David Silvestre Torres Coronel era albañil. Lo atacaron tres hombres y una mujer, para robarle. Lo agredieron con una pala, un hacha y con piedras. También le dieron golpes de puño y patadas. Agonizó nueve días

Un crimen en patota, con cuatro sospechosos de haber cometido ese ataque con presunta intención de robo y una causa que, debido a la virtual inactividad judicial, no ha logrado avanzar para dar respuestas a la familia de la víctima. Ocurrió hace tres semanas en la localidad de Rafael Castillo, sin que trascendiera, quizás porque el fallecimiento del agredido se registró nueve días más tarde, tras agonizar en un hospital o bien por tratarse del asesinato de un humilde trabajador, ocurrido en una barriada del partido de La Matanza.

"Lo mataron a trompadas y patadas como a Fernando, el chico de Villa Gesell", dicen sus seres queridos, ante un accionar de los investigadores bastante diferente y obviamente, sin la repercusión pública del caso que conmovió al verano de los argentinos.

David Silvestre Torres Coronel, de 32 años y profesión albañil, salió de su casa para alcanzarle unas cosas a un amigo, se desplazó unas cuadras desde su domicilio en el barrio América hasta el barrio Abadía, todo en Rafael Castillo, pero apenas emprendía la vuelta se cruzó con un grupo, integrado por tres jóvenes y una mujer, quienes comenzaron a increparlo y lo rodearon con fines de robo. Eran las 5 de la madrugada del pasado sábado 11 de abril, en la esquina de Polledo y Ascasubi, pero fue tan brutal el incidente que varias personas se asomaron a ver que estaba sucediendo.

"Lo molieron a palazos, con golpes y patadas, piedrazos, hasta le pegaron con una pala de obra y un hacha, según nos dijeron. Ya estando en el piso e indefenso, le seguían dando con un ensañamiento increíble, hasta que lo dejaron inconsciente y escaparon. Los testigos vieron que se trata de dos hermanos, la pareja y el hijo de la mujer, a los que tenemos identificados y ya sabemos que se fugaron", aseguró Soledad Torres, la hermana de David, en diálogo con DIARIO POPULAR.

ADEMÁS:

Llamó al 911 para denunciar que la estaban "matando": la encontraron muerta

Detuvieron a conductor que violó la cuarentena y llevaba a su hija en el baúl

El joven fue trasladado en grave estado al Hospital Interzonal de Haedo, donde quedó alojado en terapia intensiva con diagnóstico reservado, ya que entre los múltiples traumatismos padecidos, sufrió fractura de cráneo. Pudo ser intervenido quirúrgicamente, en una operación de riesgo, pero murió luego de nueve días de internación y agonía. La autopsia determinó que las lesiones que recibió provocaron que su cuadro de salud fuera irreversible, al margen del paro cardiorrespiratorio cuando ya estaba en coma, que derivó en su deceso en la jornada del lunes 20.

Personal de la comisaría Distrital 3a Oeste de La Matanza tomó intervención en el caso y se abrió un expediente por el "homicidio simple", para una posterior investigación a cargo del fiscal José Luis Maroto, al que se le remitieron las declaraciones de ciertos vecinos y el amigo de la víctima como principales testigos. No obstante, la familia de David Torres Coronel, a quien todos conocían como "Paya", casi no puedo acceder a la causa, debido a cuestiones vinculadas a la cuarentena, pero su abogada Vanina Leal ha efectuado algunas presentaciones para que se dispongan las medidas necesarias e impedir que el tiempo siga corriendo sin resoluciones.

"Creemos que fue un intento de robo, porque David se estaba yendo de la casa del amigo cuando antes de llegar a al esquina lo interceptan estas personas. Este muchacho sale a defenderlo, pero lo atacan también y logra escapar. Mi hermano recibió muchos golpes, la mayoría en la cabeza con trompadas, patadas y objetos contundentes. Lo dejaron tirado y se fueron corriendo. Era un pibe laburador, honesto, que no andaba en cosas raras, ni jamás tuvo problema con nadie, acá en el barrio todos lo conocían y nadie se explica como lo mataron de esa manera", afirmó Soledad Torres.

Las sospechas apuntan a los miembros de una familia, a los que conocen por sus nombres y sus apodos, como también que "ya no andan por la zona, se fugaron. Y ahora nos dicen que están esperando que el Juzgado de Garantías N° 1 de La Matanza firme la orden de allanamiento que pidió el fiscal Maroto para poder detenerlos. Esperamos que no sea demasiado tarde", sostuvo la hermana de la víctima.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados