La madre de Sebastián dejó la vida para que hubiera justicia por la muerte de su hijo consumada el 14 de febrero de 2013 en una playa de Punta Indio y atribuida a personal policial de la Estación Comunal de Verónica.

Un crimen aún impune, al amparo de una investigación que no ha logrado dar con él o los culpables y que plagada de irregularidades tuvo un cambio de rumbo, a partir de los reclamos de la madre de la víctima, una joven mujer que hasta dejó la vida para conocer la verdad sobre el asesinato de su hijo.

A cinco años del homicidio del adolescente Sebastián Nicora, ocurrida en una playa de la localidad bonaerense de Punta Indio, se sabe que hubo una trama de encubrimiento ante la presencia indubitable de un hecho de gatillo fácil, luego de pretender culpar a otro chico de ser el autor material de esa muerte, en una coartada que fue derrumbada por una segunda autopsia.

Fernanda Nicora, la mamá de aquel pibe al que ejecutaron de un balazo en la cabeza el 14 de febrero de 2013, ya no está entre nosotros, una cruel enfermedad se la llevó, pero sus familiares ahora constituidos en querellantes en la causa continúan su lucha. De todas maneras, el expediente, a cargo de la fiscal Ana María Medina (titular de la Unidad Funcional Nro. 1 de La Plata), no ha logrado demasiados avances, apenas si se espera novedades a corto plazo sobre la elevación a juicio del entonces médico policial que intervino en la cuestionada primera necropsia, pero no de la participación o complicidad de un grupo de seis efectivos de la Policía bonaerense.

LEA MÁS:

“Ha pasado mucho tiempo y la sensación es que el asesinato de Sebastián Nicora sigue en la total impunidad. Si bien esperamos que el médico José Daraio vaya a juicio por el delito de falsedad de instrumento público por su actuación en la autopsia cuando prestaba servicios en la Policía, todavía no hemos logrado que se lo impute por el encubrimiento agravado, al igual a que los seis efectivos.

Y menos aún avanzar en la investigación sobre quien fue el homicida, debido a las muchas irregularidades que se dieron en la causa”, señaló la abogada Margarita Jarque, perteneciente a la Comisión Provincial de la Memoria y que representa a los querellantes.

Cabe recordar que Daraio en su primer informe señaló que el adolescente había muerto por una herida producida por un elemento punzante y entonces se culpó a un amigo de la víctima, pero luego una reautopsia, que se logró por el expreso pedido de Fernanda Nicora, comprobó que su hijo fue ejecutado de un disparo en la cabeza, en un crimen que se atribuye a personal de la Estación Comunal de Verónica de la Policía bonaerense.

Esta actuación en la que obstruyó la investigación derivó en que el médico fuera separado de su cargo y posteriormente también del hospital municipal del pueblo ante la reacción en su contra de gran parte de los vecinos.

Entonces de la “causa armada”, un año y medio más tarde cuando el único imputado resultó sobreseído por falta de pruebas, se logró que la investigación, aún con matices, cambiara hacia la firme presunción de estar frente a un episodio de violencia institucional.

No obstante, esa escena del crimen que no se preservó, las evidencias que se perdieron y el tiempo que corre como la verdad que huye, representan el complejo entramado de esta investigación, en la que el silencio de los cómplices del asesino ha cobrado la forma del encubrimiento.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados