El Presidente de España busca amedrentar las intenciones independentistas de Cataluña y advierte: "La 155 siempre estará ahí". Gran Bretaña define los términos de su distanciamiento con Europa. El fantasma de la violencia no deja tranquila a Colombia. Y en el país africano una revolución podría terminar con 30 años de la tiranía de Robert Mugabe

Rajoy y Puigdemont, entre la mano dura y “la culpa” de la independencia

Ante un nuevo escenario de elecciones en Cataluña, con la Generalitat intervenida y cada vez más adeptos a la secesión en las calles, el presidente del gobierno central de España, Mariano Rajoy, advirtió que por si gana el independentismo, “la 155 estará siempre ahí”.

Como las últimas expresiones del mandatario gallego, el rebote de sus palabras se tradujo a favor de los independentistas, que ya anunciaron que se presentarán el 21 de diciembre para la cita con todas sus fuerzas.

El titular del Palacio de la Moncloa se alejó de aquellos que lo tildan de “mano blanda” y “timorato”, y recordó que cesar al Gobern “no ha sido cosa fácil”. A pesar de que en los días posteriores a la intervención de Cataluña su imagen había experimentado un ligero repunte, volvió a los números previos a la 155.

En Bélgica, mientras aguarda una resolución al pedido de extradición dictado desde España, el ex president de la Generalitat Carles Puigdemont aseguró que el independentismo “no es el único camino” para la resolución del conflicto catalán.

LEA MÁS:

Marcha a favor de la Independencia en Cataluña

Además, el líder aseguró que gran parte de la responsabilidad por lo ocurrido nació en el seno del Partido Popular de Cataluña. “¡El origen de todo esto es la invalidación en 2010 del Estatuto de Autonomía que había sido adoptado por los parlamentos catalán y español! ¿Sabe cuántos diputados independentistas había en ese momento en el Parlamento catalán? ¡14 de 135! Ahora se han convertido en 72. El responsable del crecimiento del independentismo es ante todo el PP”, manifestó.

May enfrenta la revuelta del Parlamento

Después de anunciar el Brexit comenzará oficialmente a partir del 29 de marzo de 2019 a las 23, la primera ministra británica, Theresa May, comenzó a percibir el rechazo de los propios en las cámaras. Los tories, que hasta el momento no se habían revelado, comenzaron a marcar que el procedimiento tal y como lo anunció May dejaría afuera de la discusión al parlamento.

"La fecha de entrada en el proyecto de ley realmente ha molestado a muchos diputados conservadores. Estas son personas, muchas de ellas ex ministros, muy respetadas y están genuinamente en desacuerdo con esto”, aseguró la tres veces ministra Anna Mary Soubry, tras una reunión entre miembros del Partido Conservador y May.

Mientras busca una salida consensuada con la Unión Europea, May debe lidiar con las cámaras y con su propio partido, que luego de las fallidas elecciones de junio comenzó lentamente a soltarle la mano para mostrar otras figuras como posibles sucesores al puesto de Primer Ministro.

Asesinaron a otro miembro de las FARC

Si alguien creyó que luego del acuerdo definitivo y la entrega unilateral de arma de la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejercito del Pueblo (FARC-EP), la transición a la vía democrática iba a ser cuestión de tiempo y nada más, los últimos días le han de mostrar un escenario completamente distinto.

Luego de que ex líder guerrillero de la fuerza Fernando Londoño, alias Timochenko, se proclamara como candidato la presidencia, sobrevino el rechazo popular y, en sus puntos más extremos, la violencia. Daladier Ortiz Vázquez, quien había recibido la amnistía en el marco del acuerdo de paz, fue ultimado por un grupo de sicarios en el municipio de Ituango, del departamento de Antioquia.

Marcha FARC en Gran Bretaña

Tras conocerse la noticia, Timochenko y un sector de buro de las FARC pidieron al gobierno de Juan Manuel Santos que dé el respaldo y la protección necesaria para garantizar que el acuerdo de paz firmado se cumpla para ambas partes. Por otra parte, ante un elevado nivel de rechazo, el ex guerrillero pondrá su candidatura en manos del pueblo y espera que aquellos que apoyaron el proceso le den su bendición. Difícil.

Tensión en Zimbabwe

Lo que comenzó con una destitución podría terminar con 30 años de poder de Robert Mugabe. Desde el lunes, cientos de tanques y vehículos militares ingresaron a la capital Harare y se mostraron por las calles como una advertencia del jefe de Ejército, Constantino Chiwenga, al líder del país africano. Las fuerza armadas reclaman que el Mugabe restituya al vicepresidente exiliado, Emmerson Mnangagwa.

Como Mnangagwa, muchos de lo líderes militares asociados a los movimientos revolucionarios son víctimas de una persecución política por parte del líder zimbabwense de 93 años.

Robert Mugabe, presidente de Zimbabwe

"Es pertinente reiterar que las fuerzas de defensa de Zimbabwe permanecen como el principal depositario en lo que respecta a los logros de la lucha por la liberación. Y cuando estos están amenazados estamos obligados a tomar medidas correctivas", anticipó Chiwenga.