Sebastián Romero se hizo conocido por su participación en los incidentes en las afueras del Congreso en 2017. Cumple prisión domiciliaria y es último suplente en una lista como precandidato al Senado.

El militante de izquierda Sebastián Romero, conocido como "el gordo mortero" por su participación en los incidentes en las afueras del Congreso en diciembre de 2017, buscará llegar al Senado y afirmó que es "el único candidato preso político que hay en la Argentina".

El dirigente opositor se encuentra cumpliendo prisión domiciliaria tras haber sido extraditado en junio pasado desde Uruguay, donde había pasado dos años y medio prófugo de la Justicia.

Ahora, Romero apuesta a ocupar una banca en el Congreso de la Nación en representación de la provincia de Santa Fe: integra la lista del Partido Socialista de los Trabajadores Unificado (PSTU), dentro de la interna del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT). De todos modos, ocupa el último lugar de la lista de suplentes.

En el marco de su postulación, encabezó una reunión virtual con militantes del PSTU, en la que remarcó: "Hoy soy el único candidato preso político que hay en Argentina, pero no soy el único preso político, teniendo en cuenta que tenemos a Milagro Sala y Luis D'Elía".

En ese sentido, el postulante a senador nacional comparó a la gestión de Mauricio Macri al frente de la Casa Rosada con la de Alberto Fernández: "Todos fuimos perseguidos por el gobierno anterior, que nos persiguió, nos empobreció y nos dejó sin trabajo, pero este Gobierno no está siendo distinto y hasta sigue teniendo presos a compañeros mismos de sus organizaciones".

El "gordo mortero", quien se desempeñaba como delegado de la automotriz General Motors, fue uno de los emblemas de los incidentes que se produjeron en diciembre de 2017 en las inmediaciones del Congreso de la Nación, donde se debatía la reforma previsional.

Mientras utilizaba un palo para sostener un elemento pirotécnico y lo apuntaba hacia los efectivos de la Policía, el militante de izquierda fue retratado y allí recibió su particular apodo.

Por su rol en aquellos incidentes, Romero fue buscado por la Justicia y se dio a la fuga: estuvo dos años y medio prófugo, hasta que fue capturado en Uruguay, cerca de la frontera con Brasil, y fue extraditado. La causa estuvo a cargo del juez federal Sergio Torres, quien dictó su captura nacional e internacional. Torres fue luego nombrado en la Suprema Corte de Justicia bonaerense y su juzgado es subrogado por Rodolfo Canicoba Corral.

Durante el tiempo de búsqueda, el entonces ministerio de Seguridad de la Nación, a cargo de Patricia Bullrich, ofreció una recompensa de $1.000.000 para dar con su paradero. Según el imputado, aún no hay fecha de inicio del juicio oral, por lo que Romero activó su candidatura para ser elegido como senador nacional por Santa Fe.

Pero considerando su lugar en la lista y el potencial de que la misma sume un porcentaje importante de votos, lo suyo es puro humo.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados