Los choferes de colectivo dispusieron la medida de fuerza por la falta de pago de sus sueldos. La línea estuvo sin circular recientemente durante 2 meses, y temen que desaparezca.

Usuarios de la línea de colectivos 36 se encontraron ayer con el servicio interrumpido, a raíz de una medida de fuerza que resolvieron los trabajadores como consecuencia de la falta de pago de sus sueldos, lo que provocó gran preocupación, ya que viene de mantener una prolongada interrupción, los que los obligó a buscar medios alternativos.

La línea 36 -del Grupo Plaza- une Villa Celina con Villa Lugano, Flores, Primera Junta y Plaza Italia. Desde su cabecera en San Martín y Chávez, en Celina, en inmediaciones de la Unidad Sanitaria 7, transita por San Martín, Unanué, Olavarría, Soldado Juan Rava, Domínguez, Roosevelt, Pintos y Ugarte, para tomar luego la colectora de la Avenida General Paz e ingresar a Capital Federal por el cruce ubicado a la altura de la avenida Cruz, permitiendo a los celinenses una rápida comunicación con distintos barrios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Viajes más largos y costosos

Pero su interrupción obliga a tomar por lo menos dos colectivos, con el consiguiente incremento del tiempo de viaje y del costo de los pasajes. Y otro sector de Villa Celina, próximo al cruce de Avenida General Paz y Avelino Díaz, se vio afectado por el paro de la línea 141, que une Villa Albertina con Puente La Noria, Flores, Primera Junta y Plaza Italia, también del Grupo Plaza.

Una de las usuarias, Susana, apuntó: "Estuvimos 2 meses sin la línea 36, y ahora que se iba regularizando el servicio, nos encontramos con que nuevamente tuvimos que buscar medios alternativos. Es realmente un trastorno viajar así".

Los usuarios, al igual que los trabajadores de la línea 36, temen que ocurra lo mismo que pasó años atrás con la línea 104, uno de cuyos ramales unía San Justo con Once: el servicio fue decayendo, con cada vez menos unidades, y finalmente, desapareció.

Los trabajadores atribuyen los sucesivos inconvenientes a la complicada situación del Grupo Plaza, de los Hermanos Cirigliano, que tuvo que desprenderse de otras líneas, como la 129 que une Retiro y Once con La Plata, que pasó a ser operada por el Grupo Misión Buenos Aires, perteneciente a un empresario misionero.

"Lo peor que puede ocurrir -sostuvo otro usuario, Tomás- es que desaparezca, como ocurrió hace varios años con la línea 162, que llegaba desde Isidro Casanova hasta Chacarita, pasando por Tablada y Ramos Mejía. Hubo zonas que estuvieron incomunicadas durante mucho tiempo, llegar desde Crovara y San Martín hasta el centro de Ramos obligaba a tomar dos colectivos, hasta que finalmente se autorizó un ramal de la línea 298 que llega desde el Mercado Central hasta Liniers, pasando por Ramos".

Mientras tanto, los conductores reiteraron su pedido a los pasajeros de que denuncien los inconvenientes que existen a la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT).

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados