Luego de que ayer levantaran la protesta, las organizaciones sociales anunciaron que continuarán negociando en busca de alimentos, pero si no los satisfacen volverán a acampar en la 9 de Julio.

Aunque los integrantes de los distintos movimientos sociales que reclaman por un plan de emergencia alimentaria levantaron ayer la protesta frente al Ministerio de Desarrollo Social, sus referentes señalaron que en los próximos días continuarán las negociaciones por el envío de alimentos a los comedores, aunque con la decisión de volver la semana que viene en el caso de no haber tenido respuestas.

En este sentido, no son pocos quienes aseguran que de efectivizarse el retorno a la calle, el próximo acampe, la semana que viene, podría extenderse a 48 horas, aunque aún no se determinó en qué días se realizaría la nueva movilización.

Entre los referentes de las organizaciones hay expectativas diferentes sobre cómo avanzarán las conversaciones, y mientras algunos piensan que el gobierno, dada la presión de los distintos sectores sociales e incluso institucionales, como la Iglesia, legisladores o intendentes, podría disponer medidas para calmar la situación, otros aseguran que "la postura oficial es la de dilatar la toma de decisiones".

Una fuente de los movimientos indicó que "nos responden que están evaluando, que tienen problemas porque los proveedores no les fijan un precio, o que ya estarían por concretar una compra, pero no hay nada concreto", pero grupos piqueteros dejaron trascender que la protesta de la semana próxima sería extendida a 48 horas.

ADEMÁS:

A quiénes apunta el pedido de emergencia alimentaria

La CTA Autónoma instalará una olla popular frente a la Jefatura de Gobierno porteña

Varias organizaciones y sectores, como el Polo Obrero, la CCC, la CTEP y Barrios de Pie, reclamaron la apertura de programas sociales y un aumento de los presupuestos para los comedores comunitarios, y según enfatizó Eduardo Belliboni, referente del Polo Obrero, "si no hay respuesta, vamos a volver a la 9 de Julio con 50 mil personas".

En tanto, voceros del Ministerio de Desarrollo Social reiteraron que no haría falta declarar la emergencia alimentaria, ya que eso está incluido en la Emergencia Social, y descartaron la posibilidad de recibir a los manifestantes bajo ningún método de protesta extorsivo.

Estos reclamos cuentan además con el apoyo de legisladores y dirigentes de la oposición, y por eso desde el gobierno sostienen que "hay un interés político detrás del reclamo, de cara a las elecciones generales de octubre".

Entre las organizaciones que encabezaron el acampe, se encuentran el Frente de Organizaciones en Lucha, Barrios de Pie-Libres del Sur, el Polo Obrero, un sector del Frente Darío Santillán y el Movimiento Teresa Rodríguez, y todos coinciden en evaluar como medida inmediata una protesta más extensa, de 48 horas, aunque algunos grupos van más allá y hablan también de tiempo indeterminado.

El miércoles, algunos referentes mantuvieron una serie de reuniones con funcionarios de Desarrollo Social, en las que plantearon la demanda de un aumento en el salario social y la cuestión alimentaria, pero el Gobierno sólo les confirmó que pagará dos sumas extra de 500 pesos, en octubre y noviembre.

Los manifestantes pasaron la noche en carpas o a la intemperie, envueltos en frazadas o agrupados alrededor de fogatas encendidas sobre el pavimento. En el campamento se quedaron una gran cantidad de mujeres con sus chicos.

Algunas declaraciones de funcionarios tampoco ayudaron a distender la situación. A las críticas de Miguel Pichetto, que no es funcionario pero actúa como tal, se agregaron las polémicas del titular de Cultura, Pablo Avelluto, quien sostuvo que "la emergencia alimentaria es un slogan de campaña" y estimó que "la situación de pobreza no significa que haya hambre".

Además de las opciones manejadas sobre la duración del acampe, otras organizaciones evalúan ir a la puerta de los supermercados para hacer pedidos de alimentos, mientras tanto el sector denominado Los Cayetanos (CTEP, Somos Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa) presionarán para que el Congreso debata el proyecto de ley de emergencia alimentaria, para reforzar el presupuesto destinado a los comedores, tanto los escolares como los populares.

Según afirmó Silvia Saravia, referente de Barrios de Pie, "el Gobierno no nos dio nada, nos recibieron funcionarios de segunda y la ministra Carolina Stanley sigue sin aparecer, así que tenemos que ver cómo seguimos".

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados