Ambos criticaron a los investigadores y negaron haber conocido tanto a la víctima como a su familia. Junto a Fabián Gómez, están siendo juzgados ante el Tribunal Oral Criminal Nro. 3 de Morón.

Dos de los acusados por el crimen de Candela Rodríguez, la niña de 11 años asesinada en agosto del 2011 tras permanecer nueve días desaparecida en la localidad bonaerense de Villa Tesei, se declararon ‘inocentes’, criticaron a los investigadores del caso y negaron haber conocido, tanto a la víctima, como a su familia.

Leonardo Jara y Hugo Bermúdez, quienes junto a Fabián Gómez, están siendo juzgado ante el Tribunal Oral Criminal Nro. 3 de Morón, dijeron ser ajenos a lo sucedido e inclusive, manifestaron que son víctimas de una causa armada.

El primero en declarar por recomendación de su abogado, antes de que lo hagan los testigos, fue Jara, quien aseguró que no tuvo ‘nada que ver’ con el hecho y que ésta ‘es una causa armada de la A a la Z’. ‘Soy totalmente ajeno a la causa Candela; soy inocente y estoy a disposición para que me pregunten lo que quieran’, puntualizó.

No obstante, dijo que no cree que ‘se llegue al fondo en esta causa’ y que lo único que quiere ‘es que se sepa la verdad’. ‘El (ex) gobernador (Daniel) Scioli y (el ex ministro de Justicia bonaerense Ricardo) Casal estuvieron involucrados porque la causa venía manejada de arriba. En vez de ser una causa judicial, pasó a ser una causa política’, expresó.

LEA MÁS:

Mientras respondía preguntas de su abogado, Adrián Corvalán, de los fiscales Pablo Galarza y Mario Ferrario, del particular damnificado, Fernando Burlando, y del defensor de Gómez, Luis Carpaneto, el imputado dijo que él fue involucrado por testimonios y cuestionó una pericia de voz sobre un llamado realizado a la tía de Candela, que primero dio un resultado negativo y después ‘cien por ciento positivo’.

‘A la pericia (hecha por Gendarmería) la fraguaron porque no tenía perito de parte, por eso me enchufaron a mi’, expresó Jara a los jueces Diego Bonanno, Raquel Lafourcade y Mariela Moralejo Rivera, a quienes les aseguró que no conocía a Candela ni a su familia.

El acusado también afirmó no conocer a Bermúdez, aunque sí a Gómez, porque ambos fueron imputados de un robo en el año 2000.

Tras escuchar a Jara, el abogado Juan Carlos Rey, representante de Bermúdez, dispuso que su defendido también declare frente a los magistrados. ‘No tengo absolutamente nada que ver con el hecho, quiero que se sepa la verdad’, precisó.

Además, aseguró que no conoce ‘a la familia de Carola, ni de Rodríguez’, tampoco a los imputados y desconoce saber si tienen personas en común.

‘(El fiscal Marcelo) Tavolaro me dijo que estaba detenido por obstrucción a la Justicia pero después me dijo ‘te voy a hacer cargo del hecho y quedás preso’’, sostuvo.

En tanto, Carola Labrador y Alfredo Rodríguez, padres de la víctima, declararon como testigos en el juicio, criticaron a los investigadores y negaron conocer los motivos del crimen de su hija.

Antes de los testimonios, el juez Bonanno, que preside el tribunal, anunció en respuesta al requerimiento de las partes en la primera audiencia para que veedores judiciales presencien el debate, que el Colegio de Abogados y la Procuración General enviaron un representante cada uno a tal fin.

Candela Sol Rodríguez, de 11 años, fue vista con vida por última vez el 22 de agosto de 2011, en Villa Tesei, cuando esperaba a unas amigas para ir a la reunión del grupo de boy scouts al que pertenecía. Se cree que estuvo secuestrada en dos lugares distintos y nueve días después apareció asfixiada dentro de una bolsa. Como móvil del homicidio y cuando elevó la causa a juicio, el fiscal Mario Ferrario señaló una “venganza” contra Alfredo Rodríguez, padre de la niña, por parte de una banda de piratas del asfalto.

Durante la instrucción del expediente, el fiscal le atribuyó a Jara haber realizado una llamada intimidatoria que la tía de la nena recibió el 28 de agosto, tres días antes del hallazgo del cadáver de Candela.

Respecto de Bermúdez, se considera que hay elementos para probar que facilitó el ingreso de Candela a la segunda casa donde estuvo cautiva antes de ser asesinada, ubicada en Cellini 4085, también en Villa Tesei. Durante la investigación, se estableció que la niña había estado previamente en otro domicilio, situado en la calle Kiernan 992 de la misma localidad.

La madre apuntó al primer fiscal de la causa

Nancy Carola Labrador, madre de Candela Rodríguez, declaró que el primer fiscal que instruyó la causa ‘se dejó manejar’ por la cúpula de la Policía bonaerense de ese entonces, la cual ‘encubrió a los autores’ del crimen, y criticó al ex ministro de Justicia y Seguridad de la provincia Ricardo Casal porque le ‘mintió’. ‘La Policía encubrió a los autores y no quiso encontrarla viva’, aseguró la mujer, quien nombró al ex comisario Juan Carlos Paggi, al comisario Roberto Castronuovo y al fiscal Marcelo Tavolaro. Junto a Casal habían conformado el ‘comité de crisis’ durante los nueve días que la nena estuvo desaparecida.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados