todo más rápido” prefirió “no usarla para no contar muertos”.

“Había gente armada, bajo efecto de drogas, alcohol y con gente infiltrada, podía terminar en cualquier cosas. Lo podría haber resuelto en minutos con la Infantería pero podía terminar con muertos”, explicó.

“La protesta fue hecha por unos pocos policías locales” y reconoció que “se sabía” que un conflicto así podía desatarse, porque los policías no tienen sindicatos y “el malestar en la fuerza estaba latente”. Y agregó: “no hace falta ser un especialista para saber lo que iba a pasar, estaba en las redes sociales”.

Según Berni, el problema con la policía no se gestó hace uno o dos años sino que es “estructural” y hasta ahora “nadie tuvo la voluntad, los recursos o la intención” de solucionarlo.

El ministro afirmó que a pesar de todo siempre se mantuvo intacta la cadena de mandos y que no se vio comprometida la seguridad de los bonaerenses.

Respecto a quienes tomaron la calle, negó que se haya tratado de una “rebelión policial” y señaló que había una “mezcla” que incluía a policías retirados, exonerados y sumariados, “gente que no tenía nada que perder porque sabía que tarde o temprano quedarían afuera”.

Para el ministro el conflicto se gestó con los policías locales, a quienes criticó por su falta de instrucción, poca disciplina y ausencia de vocación. “No se hizo una selección, entró lo que venía, se reclutaban policías como si se dieran planes sociales”, aseguró.

De todas maneras, para él los efectivos que protestaron armados frente a la quinta de Olivos no pusieron en riesgo la seguridad del presidente, aunque reconoció que “estaban preparados” para intervenir. “No tuvimos que llamar ni siquiera a la Gendarmería, nunca pedimos la intervención porque estaba todo controlado”, dijo.

Tras el fin de la movilización, el ministro dijo que nunca se comprometió a no sancionar a los policías que no cumplieron con la ley.

Por último, Berni se despachó contra la gobernadora María Eugenia Vidal y recordó que no cumplió con su promesa de equiparar los sueldos de los policías bonaerenses a los de sus pares porteños. Aseguró que compró chalecos de balas vencidos y denunció que abrió 36 mil sumarios pero dejó más de 30 mil abiertos. “La lucha contra las mafias era solo puro marketing”, disparó.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados