Especialistas exigen modificaciones urgentes en el Código Penal para sumar nuevos delitos informáticos, y al mismo tiempo campañas de prevención entre los jóvenes. También la ayuda psicológica a víctimas.
Ella tiene 19 años, y su vida se modificó de forma inesperada días pasados, cuando un ex novio la llamó para contarle que un desconocido había subido a Internet fotos y videos íntimos de ambos. Así, los encuentros sexuales que habían tenido y grabado ahora estaban disponibles libremente.

La víctima hizo la denuncia en la justicia, pero se encontró con un alarmante vacío legal que derivó en que la causa termine archivada. La historia no es aislada, y se repite bajo un fenómeno protagonizado por los denominados ‘porno hackers’, que no sólo buscan material privado para difundir masivamente, causando daños irreparables en las personas, sino que suman extorsiones y acoso permanente. Al mismo tiempo que la justicia argentina carece de herramientas jurídicas que acompañen la velocidad de los cambios tecnológicos, los expertos observan un alarmante crecimiento de estos episodios.

El caso descripto terminó de cerrarse cuando la fiscalía la localidad salteña de Rosario de Lerna determinó que no existía delito penal, aunque la chica tiene la chance de iniciar una demanda civil.

‘Tenemos un problema grave. Nos falta un marco legal para combatir realmente los problemas que surgen de la digitalización de la sociedad. Muchos casos podrían evitarse y otros ser condenados con herramientas correctas.
Aún esperamos, por ejemplo, que se sancione en el Congreso la ley sobre delitos informáticos contra menores. Es urgente, la debilidad en el abordaje es más que preocupante. Mientras tanto, observamos que los hechos se multiplican, porque no se hace nada’, dijo a Diario Popular el abogado Daniel Monastersky, de Argentina Cibersegura

Desde la Fundación Educando para Prevenir la Violencia, la psicóloga Elvira Berardi indicó que ‘no es casual que este fenómeno afecte a los adolescentes y jóvenes, y resulta indispensable que se refuercen las campañas preventivas sobre los peligros del uso de redes sociales, porque los chicos transgreden, levantan barreras, y tienen que aprender que muchos actos que cometen en su vida dentro del cyberespacio pueden ser irreparables, que pueden quedar marcados para toda la vida’.

Para el abogado Julio Torrada, que representa a varias víctimas de delitos informáticos, ‘debe legislarse para terminar con el vacío legal existente, es fundamental que nuestro Código Penal incorpore las figuras que van surgiendo en el devenir de la globalización digital, ya que es indudable que hay delitos en muchos casos, que por esta carencia terminan archivados’, agregando que ‘los cambios vertiginosos que imponen las redes sociales y la internet en general deben estar acompañados por tipificaciones precisas, para que se pueda actuar desde la justicia.

La licenciada Candelaria Irazusta, del Departamento Infanto Juvenil deI Instituto de Neurología Cognitiva, explicó que ‘hay indudables puntos de contacto entre las diversas modalidades del acoso a través de las tecnologías de comunicación, y hay que saber que son esquemas que provocan en la víctima estados de estrés, con cuadros de miedo, insomnio y pánico, y pueden derivar sin atención adecuada en decisiones fatales’, precisando que ‘así como proponemos hacer trabajo de aula cuando hablamos del bullying, brindando herramientas a docentes y alumnos.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: Nº: RL-2021-110619619-APN-DNDA#MJ - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - [email protected]

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados