Ir a buscar al FMI tiene más sabor a errores propios que a una necesidad real. Termina siendo consecuencia de subestimar las exigencias del mercado, de no evaluar correctamente los riesgos del gradualismo y de intentar controlar el tipo de cambio del dólar, que en el mundo está apreciándose.

Desde el día en que el BCRA utilizó U$S 1.200 millones en reservas para intentar que el dólar no se escapara y se mantuvo en $ 20,50 había quedado muy claro que el gobierno estaba peleando contra un camión que venía de frente a toda velocidad. Sin embargo, insistió tercamente. Hubo un muy mal uso de la herramienta de tasa de interés para frenar el tipo de cambio.

Una tasa de interés del 40% llevada a nivel mensual es cerca de 3%. Si prometés un retorno de 3% por mes, la gente va a mirar cuánto se mueve el dólar, que hoy lo hace de a 1% por día. Entonces se queda en dólares. El BCRA jugó muy mal sus fichas en esta corrida cambiaria. Usó las reservas pronto y malogró la tasa de interés.

LEA MÁS:

Tal es así que tuvieron que salir a buscar al FMI para mostrar al mercado que el gobierno tiene financiamiento asegurado para 2019 para seguir corriendo el déficit fiscal. Pero pareciera que el FMI le va a dar la plata sin ninguna exigencia. O que nos va a dar un cheque en blanco, y eso está muy lejos de ser real. Cuando el FMI presta plata lo hace a una tasa baja por una simple razón: siempre recupera la plata. Al FMI se le paga, pero aparte de eso, cuando presta impone condiciones. Por más que al principio diga “pueden seguir con el gradualismo”, más temprano que tarde le va a decir al gobierno “van a tener que ajustar las clavijas”. Es lo que siempre hace. En resumidas cuentas, el gradualismo ha muerto.

Considero que el gobierno podría haber dejado que el dólar subiera y usar reservas. O aguantarse la suba del dólar, que cuando sube en todo el mundo tenés que tener paciencia. En cuanto al futuro, hasta que se selle el acuerdo con el FMI, va a reinar la incertidumbre. Va a haber parálisis en el mercado inmobiliario, hay que olvidarse de cualquier tipo de crédito. Ya la semana que viene tenemos que ver qué va a pasar con la renovación de 700 mil millones de pesos de Lebacs. Con respecto al impacto, Macri está teniendo un costo político hoy. A la oposición le encanta decir que este es el gobierno que llama al FMI de vuelta. Los liberales también criticamos porque se llega al FMI por errores propios. Pero también pienso que Macri, ante la duda, elige pagar el costo político ahora y no en 2019. Creo que esto no tiene efecto en las elecciones presidenciales, porque estamos muy lejos.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados