Pese a que en la causa hay más de 200 testimonios e innumerables pistas, nada se sabe. La familia de la chica, hoy de 14 años, está convencida que se halla retenida contra su voluntad. Denuncian demoras.

Dos años atrás, hace exactamente 738 días, la localidad bonaerense de Villa Gesell se conmovía con la desaparición y búsqueda de Agostina Sorich, una nena de 12 años de la que nada se sabe desde entonces. En la causa hay más de 200 testimonios, y al menos en la primera etapa las recorridas, rastrillajes y pistas fueron innumerables. Sin embargo, a 24 meses los resultados son igual a cero. La familia de la chica, hoy de 14 años, está convencida que se encuentra retenida contra su voluntad. Una sospecha apunta a la trata de personas para la explotación sexual.

Actualmente, el expediente por ‘averiguación de paradero’ está en manos del fiscal Diego Torres del Departamento Judicial de Dolores. Cuando comenzó la pesquisa, la búsqueda y determinar las causas de la desaparición recayeron en manos de la fiscalía descentralizada de Pinamar. Pero el envión inicial, con distintas medidas para hallar indicios, se fue diluyendo ante la llegada del verano, que otorga a la ciudad la llegada de miles de turistas y el ingreso de mucho dinero.

Pero lo peor, en torno a la causa, fue la demora en tomar medidas tan claves como básicas. Andrea, madre de Agostina, comentó que en la comisaría le dijeron que debía esperar 48 horas para que comience la búsqueda. Así, la niña desapareció el viernes 15 de octubre, pero recién comenzaron a ‘moverse’ el lunes 18. De confirmarse que la menor está en manos de un grupo de tratantes, está claro que tuvieron amplio margen para retirarla de la ciudad sin problemas. Luego, se sumó la demora de dos meses en alertar a Gendarmería y solicitar que se prohiba la salida del país.

Lo cierto es que nada se sabe de Agostina desde aquel momento. Su mamá jamás recibió un llamado. Ese viernes fatídico, la chica avisó en su casa que salía de colegio y se iba para la casa de una tía a pasar el fin de semana. Esto lo hacía todo el tiempo. Pero jamás llegó al domicilio de su familiar. No tenía plata encima, no se llevó ropa y tampoco dejó carta o seña alguna de una posible fuga de hogar. En el expediente declararon amigos, vecinos y familiares. Al padre lo tuvieron que ir a buscar en patrullero para que brinde su testimonio, pero no aportó mucho.

“No sé qué pasó, pero estoy convencida de que mi hija no se fue por su propia voluntad”
, dijo Andrea.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: Nº: RL-2021-110619619-APN-DNDA#MJ - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - [email protected]

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados