Nicolás del Caño, diputado del FIT, profundizó en un mano a mano con diariopopular.com.ar la idea de equiparar los sueldos de los legisladores con los de los docentes, y reveló cuáles son los proyectos que la Izquierda impulsará en el Congreso

Es histórico que el Congreso Nacional tenga en sus bancas a un diputado nacional trotskista. Pero más curioso aún es que la Izquierda esté representada por tres legisladores que conforman el bloque de Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT)

El diputado por Mendoza del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), Nicolás del Caño, contó a diariopopular.com.ar cuáles son los desafíos de la bancada, qué proyectos buscarán impulsar en la Cámara Baja y cómo es la situación entre los integrantes del frente.

-¿Lo obtenido en octubre pasado es un piso o un techo para el FIT?

-Nosotros creemos que hay una empatía muy grande por la perspectiva del Frente de Izquierda (FIT). Obtuvimos cerca de 1.300.000 votos, que representa el 5% a nivel nacional y, con la situación actual del ajuste que se está implementando, la lucha de los trabajadores que ocurre a nivel nacional, como por ejemplo el caso de la huelga docente, le plantea al FIT una situación inmejorable para demostrar que los diputados que llegamos al Congreso y a las Legislaturas podemos ser una herramienta más para la clase trabajadora, fortalecer sus luchas y presentar obviamente una alternativa independiente.

Además, el hecho de que el Gobierno avance aún más en derechizarse en elementos que antes tenía otro discurso más fuerte, como el de los derechos humanos... creo que eso también deja a enormes sectores desilusionados con el kirchnerismo. Eso ya se vio el 27 de octubre, porque el FIT capitalizó un sector de la clase trabajadora, inclusive a sectores medios desencantados con el oficialismo, que votaron a la izquierda. De todas maneras, el desafío principal es que esta fuerza electoral se transforme en una fuerza militante de cientos de miles  de personas.

-¿Se puede integrar otro partido al frente?

-En tanto y en cuanto exista un acuerdo en nuestro programa y prácticas de hacer política, por supuesto que puede darse una ampliación del FIT.  Por ejemplo, vamos a poner el caso del MST y Vilma Ripoll. Integrarlos es muy difícil porque no compartimos las perspectivas centrales. Ellos hicieron una opción por la centro izquierda durante varios años, ya desde el año 2008 cuando apoyaron los levantamientos de las patronales agrarias, y se ubicaron en un terreno que no es el mismo que tuvimos y tenemos las fuerzas del FIT, que es de independencia política de la clase trabajadora con respecto al gobierno y de todas las variables patronales. En ese sentido, no creo que podamos confluir y es muy complicado integrarlos.

Respecto a la convivencia en el FIT, creo que nosotros partimos en base a un programa y eso se nota, más allá de que hay un papel escrito y una campaña electoral, dentro de la misma Cámara coincidimos en la mayoría de las iniciativas. Después, las diferencias prácticas, en vez de debilitar creo que fortalecen al FIT por la pluralidad que existe en tendencias políticas, aunque sabemos que el PTS y el PO son los principales componentes del frente. También están los compañeros de Izquierda Socialista que son con quienes tenemos más diferencias respecto al programa.

-¿Cómo es el destino que le das a tu dieta que recibís como diputado?

-Mi sueldo había pasado de casi 43 mil pesos a cerca de 50 mil, en bolsillo. Es por eso que proponemos que los diputados y sus asesores, cobren lo mismo que un trabajador. Nosotros establecimos un mínimo de 8.500 pesos antes de la devaluación de enero, que es los que distintos sectores calculaban que costaba la canasta familiar. Nuestro planteo es simple: estamos en contra de que haya una casta privilegiada ajena a la vida y las necesidades de la clase trabajadora. En ese sentido nosotros también planteamos que el salario mínimo esté ligado al costo del valor de la canasta familiar que, reitero, lo establecimos en 8.500 pesos. Y el proyecto también plantea atar el salario de los legisladores al de un docente; es decir, si un maestro ganara 30.000 pesos, los diputados también ganarían 30.000 pesos. Queremos quebrar ese privilegio que tiene la casta política.

En este marco, nosotros hacemos aportes a distintas problemáticas y conflictos de trabajadores. Por ejemplo, nosotros ya empezamos en diciembre aportando 10.000 pesos a los trabajadores de Lavalle, Mendoza, que estaban en un conflicto muy grande que duró un mes, y  pretendían lograr el pase a planta permanente de los contratados y aumento salarial. Y así sucesivamente en distintas luchas que van surgiendo. Yo recibo 8.500 pesos y el resto del dinero desde la banca se lo destinamos a causas populares de trabajadores que nos lo solicitan.

-Ustedes están realizando una campaña nacional por la absolución de los petroleros de Las Heras, y ese tema fue mencionado en la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso...

-El juicio para nosotros es nulo. Ha sido organizado con torturas a los testigos, la condena no tiene ninguna prueba ya que la única que posee es armada. Incluso lo dijo un familiar del policía fallecido Jorge Sayago: "estos no son los responsables". Además, ahí también hubo una interna policial, por eso la revuelta y la balacera también.  El policía recibe una bala por la espalda (estaba espaldas de la comisaría de Las Heras) y todavía no está comprobado quién le dio el tiro. También recibió golpes, y momentos después murió. Pero en este caso no hay ninguna prueba que demuestre que los condenados fueran las personas agresoras del policía, salvo el testimonio de una persona que luego afirmó que fue torturada para que diga lo que dijo. Los condenados estuvieron 3 años presos, pero el crimen sigue impune.

Que el tema sea mencionado en un momento como la apertura de sesiones ordinarias demuestra el deseo de avalar ese fallo y darle un cierre a un caso que sirve como escarmiento para los trabajadores del sector petrolero, que son los más combativos en la zona. El episodio se menciona además para unirlo con el tema de los cortes de calle y promocionar el cambio en la legislación para quitar las manifestaciones en la vía pública. Ese deseo de proyecto es realmente criminalizar la protesta social.

-¿Cuáles son los principales proyectos que van a presentar en el Congreso?

-Hemos presentado una iniciativa de emergencia que consta de tres puntos: el primero plantea un aumento urgente de 3.000 pesos para todos los trabajadores y que el salario mínimo cubra el costo de la canasta familiar. En segundo lugar, plantea que se cumpla el 82% móvil para los jubilados y tercero, la prohibición de despidos y suspensiones en las industrias por 24 meses.  Además del proyecto contra la casta política, vamos a apoyar la campaña nacional por el derecho al aborto. El FIT es el único interbloque que lo respalda de forma unánime, ya que el resto de los bloques o están en contra o están divididos.

Otra medida que pretendemos impulsar es la de extinción de causas penales para todos los luchadores obreros y populares del país. Es un proyecto que se ha presentado otros años y esta vez lo vamos a hacer con diversas fuerzas políticas como el GEN.  Ojalá pueda ser una herramienta que puedan utilizar los más de 5.000 luchadores procesados en el país.

-¿Qué alternativas proponen para salir de las problemáticas de inflación, energía y transporte?

• Energía: Tenemos presentado  un proyecto por el tema de la crisis energética que plantea reestatizar las empresas y concesiones de las compañías del sector. Rechazamos el acuerdo con Repsol y la concesión a Chevron en Vaca Muerta. Hoy por hoy el 70% del petróleo está en mano de empresas extranjeras. Nosotros planteamos que sea nacionalizado y que todo esté bajo control de los trabajadores y de técnicos especialistas que puedan hacer un plan de emergencia.

En primer lugar, para poder reestablecer todo el circuito energético, teniendo en cuenta que hay muchas energías alternativas. Hay especialistas que han demostrado que se puede invertir dinero en, por ejemplo, energía eólica y eso redundaría en soluciones muy concretas como en el tema de contaminación y el método de fracking, que se va a aplicar en Vaca Muerta.

• Transporte: Hay que terminar con los subsidios a las empresas, estatizarlas y ponerlas bajo el control de los trabajadores. Nosotros queremos que se quiten los subsidios, que no haya aumento de tarifas y que los que pierdan ganancias sean los empresarios. Si alguno dice que no le conviene, entonces que quede en manos del Estado y que sea accionado por los propios trabajadores y usuarios que son los verdaderos interesados en que funcionen.

• Inflación: Proponemos un salario mínimo equivalente al costo de la canasta familiar, indexado en función a la inflación en forma periódica. Además, aspiramos a lograr el monopolio del comercio exterior para evitar que las grandes cerealeras sean las que se queden con las ganancias. En este marco, apoyamos  la estatización de la banca para evitar la fuga de capitales, ya que hay que obligar a todos los que fugaron sus dólares que los traigan al país y en caso de que no lo hagan, expropiar sus bienes. De esa forma se generarían los recursos necesarios para que el pueblo trabajador pueda mantener un ritmo de vida digno y que haya una alternativa para que la crisis no la paguen los trabajadores.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2021-110619619 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados