Claudio Izaguirre, titular de la Asociación Antidrogas de la República Argentina, denunció que el 12% de los educadores de todo el país tienen graves problemas de adicción al alcohol, cocaína, marihuana y pastillas de diseño.

La Asociación Antidrogas de la República Argentina (AARA) solicitó que comiencen a realizarse controles “antidoping” (estudios clínicos para detectar presencia de sustancias como alcohol, marihuana, cocaína y pastillas de diseño) a docentes de escuelas primarias y secundarias de todo el país, informando que alrededor del 12% de los maestros presentan adicciones graves que requieren de ayuda médica.

“No estamos exigiendo que se inicie una persecución a los docentes, sino que el Estado genere las herramientas para brindar asistencia a quienes padecen el drama de las adicciones en las escuelas. Nuestros estudios indican que el 12% de los docentes presentan problemas graves de adicción al alcohol, la cocaína, la marihuana y las pastillas, entre otras. Cabe decir que no se puede eludir esta realidad argumentando que el consumo es del ámbito íntimo y privado de las personas, porque los docentes están a cargo de niños durante muchas horas”, sostuvo Claudio Izaguirre, titular de la AARA.

Acerca del problema, Izaguirre sostuvo que “mientras se discute la paritaria docente, y otros temas fundamentales para los educadores de todo el país, creemos que resulta esencial cuidar la salud de los maestros, porque el nivel de adicción dentro del gremio es muy alto”, agregando que “se trata de adultos que requieren de atención médica, acompañamiento terapéutico, para abandonar el consumo, que los afecta a ellos, pero también genera consecuencias negativas en sus alumnos, menores de edad”.

“En países del mundo se hacen controles anuales y luego aleatorios para detectar la presencia de sustancias que puedan perjudicar la salud de los docentes y su desempeño en clase. Tienen claro que una adicción severa puede resultar absolutamente negativo para los niños. En Estados Unidos, por ejemplo, los controles son rigurosos. Los docentes que son detectados como consumidores o con graves problemas de adicción, no son echados. Todo lo contrario, se comienza un período de tratamiento, de ayuda y contención. Pedimos que las autoridades de Argentina comiencen a realizar los controles”, dijo el experto.

Finalmente, Izaguirre dijo que “los controles se deben realizar antes de los ciclos lectivos, y luego durante el año se llevan adelante de manera aleatoria, y sería interesante que los gremios apoyen esta iniciativa, porque las obras sociales docentes tienen que encargarse de los problemas de adiciones que tengan y padezcan los docentes que tienen chicos a su cargo durante muchas horas”.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados