El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dijo que unas elecciones limpias deben ser respetadas. Votan 150 millones de ciudadanos.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, votó este en una escuela de Río de Janeiro y dijo que unas elecciones limpias deben ser respetadas, esquivando varias veces la pregunta de si aceptará una eventual derrota frente a su rival Luiz Inácio Lula da Silva.

El mandatario, que busca ser reelecto, llegó al centro de votación en el barrio Villa Militar 50 minutos después de la apertura de las mesas, escoltado por una caravana de seis autos negros y con la camiseta de Brasil puesta.

Tras bajar de uno de los autos, dijo a medios que viajó por todo Brasil y que fue bien recibido en todas partes, horas después de insistir con que debería ganar en primera vuelta con el 60% de los votos, contrariando todos los sondeos.

Bolsonaro, en el poder desde 2019, fue consultado sobre si reconocerá los resultados, tras haber amenazado varias veces con no hacerlo afirmando que no solo las encuestas no son creíbles, sino tampoco el sistema de urnas electrónicas que se usa en Brasil.

Además: Elecciones en Brasil: Lula contra Bolsonaro

"Unas elecciones limpias deben ser respetadas, dijo, pareciendo insinuar que sólo reconocerá los resultados si considera que el proceso, que es supervisado por observadores internacionales, fue transparente. "Que gane el mejor, agregó el mandatario, de 67 años.

Luego de votar, volvió a hablar con la prensa y, como en los días previos, volvió a sugerir que ganará en primera vuelta, pese a que la última encuesta de Datafolha, de ayer, dio a Lula un 50% de intención de voto, contra apenas un 36% a su favor.

Bolsonaro evitó responder cuando le preguntaron, en reiteradas ocasiones, si va a respetar el resultado electoral independientemente de cuál sea.

Pueden votar más de 150 millones de ciudadanos

Más de 150 millones de ciudadanos votan ese domingo quien será el futuro presidente de Brasil por los próximos cuatro años (a partir del 2023), en unos comicios que están polarizados entre el candidato de izquierda y expresidente Luiz Inacio Lula da Silva y el actual mandatario de derecha, Jair Bolsonaro.

El voto en Brasil es obligatorio entre la población de 18 y 70 años, y optativo para quienes tienen entre 16 y 17 así como para los mayores de 70.

Los sondeos de opinión recientes le otorgaron a Lula una amplia ventaja. La última encuesta de Datafolha publicada el sábado mostraba que el 50 por ciento de los consultados que pensaban votar a un candidato dijeron que optarían por Lula, frente al 36 por ciento de Bolsonaro. La firma entrevistó a 12.800 personas, con un margen de error de más menos dos puntos porcentuales.

Además, las encuestadoras indican que hay cerca de un 30 por ciento de los encuestados que se niegan a decir por quien votarán y asignan la mayoría de esos votos "encubiertos" a Lula.

La presidencia de Bolsonaro se ha caracterizado por su discursor provocador, la presión sobre instituciones democráticas, una criticada gestión de la pandemia del COVID-19 y la peor deforestación en la selva amazónica en 15 años que ha merecido críticas de ambientalistas de Brasil y de todo el mundo, entre ellos el actor norteamericano Leonardo Di Caprio y el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados