Bajo amenazas y con metodología violenta, les dejan la “mercadería” (paco, marihuana y cocaína) y a la noche pasan a buscar el dinero recaudado. Para los comerciantes, no hay alternativa: aceptan o deben cerrar el local

A unas tres cuadras de una reconocida villa de la zona Oeste del Conurbano un quiosquero recibió esta semana la inesperada visita de tres narcos que, sin demasiadas vueltas, le indicaron que a partir de ese momento debía vender paco, marihuana y cocaína para ellos. "Te damos toda la merca. A la noche pasamos a buscar la recaudación", le dijeron de entrada. Como respuesta, el comerciante les argumentó que no estaba dispuesto a cometer un delito, pero no le dieron opción alguna: "Si no vendés, te vas de acá".

La historia fue relatada a DIARIO POPULAR por un vecino del infortunado quiosquero, que desde entonces recibe diariamente a consumidores en su local, en el marco de una modalidad que viene alertando a las autoridades, sobre el avance del control territorial de grupos de narcotraficantes para aumentar la cantidad de adictos y alimentar ganancias, muchas veces bajo amenazas y utilización de la violencia.

"Está funcionando la lógica del colombiano Pablo Escobar Gaviria, que decía plata o plomo. ¿Qué puede hacer un simple quiosquero o comerciante ante un grupo de narcos que maneja todo el barrio? Ni siquiera puede realizar la denuncia, porque es probable que la policía del lugar esté cooptada y lo mismo con las fiscalías", señaló ante el fenómeno el experto Claudio Izaguirre, de la Asociación Antidrogas de la República Argentina.

En la ciudad santafesina de Rosario, donde el problema de los narcos es una verdadera epidemia, con una desatada guerra por el control de los espacios para la venta, ya se naturalizó la presión que las bandas ejercen sobre comerciantes para que accedan a vender al público las sustancias ilegales.

Esta modalidad también se viene registrando en determinados sectores del Conurbano. "Los llamados quioscos de drogas funcionaban originalmente en los barrios de emergencia, pero la estrategia comercial impone ganar más mercado, sumar mayor cantidad de consumidores, por eso abren el abanico, buscando legitimidad en los barrios. Pisan fuerte, incluso con violencia, para tener mayores ventas, pero también más poder", dijo Izaguirre.

Previamente, los denominados "quiosquitos" eran, en rigor, pequeñas viviendas o habitaciones en villas donde se fraccionaba la sustancia y luego se comercializaba, mientras alrededor se montaba guardia, incluso con utilización de armas, que prevenían operativos policiales, pero también agresiones de bandas rivales que pugnaban por ganar espacio. "Este esquema comenzó a modificarse en Rosario, con la modalidad de obligar a comerciantes a vender, y ya empieza a ramificarse", dijo el titular de AARA.

Cabe recordar, como ejemplo de este fenómeno en desarrollo en la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores, que el año pasado una junta vecinal del barrio de Caballito realizó un mapa del delito junto a la organización La Alameda, donde aparecieron 35 espacios dedicados a la venta de estupefacientes. En su trabajo de investigación, los ciudadanos descubrieron que los narcos copaban lugares cercanos a escuelas (apuntando claramente a los nuevos consumidores), y al mismo tiempo detectaron que había comercios "legales" que ya vendían drogas de manera camuflada.

"Un amigo abrió un bar hace unos años. Funcionaba muy bien. Pero lo vino a visitar un narco para darle la noticia de que se vendería droga en su local. Se resistió y lo echó. Pero al poco tiempo aparecieron policías para apretarlo. No tuvo otra que cerrar. Esa es la cuestión. Se impone el dinero y gana la impunidad. Los casos se repiten en todos lados. Lo que se tiene que generar es una respuesta rápida y que la víctima tenga espacios seguros para denunciar", dijo Izaguirre.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados