El espectáculo conmovió a millones de personas en todo el mundo y, en particular, a los fanáticos de la astrología. El fenómeno mostró una alineación entre Tierra, Sol y Luna. En Buenos Aires varias personas lo siguieron a través de una pantalla gigante

Cercana, grande y "sanguínea": un eclipse lunar total, particularmente raro por su tamaño, dio este miércoles un espectáculo visible en gran parte del planeta. Se lo dio a conocer como "superluna azul de sangre" y mostró a una luna privada de rayos de sol que volvió a emerger teñida de rojo. Por eso su nombre.

También se le llama "azul" no por el color, sino porque se trata de la segunda luna llena en un mes, un fenómeno que solo sucede en promedio cada dos años y medio. El fenómeno consiste en una alineación entre Tierra, Sol y Luna, dando lugar a un eclipse lunar total.

Algunas personas esperaron más de cinco horas con la esperanza de encontrar un buen lugar en el observatorio Griffith de Los Ángeles, que se preparó para recibir a unos 2.000 espectadores.

El eclipse comenzó a las 8:45 (hora argentina), con una sombra negra comenzando a cubrir la Luna blanca. Una hora más tarde quedó completamente cubierta y después empezó a reaparecer, con un tono cobrizo que había cubierto su superficie.

El espectáculo fue observable en parte de América del Norte, Rusia, Asia y el océano Pacífico. En cambio, la mayor parte de Europa, América del Sur y África no pudieron seguirlo debido a la luz del sol.

En América del Norte, en Alaska o Hawái, el eclipse fue visible antes del alba. En Oriente Medio, Asia, Rusia Oriental, Australia y Nueva Zelanda, el eclipse se desarrollaba al salir la Luna en la noche de este miércoles.

Contrariamente a los eclipses solares, las gafas de protección no fueron necesarias para ver el fenómeno.

El momento exacto del Eclipse

Un regalo raro

El satélite de la Tierra se tiñó de rojo debido a un fenómeno luminoso: los rayos del sol que atraviesan la atmósfera se "difunden", excepto los rojos, que son desviados por la atmósfera iluminando la superficie lunar.

"El color rojo apareciendo durante el eclipse lunar es muy particular, es un regalo raro poder observar una luna sanguínea", dijo Brian Rachford, profesor asociado de física en la universidad estadounidense de Embry-Riddle Aeronautical.

El eclipse fue especialmente esperado porque la luna presentó "tres especificidades a la vez", confirmó el Observatorio de París en su página web: no es sólo "azul" y "sanguínea", también es "súper", porque el astro está este miércoles muy cerca de la Tierra.

El eclipse ocurrió 27 horas después de que la Luna alcanzara su punto orbital más cercano a nuestro planeta, llamado perigeo. Por lo tanto, se vio un poco más grande que de costumbre, "alrededor de 7% (más) respecto a una Luna media, lo que permitirá distinguir más fácilmente a simple vista sus zonas de sombras y contrastes", según el Observatorio de París.

La última superluna "azul de sangre" se produjo el 30 de diciembre de 1982 y fue visible en Europa, África y en el oeste de Asia. En América del Norte ocurrió hace 152 años, el 31 de marzo de 1866. El próximo fenómeno similar está previsto el 31 de enero de 2037.

Fanáticos de la astrología festejaron frente al Colón

A miles de kilómetros de distancia del “epicentro” del fenómeno, curiosos, turistas y fanáticos de la astrología llegaron hasta la esquina de Cerrito y Tucumán, justo frente al Teatro Colón, para seguir en una pantalla gigante la transmisión en vivo del eclipse de Superluna azul que a media mañana comenzó a ocurrir en la capital de Japón.

"Me gusta todo lo que ofrece Buenos Aires, soy curiosa y deseo que el eclipse nos dé más vida y menos inundaciones; si la luna puede influir en las mareas, puede hacer que haya menos lunáticos", comentó a la agencia Télam Ángela, de 89 años, del barrio porteño de San Telmo que miraba la pantalla grande emplazada en Cerrito y Tucumán.

Embed

La pantalla, que pertenece al gobierno porteño y en este caso autorizó al canal TN a transmitir el eclipse, se convirtió en el punto de encuentro de los fanáticos de la Superluna y de los que están seguros de que la alineación planetaria traerá mejoras para todos.

Los empleados del Jardín Japonés -Japón es uno de los puntos del planeta donde mejor se vio el eclipse- también llegaron al lugar para "apoyar" la transmisión. En el grupo, dos chicas de 20 años paseaban con sus quimonos y con su español básico posaban para las cámaras.

"Es algo natural de la naturaleza, algo lindo y pasa cada 150 años, nos dijeron que estaba este programa y vinimos a acompañar que argentinos transmitan desde Tokio", contó a Télam Keiko, argentina, descendiente de japoneses.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2021-110619619 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados