Tigre visitará el viernes a Temperley en la última presentación del año y la despedida del entrenador. Sin un nombre firme como sucesor, se espera que rearme el plantel previo al inicio de la pretemporada.

Cuando el viernes, alrededor de las siete de la tarde, termine el encuentro que Tigre disputará ante Temperley, en el Beranger, habrá también finalizado este tercer ciclo de Ricardo Caruso Lombardi al frente del Matador, el más corto y el que arrojó los más magros resultados: 3 partidos ganados, 5 igualdades y 6 derrotas, adornar la campaña que, además, significó una pérdida de 40 milésimas en un promedio que ya empieza a hacer ruido a la que tendrá que estar muy atento el futuro ocupante del banco de suplentes, con varios nombres en danza.

El domingo, tras la derrota ante San Lorenzo (que bien pudo haber sido igualdad por el trámite y por esa mano de Angeleri dentro de su área que Echenique insólitamente no sancionó como penal), el técnico Ricardo Caruso Lombardi explicó los motivos que lo llevaron a este inesperado y rápido alejamiento, que deja trunco abruptamente este nuevo proceso’.

“Se me acabó la suerte que siempre tuve. Antes no jugábamos tan bien y conseguíamos resultados y ahora jugamos mejor y no llegan. Por eso, preferí dar un paso al costado. No quiero hacerle ningún daño a un club al cual le he dado mucho y el cual me ha dado mucho”. Tan abatido estaba Caruso, que ni siquiera le fue a protestar al juez la última jugada del partido.

Pero claro que, más allá de la siempre necesaria cuota de azar que siempre debe acompañar, hay algunos otros motivos que precipitaron la salida de un club con el cual se siete muy identificado.

En primer término, el armado del plantel. Las numerosas desvinculaciones que hubo en el equipo, motivaron esta actitud y en ese marco, llegaron 26 jugadores y está claro que el tiempo que siempre es necesario para ensamblar un equipo, le pasó factura, le jugó en contra.

Y además, hay que tener en cuenta una relación con el plantel que, en este caso, no fue todo lo bueno que se podía esperar y que terminó haciendo eclosión en esa recordada y mediática discusión con Matías Pérez García, el talentoso volante que volvió para esta temporada y las lesiones, que en ningún momento del desarrollo del torneo dejaron de hostigar al equipo.

La danza de nombres para reemplazar a Caruso Lombardi ya comenzó con dos entrenadores que están sin club y un tercero que tiene equipo. Por un lado aparecen Juan Manuel Azconzábal, de último paso por Huracán, y Omar De Felippe, que hasta hace poco dirigió a Vélez. Por el otro está Walter Otta, actual director técnico de Deportivo Morón, que en la temporada actual de la Primera B Nacional suma 12 puntos producto de 2 victorias, 6 empates y 3 derrotas.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados