La activista por el clima arribó al viejo continente luego de una travesía de tres semanas a través del Atlántico, ya que se niega a volar debido a que sostiene que hay que evitar contribuir a las emisiones de gases de invernadero.

La activista por el clima Greta Thunberg llegó ayer en catamarán al puerto de Lisboa, luego de una travesía de tres semanas a través del Océano Atlántico y dijo a sus entusiastas seguidores que el viaje le había dado "energía" para luchar contra el cambio climático.

La adolescente sueca llegó a la capital portuguesa antes de viajar a la vecina España, donde participará en la cumbre climática de Naciones Unidas que se celebra en Madrid. Llegó desde Estados Unidos, donde asistió a la cumbre climática de la ONU.

Thunberg se ha negado a volar debido a que sostiene que hay que evitar contribuir a las emisiones de gases de invernadero, como las que producen los aviones, una posición que puso en peligro su plan de asistir a la cumbre luego de que se trasladó la sede de Chile a España.

"No viajo así porque quiero que todo el mundo viaje de esta manera. Lo hago para dar un mensaje claro: es imposible vivir de manera sostenible hoy en día, y eso tiene que cambiar. Es absurdo esperar que la mayoría de la gente cruce el océano en un catamarán y no pretendo decirle a la gente como debe vivir", manifestó Thunberg.

"Ha sido una gran aventura", dijo Thunberg a la prensa poco después de desembarcar del catamarán La Vagabonde. "Me alegro de estar de regreso".

"Este viaje ha sido una gran aventura, pero no pararemos. Seguiremos haciendo todo lo que podemos, seguiremos viajando y presionando a la gente que ocupa el poder para que ellos den prioridad a este asunto. Pronto iremos a Madrid y continuaremos la lucha ahí".

Su participación en reuniones anteriores le ha valido elogios de algunos gobernantes, pero críticas de otros, ofendidos por el tono de sus discursos.

"Creo que la gente subestima la fuerza de los chicos furiosos", dijo Thunberg. "Si quieren que dejemos de estar furiosos, tal vez deberían dejar de enfurecernos".

La joven de 16 años dijo que planea pasar unos días en Lisboa antes de viajar a Madrid, donde delegados de casi 200 países discuten cómo enfrentar el calentamiento global.

"Continuaremos la lucha allí para asegurar que dentro de esos muros se escuchan las voces de la gente", dijo.

El yate de 15 metros en el que viajaba junto con Svante, su padre, una familia australiana y la marinera profesional Nikki Henderson llegó a Lisboa bajo un cielo azul y escoltado por una flotilla de embarcaciones.

La ministra de Ambiente chilena Carolina Schmidt elogió a Thunberg por su activismo.

"Ha sido una dirigente que ha sido capaz de conmover y abrir los corazones de muchos jóvenes y mucha gente alrededor del mundo", dijo Schmidt a The Associated Press en la cumbre en Madrid.

"Necesitamos esa fuerza tremenda para incrementar la acción sobre el clima", añadió.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados