María Pontaut estaba jubilada y gozaba de “un buen pasar económico” debido a que era dueña de campos con hacienda. Andrés Oscar Pontaut, su sobrino de 50 años, fue detenido acusado del delito de homicidio.

"La vieja me tenía podrido”. Un hombre, de 50 años, mató a su anciana tía a puñaladas, provocándole heridas mortales en el pecho y cortándole el cuello, en un hecho ocurrido en una vivienda de la ciudad bonaerense de Coronel Pringles y al ser detenido, con esta frase confesó ante los efectivos policiales que había cometido el homicidio y que el móvil del crimen podría haber sido el intento de robo de una importante suma de dinero, aunque no se descarta que fuera producto de la mala relación personal que mantenían.

El trágico episodio fue descubierto en una casa de la calle Dorrego al 1300 de Coronel Pringles y la víctima fue identificada como María Pontaut (80), quien era jubilada y gozaba de “un buen pasar económico”, debido a que era dueña de campos con hacienda.

Según trascendió, la octogenaria fue asesinada ayer, en horas del mediodía, poco después de haber ido en compañía del hijo del ahora detenido a la sucursal del Banco de la Provincia de Buenos Aires donde depositó 100.000 pesos, producto de unas transacciones agropecuarias’.

Horas después, el joven volvió a la vivienda de su tía abuela (quien era viuda, vivía sola y no tenía hijos), pero como no le contestaba el timbre saltó un paredón y levantó la cortina de una de las ventanas, por donde observó que se encontraba el cadáver de la mujer todo ensangrentado, presentando un corte en el cuello y otros en el tórax, sentada en una silla de ruedas.

LEA MÁS:

Tras alertar a la Policía, personal de la Estación Comunal de Coronel Pringles se dirigió al lugar, al que también fue convocado el ayudante fiscal Javier Vázquez y un cerrajero, a los efectos de ingresar al domicilio, donde encontraron todos los ambientes desordenados, en una típica escena de haber sido cometido un robo.

‘La mujer estaba sentada en una silla de ruedas, con el almuerzo preparado. Se determinó que había regresado pasada las doce de la entidad bancaria, por lo que el hecho habría sido cometido entre las doce y media y las trece treinta’, precisó uno de los investigadores del caso.

Según determinaron los peritos de Policía Científica, la anciana presentaba un corte en el cuello, como así también una herida en el tórax que le había perforado la arteria pulmonar. Además, comprobaron que no se encontraba el arma homicida y que en la casa había una caja de seguridad (en cuyo interior se encontraban unos 90.000 pesos y estaba cerrada).

Tras las primeras averiguaciones, se determinó que el crimen había sido cometido por un sobrino, quien le confesó a los policías haberla matado: ‘Me tenía podrido esta vieja’. De inmediato, Andrés Oscar Pontaut (50), quedó incomunicado y acusado del delito de ‘homicidio’. ‘Este hombre, quien trabaja en un tambo, reconoció ser el autor del crimen y además que en su casa tenía el cuchillo utilizado y otros elementos de la mujer’, se explicó. agregando que tras un allanamiento llevado a cabo en su domicilio, se incautaron un cuchillo con mango de oro y plata de 16 centímetros de hoja que había sido robado de la casa de la víctima y, se cree, fue con el que se cometió el asesinato de la anciana.

También le secuestraron un revólver calibre .38 con seis proyectiles intactos, una agenda, las llaves de la casa de la anciana y dos teléfonos celulares.

Los policías hallaron también en el fondo de la vivienda las cenizas de prendas de vestir, que, se cree, es la ropa que llevaba puesta el hombre al momento de cometer el homicidio y que la prendió fuego para borrar rastros.

‘Por eso la casa estaba cerrada y sin elementos de que hubiera habido violencia para el ingreso, porque tenía llave’, afirmó uno de los investigadores, quien puntualizó que “una de las sospechas es que Andrés Pontaut pudo haber ingresado para robar el dinero de la caja fuerte, pero que no logró hacerlo porque no encontró las llaves. Eso podría explicar el desorden en la vivienda’.

La víctima era jubilada, pero obtenía una importante renta de sus campos, pertenecía a una familia conocida en Coronel Pringles y vinculada a la ganadería. Se cree que el dinero que la mujer había depositado junto con el sobrino nieto era producto de la venta de hacienda.

El hombre fue trasladado a la comisaría de Coronel Pringles en el marco de la causa caratulada ‘homicidio’ y que es investigada por el ayudante de Fiscal de Homicidios de Bahía Blanca, Jorge Viego.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados